Elon Musk hace temblar a Tesla y saldría del cargo como director al estilo Sam Altman

El CEO y mayor accionista individual de Tesla busca asegurar el suficiente poder para evitar que lo puedan sacar de su cargo, tal y como le sucedió temporalmente a jefe de OpenAI

Compartir
Compartir articulo
La participación de Musk en Tesla ha caído y el magnate busca asegurar el control de la compañía. (REUTERS/Brian Snyder)

Elon Musk busca aumentar su control en Tesla en un momento en el que crecen los temores en el CEO de Tesla en que pueda ser desplazado de su cargo por la junta directiva de la compañía fabricante de vehículos eléctricos, tal y como le ocurrió a Sam Altman en OpenAI, compañía creadora de ChatGPT.

Actualmente, Musk posee el 12% de las acciones de esta empresa, pero esta participación no le asegura una posición inamovible como líder.

Y en un intento por reforzar su cargo, ha propuesto un incremento en su paquete de compensación para alcanzar una cantidad de acciones que le permitiría aproximadamente 25% de votos y con ello, una mayor seguridad en su rol directivo.

Musk se siente incómodo intentando conseguir que Tesla sea un líder en IA y en robótica sin tener, al menos, el 25% de control de votación. (REUTERS/Florence Lo)

Musk ha expresado su preocupación por la posibilidad de ser sustituido si no cuenta con una “cómoda mayoría” en la votación.

También, advirtió que este incremento en su control de voto no es una cuestión económica, sino a una medida necesaria y que implica un voto de confianza para seguir impulsando los avances en la inteligencia artificial y el sistema AutoPilot de sus vehículos.

“Me siento incómodo al hacer que Tesla sea líder en inteligencia artificial y robótica sin tener 25% de control de votación. Lo suficiente para ser influyente, pero no tanto como para que no puedan derrocarme. A menos que ese sea el caso, preferiría fabricar productos fuera de Tesla. Ustedes no parecen entender que Tesla no es una startup, sino una docena”, aseguró el magnate en sus redes sociales.

¿Por qué se ha afectado la credibilidad de Musk?

Musk ha sido protagonista de agudas polémicas en las últimas semanas. (REUTERS/Gonzalo Fuentes)

En las últimas semanas, Musk ha sufrido un impacto en su liderazgo debido a las polémicas en las que se ha visto involucrado. Un ejemplo es el caso contra SpaceX por el supuesto despido de varios empleados que lo criticaron, o la fuga de anunciantes en X por sus comentarios antisemitas.

Red social a la que la inversionista Fidelity ha reducido su valoración a 12.540 millones de dólares, una cifra significativamente menor a la que Musk pagó hace más de un año.

A lo que se suma la polémica suscitada tras el reporte de The Wall Street Journal que puso un manto de duda frente al comportamiento explosivo, su discurso sin filtros y las provocativas “bromas” de Musk, advirtiendo que podría ser producto de un abuso del consumo de drogas como LSD, cocaína, éxtasis, hongos psicodélicos o marihuana.

Accionistas ven a Musk distraído

Elon Musk lidera importantes compañías como Tesla, X y SpaceX. (EFE/EPA/ANGELO CARCONI)

Uno de los argumentos de los accionistas para no dar más poder a Musk dentro de la compañía es que el hombre que concentra la mayor fortuna del mundo parece estar distraído, especialmente con las más recientes avances realizados por su compañía espacial y el desarrollo de las nuevas funciones bancarias de X previstas para 2024

Musk justifica que todas sus iniciativas están interconectadas bajo una sola visión y que, en ocasiones, personal de una entidad ha colaborado en proyectos de otra.

Estaciones de recarga de carros eléctricos se han convertido en “cementerios de Tesla”

Los conductores de Tesla en Chicago combaten el impacto del frío en sus baterías. (Nam Y. Huh/AP)

Propietarios de Tesla en Estados Unidos están enfrentando problemas para cargar sus vehículos eléctricos debido a las bajas temperaturas extremas que han reducido a la mitad la autonomía de las baterías.

Esto mientras que las estaciones de recarga están registrando largas colas y tiempos extendidos de espera para la carga, siendo especialmente crítica la situación en Evergreen Park, Illinois, donde los coches han quedado inmóviles.

De hecho, la incidencia del frío ha llevado a los locales a referirse a estos espacios como “cementerios de Tesla”.

Los problemas se intensificaron desde el pasado fin de semana cuando las temperaturas alcanzaron los -23°C, obligando a algunos conductores, como Brandon Welbourne, a esperar más de cinco horas para cargar sus automóviles, pese a que el proceso usualmente dura 45 minutos.

Ante la preocupación por la viabilidad de los vehículos eléctricos en climas adversos, la empresa liderada por Elon Musk ha recomendado mantener la carga de la batería por encima del 20% y utilizar el botón de “preacondicionamiento” para optimizar el proceso de recarga en condiciones de frío.