Punta Sal, una joya de la costa peruana próxima a rivalizar con la Riviera Maya como destino turístico emergente

Este pintoresco destino ubicado en la región Tumbes, al norte de Perú, gana popularidad y se posiciona como un serio competidor de destinos turísticos consolidados, ofreciendo playas paradisíacas, biodiversidad única y experiencias de lujo comparables a las más famosas de México

Compartir
Compartir articulo
Punta Sal emerge como un destino turístico prominente en América Latina. - Crédito: Composición - Infobae Perú
Punta Sal emerge como un destino turístico prominente en América Latina. - Crédito: Composición - Infobae Perú

Punta Sal, ubicada en la región de Tumbes al norte de Perú, se está posicionando como una de las alternativas más atractivas para el turismo de playa en América Latina, con potencial para competir con destinos consolidados como la Riviera Maya en México. Este enclave costero ofrece una mezcla única de biodiversidad, playas de arena blanca y aguas cristalinas, junto a una rica oferta gastronómica basada en los frutos del mar.

Las playas de Punta Sal han sido distinguidas con el prestigioso sello internacional ‘Safe Travels’, que certifica su condición como destinos seguros tanto para viajeros nacionales como extranjeros.

La zona se beneficia de un clima cálido todo el año, lo que permite a los visitantes disfrutar de sus actividades al aire libre sin limitaciones estacionales. Entre estas, el avistamiento de ballenas que se ha convertido en una de las actividades turísticas más emblemáticas de esta región al norte de Perú, atrayendo a visitantes de todo el mundo.

Entre los meses de julio y octubre, las aguas cálidas y tranquilas de Punta Sal se convierten en el escenario para uno de los espectáculos naturales más impresionantes del planeta: la migración de las ballenas jorobadas desde las frías corrientes antárticas hacia el norte para reproducirse y dar a luz.

Punta Sal, la 'joya costera del norte peruano', se ubica en la región Tumbes. - Crédito: Infoabe Perú
Punta Sal, la 'joya costera del norte peruano', se ubica en la región Tumbes. - Crédito: Infoabe Perú

Una ballena azul en la costa de Tumbes

Recientemente, Punta Sal fue escenario de un acontecimiento extraordinario que capturó la atención de entusiastas de la naturaleza y conservacionistas por igual: el avistamiento de una ballena azul, el mamífero más grande del planeta. Este raro evento no solo ha sido una fuente de asombro y admiración, sino que también ha enfatizado la importancia de las aguas de esta región como un hábitat crítico para especies marinas en peligro de extinción.

Juan Pablo Testino Samanez, quien ha sido guía de tours de observación de ballenas durante una década, aún está sorprendido por el avistamiento de una ballena azul de aproximadamente 28 metros de largo en Punta Sal. La majestuosa criatura emergía espectacularmente del fondo del mar, sumergiéndose luego a gran velocidad.

La llegada de una ballena azul a las cálidas aguas de Punta Sal, Tumbes, ha generado un revuelo tanto entre los lugareños como en la comunidad científica, quienes se encuentran desconcertados por este raro suceso. (Panamericana Televisión)

El acontecimiento tuvo lugar el viernes 29 de marzo, exactamente a las 10:59 de la mañana, durante uno de los tours. Testino Samanez inicialmente pensó que se trataba de otra especie, la Bryde, pero pronto notó diferencias en el comportamiento y el tamaño. Consultas con científicos confirmaron que era una ballena azul en las aguas de Punta Sal.

Este avistamiento inusual hace reflexionar sobre el potencial marino del Perú. Testino Samanez enfatizó la importancia de proteger el ecosistema único en la zona norte, que alberga diversas especies marinas.

“Al ver la ballena azul, todos quedamos impresionados a bordo, boquiabiertos. Como guía, había estado hablando de los diferentes animales que veíamos, pero me quedé sin palabras ante el animal más grande del mundo”, concluyó.
La rara aparición de una ballena azul en Punta Sal capturó la atención mundial. - Crédito: Andina
La rara aparición de una ballena azul en Punta Sal capturó la atención mundial. - Crédito: Andina

Avistamiento de ballenas realzan la oferta turística de Tumbes

La aparición de la ballena azul ha incentivado un mayor interés tanto en el turismo de avistamiento de cetáceos como en las actividades de conservación marina en la zona. Las autoridades locales y organizaciones de conservación ven este espectáculo natural como una oportunidad para promover la educación ambiental y fomentar una mayor conciencia pública sobre la importancia de proteger los océanos.

