¿Cómo es una verdadera casa de terror? La experiencia real que cruza los límites de lo legal

Un documental de Star+ sitúa a un grupo de participantes en una casa de terror extremo. La atracción somete a quien se atreve a entrar a un polémico desafío

Compartir
Compartir articulo
El documental "La verdadera casa del terror" muestra crudas experiencias de quienes buscaron adrenalina en la contraparte real de las películas de miedo. (Créditos: Star+)
El documental "La verdadera casa del terror" muestra crudas experiencias de quienes buscaron adrenalina en la contraparte real de las películas de miedo. (Créditos: Star+)

La verdadera casa del terror (Monster Inside: America’s Most Extreme Haunted House) es un documental estrenado en Star+ y cuenta la historia de McKamey Manor, una atracción de terror extremo donde los participantes desafían a su creador, el exmarine Russ McKamey, a sobrevivir a una experiencia que va mucho más allá de una casa de sustos. McKamey ha creado un recorrido que dura entre ocho y diez horas, y para quienes lo superen, el premio es de 20 mil dólares.

Durante este desafío, los empleados de la casa pueden agredir físicamente a los clientes, aplicarles torturas como el submarino, obligarlos a comer y beber sustancias desconocidas, atarlos y amordazarlos, y participar en otras formas de castigo físico y psicológico, incluyendo realizarles un tatuaje o quitarles un diente sin anestesia. También pueden ser drogados. La casa llegó a tener una lista de postulantes de más de 25 mil personas, y la forma de aceptarlos no queda del todo clara. Antes de entrar, hay que firmar un documento de cuarenta páginas aceptando las reglas de la casa. Por supuesto, esto no sirve como elemento legal y es más bien una forma de comenzar la sugestión de los participantes.

Los desafiantes enfrentan horas de miedo y dolor físico en el recorrido creado por el exmarine Russ McKamey. (Créditos: Star+)
Los desafiantes enfrentan horas de miedo y dolor físico en el recorrido creado por el exmarine Russ McKamey. (Créditos: Star+)

El documental muestra a varios de los participantes que narran su experiencia, la discuten e incluso declaran que hubo todo tipo de abusos y maltrato, algunos de los cuales dejaron secuelas en ellos. También se explora cómo los que aceptaron participar venían, en muchos casos, de experiencias extremas que de alguna forma los llevaron a querer algún tipo de adrenalina extra. ¿Pero cómo se puede saber lo que pasa en la casa más allá de los testimonios? Muy fácil, Russ McKamey graba absolutamente todo el recorrido y por eso se pueden ver las imágenes en el canal de YouTube.

Hace años que se publican notas sobre esta casa en diferentes medios y hubo varias evoluciones de esta hasta llegar a los momentos más terribles que se narran en el documental. La controversia es tan grande como se la puede imaginar y las denuncias también. Sin embargo, y sin anticipar nada de la trama, el hecho de que los participantes se agolpen y esperen por participar tanto tiempo, genera una situación ambigua. Si no hay delitos probados en la atracción, no hay nada que se pueda hacer.

La atracción de terror McKamey Manor pone a prueba los límites de la resistencia humana en una experiencia extrema. (Créditos: Star+)
La atracción de terror McKamey Manor pone a prueba los límites de la resistencia humana en una experiencia extrema. (Créditos: Star+)

Una cosa es segura, mucha gente, posiblemente ignorando la gravedad de lo que van a vivir, se anota y quiere participar de algo que es muy parecido a las películas de terror que tanto aman y disfrutan. Pero una cosa es verlas y otra es vivirlas. Este documental deja bien en claro la diferencia.