El Gobierno Regional de Tumbes ha unido esfuerzos con diferentes sectores, tanto públicos como privados, para asegurar una experiencia segura y enriquecedora para los turistas que deseen participar en esta actividad. Esto incluye haber obtenido el sello ‘Safe Travel, garantizando así prácticas seguras en el turismo.

Punta Sal impulsa el turismo de avistamiento de cetáceos y la conservación marina. (Andina)
Punta Sal impulsa el turismo de avistamiento de cetáceos y la conservación marina. (Andina)

Adicionalmente, el gobernador regional, Segismundo Cruces Ordinola, resaltó la importancia de esta actividad no solo para el turismo sino también para la generación de empleo en la localidad, contribuyendo de esta manera a la recuperación económica pospandemia. “La presencia de las ballenas jorobadas en las aguas frente a las costas de Piura y Tumbes es un fenómeno natural que convierte a esta área en un corredor biológico de importancia internacional”, indicó a la agencia Andina.

La autoridad regional aspira a recuperar los niveles de visitantes prepandemia, estimados en 30.000, y ven en el turismo una palanca vital para el desarrollo futuro de la región. ”La espera es que, con el avistamiento de ballenas como atractivo principal, Punta Sal y alrededores se posicionen como destinos turísticos de primer nivel no solo a nivel nacional sino también internacional”, sostuvo la autoridad regional.

Al respecto, el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) indicó que, durante la temporada de observación de cetáceos, las costas del norte del Perú (Piura y Tumbes) experimentarían un aumento en el turismo, con la llegada de miles de visitantes tanto nacionales como extranjeros, generando un impacto económico estimado en 18 millones de soles.

El sello 'Safe Travels' certifica la seguridad turística de Punta Sal. - Crédito: Mincetur
El sello 'Safe Travels' certifica la seguridad turística de Punta Sal. - Crédito: Mincetur

Naturaleza y aventura

Además del avistamiento de ballenas, Punta Sal ofrece una amplia gama de actividades al aire libre que permiten a los visitantes conectar con la naturaleza, incluyendo snorkeling, buceo, y paseos en bote que exploran la rica vida marina de la región. Con su combinación de belleza natural, compromiso con la sostenibilidad, y la emocionante experiencia de observar ballenas en su hábitat, Punta Sal se posiciona como un destino turístico de primer nivel para los amantes de la naturaleza y la aventura.

Este balneario también se está convirtiendo en un punto de interés para el turismo sostenible, con iniciativas locales enfocadas en la conservación de sus ecosistemas y el desarrollo económico de las comunidades residentes. Estas características, combinadas con una creciente infraestructura turística que incluye desde alojamientos de lujo hasta opciones más accesibles, lo están colocando en el mapa de los viajeros internacionales.

El Gobierno peruano y los empresarios locales están invirtiendo en mejorar las facilidades turísticas y la accesibilidad a la localidad tumbesina, reconociendo el potencial de este destino para atraer a un mercado internacional y promover el turismo como una fuente importante de ingreso para la región.
Se destaca el valor del turismo para la economía local de Tumbes. (Mincetur)
Se destaca el valor del turismo para la economía local de Tumbes. (Mincetur)

La apuesta empresarial

Punta Sal, con su entorno natural inigualable y creciente popularidad como destino turístico, ha emergido como un punto de interés clave para la inversión privada en hoteles de lujo y, con ello, la región se ha beneficiado significativamente de un aumento en la demanda turística, impulsada tanto por viajeros nacionales como internacionales.

El potencial de la zona para albergar complejos de gran envergadura, ofreciendo una amplia gama de servicios y comodidades de primer nivel. El éxito de estos proyectos ha enviado una señal positiva a inversores interesados en desarrollar propiedades que atraigan a un segmento de mercado dispuesto a pagar más por experiencias exclusivas y personalizadas.
Royal Decameron Punta Sal, el hotel más grande de Perú, apuesta por el turismo en Tumbes.
Royal Decameron Punta Sal, el hotel más grande de Perú, apuesta por el turismo en Tumbes.

Tal es el caso del Royal Decameron Punta Sal, reconocido como el hotel más grande de Perú, se extiende sobre una vasta área, brindando no solo habitaciones amplias y cómodas, sino también una variedad de servicios que incluyen restaurantes de cocina internacional, bares, piscinas, y áreas recreativas que prometen una estadía placentera para personas de todas las edades.

“Nosotros creemos y apostamos por el Perú, que es un país que a nivel macroeconómico, mantiene unos índices de inflación bajos en toda la región y su crecimiento es sostenido. Decidimos instalar nuestra oferta hotelera en Tumbes por su potencial. Yo creo que, en menos de 20 años, la región va a desarrollar un crecimiento exponencial y se va a convertir en la próxima Riviera Maya”, declaró Jaime Jiménez, gerente general del resort, a Infobae Perú.

Industria hotelera: impacto positivo en la generación de empleo

La inversión en hoteles de lujo en Punta Sal no solo ha redefinido la oferta turística de la región, sino que también ha tenido un impacto significativo en la economía local con la creación de empleo. Solo en el Royal Decameron hay 450 trabajadores locales que desempeñan una variedad de roles, desde servicios de hospitalidad hasta mantenimiento y administración. Esto no solo ayuda a reducir el desempleo en la región, sino que también facilita el desarrollo de habilidades y la profesionalización del sector turístico.

“Nuestro principal activo son los empleados. Fuimos de las pocas empresas que se mantuvo firme en la pandemia y durante los siete meses de cierre de actividades, hemos cumplido con el pago de todas las obligaciones y no hubo ni un solo despido”, destacó el ejecutivo a Infobae Perú.

Jaime Jiménez, gerente general del Royal Decameron de Punta Sal, anunció la ampliación del resort y la construcción de un parque acuático.
Jaime Jiménez, gerente general del Royal Decameron de Punta Sal, anunció la ampliación del resort y la construcción de un parque acuático.

Para este 2024, la cadena hotelera de origen colombiano ha decidido implementar una estrategia agresiva que incluye la promoción, publicidad y mercadotecnia de sus servicios, enfocándose en los meses de junio y septiembre, que históricamente reportan una menor afluencia de visitantes.

El hotel amplió su oferta con una nueva experiencia ‘All Inclusive Plus’, un servicio más exclusivo donde los huéspedes están ubicados en un sector privilegiado, y con un bar de bebidas premium. Además, Jiménez anunció a Infobae Perú la inauguración de un parque acuático para el segundo semestre del 2024, con una inversión inicial de 1 millón de dólares.

Debido a la elevada demanda y al creciente número de visitantes procedentes de Ecuador, Brasil, Bolivia y Argentina, se contempla también la expansión de las instalaciones hacia el 2026. “Actualmente, contamos con 402 habitaciones y estamos evaluando ampliar nuestra capacidad”, sostuvo el ejecutivo.

Jaime Jiménez también destacó la demanda creciente del sector corporativo que busca servicios para programas de fidelización de sus colaboradores. Frente a ello, el hotel ha implementado un centro de convenciones con salas de reuniones y salón de banquetes.

La inversión hotelera potencia el turismo en Punta Sal.
La inversión hotelera potencia el turismo en Punta Sal.

Información de utilidad

Situado en el extremo norte del desierto peruano, Punta Sal es un destino que ofrece paisajes impresionantes y paradisíacos balnearios, destacando por su amplia oferta hotelera, gastronómica y deportiva adecuada para toda la familia. Sus suaves olas invitan a la navegación en canoas o motos, mientras que las opciones de buceo, pesca y acampada en sus playas de arena blanca y fina prometen experiencias inolvidables.

Este balneario, situado en el distrito de Canoas de Punta Sal, provincia de Contralmirante Villar en Tumbes, es un destino imperdible en el norte del país.

Las opciones para llegar desde Lima son en automóvil, autobús o avión. Los costos para llegar varían según el transporte y el punto de partida.

Desde Lima:

  • En autobús a Tumbes: 100-200 soles. Luego un taxi a Punta Sal cuesta 150 soles aproximadamente.
  • En avión: 170 dólares (precio variable). Taxi a Punta Sal: 120 soles (auto) o 160 soles (minivan).
  • En automóvil: considere el costo del combustible para los 1.187 km desde Lima.

El tiempo de viaje desde Lima a Punta Sal:

  • En automóvil: poco más de 18 horas.
  • En autobús: 20-23 horas a Tumbes, luego 2 horas a Punta Sal.
  • En avión: menos de 2 horas a Tumbes, luego 1 hora y 30 minutos en auto.

El aeropuerto más cercano es el de Tumbes, aproximadamente 1 hora y 30 minutos de Punta Sal. Es recomendable planificar el viaje con anticipación y reservar alojamiento.