El precio de la criptomoneda decentraland este 13 de junio

Decentraland es la criptodivisa #100 más usada en el mundo

Guardar

Nuevo

En el metaverso de Decentraland los usuarios pueden usar la criptomoneda para adquirir parcelas de tierra virtuales o crear contenido (como obras NFT) y venderlo. (Infobae)
En el metaverso de Decentraland los usuarios pueden usar la criptomoneda para adquirir parcelas de tierra virtuales o crear contenido (como obras NFT) y venderlo. (Infobae)

Las criptomonedas están en auge convirtiéndose en un activo digital relevante en la actualidad a tal grado que algunas compañías y gobiernos han incentivado su uso pese a no tener ninguna regulación o garantía. Entre las innumerables criptodivisas que han surgido destacan unas pocas, entre ellas la de decentraland.

Decentraland es una plataforma de realidad virtual tridimensional soportada por Ethereum, otra de las criptomonedas más conocidas del mercado, donde los usuarios son los dueños en lugar de alguna compañía.

Precio de decentraland

Mientras el debate se acalora cada día más sobre la conveniencia o no de su uso, decentraland cotiza hoy a las 10:00 horas (UTC) en 0.404524 USD, lo que supone un cambio de 1.78% con respecto a las últimas 24 horas y una variación de 0.03% con referencia a su valor alcanzado en la última hora.

En cuanto a su popularidad de mercado, ha mantenido el puesto #100 entre las monedas digitales.

Todo sobre las criptomonedas

Las criptomonedas están dejando de ser elementos extraños y han comenzado a meterse en el lenguaje del día a día, despertando el interés de aquellos a quienes les preocupan las finanzas o hasta llegar al grado de ser legalizadas en algunas regiones del globo terráqueo.

Representaciones físicas de varias criptomonedas.(REUTERS/Banco Santander)
Representaciones físicas de varias criptomonedas.(REUTERS/Banco Santander)

Como su nombre lo dice, las divisas digitales utilizan métodos criptográficos o de cifrado para realizar transacciones en un sistema desregulado y, la mayoría de ellas, por medio de cadenas de bloques (blockchain), lo que lo aleja de los modelos tradicionales en donde los bancos funcionan como intermediarios.

Su innovación ha ocasionado que muchas personas estén interesadas en invertir en las monedas digitales, pues su valor ha aumentado considerablemente en los últimos años siendo bitcoin, ethereum y dogecoin las más populares y las que mayor capitalización cuentan en el mercado.

Cada una de estas unidades son producidas a través de un proceso llamado “minado” y los usuarios las pueden adquirir a través de distintos agentes o bolsas de criptomonedas, para luego almacenarlas en “monederos criptográficos” o hacer diversas transacciones con ellas por medio de claves únicas.

Pese a que fue en el 2009 cuando el bitcoin entró al mercado como la primera criptodivisa en el mundo, lo cierto es que éstas apenas están experimentando un auge en el ámbito financiero, por lo que se espera que su uso vaya en aumento en un futuro cercano.

Los riesgos

Las criptomonedas tienen diversos factores que las hacen únicas: el no estar reguladas por ninguna institución; no requerir de intermediarios en las transacciones; y casi siempre usar bloques contables (blockchain) para evitar que se creen nuevas criptomonedas de forma ilegal o las transacciones ya hechas sean alteradas.

 Un cajero para comprar criptomonedas. (EFE/Cristobal Herrera)
Un cajero para comprar criptomonedas. (EFE/Cristobal Herrera)

Sin embargo, al no tener reguladores como un banco central o entidades similares se les señala de no ser confiables, de ser volátiles, propiciar fraudes, no tener un marco legal que respalde a sus usuarios, permitir la operación de actividades ilegales, entre otras más.

Aunque podría ser una paradoja, a su vez las criptomonedas garantizan seguridad a sus mineros en cuanto a la red en la que se sitúa (entramado) y que implica un manejo de códigos; el hackear esta seguridad es posible pero no tan fácil de lograr , pues quien lo llegara a intentar tendría que contar con una potencia computacional superior incluso a la que tiene el propio Google.

Quien invierte en este tipo de activos digitales debe tener muy claro que esta forma trae consigo un elevado riesgo al capital, pues, así como puede haber un incremento, también puede tener inesperadamente un desplome y acabar con los ahorros de sus usuarios.

Para almacenarlas, los usuarios deben contar con un monedero digital o wallet, que en realidad es un software a través del cual es posible guardar, enviar y hacer transacciones de las criptomonedas. En realidad, este tipo de monederos sólo guarda las claves que marcan la propiedad y el derecho de una persona sobre cierta criptomoneda, por lo que estos códigos son los que en realidad se deben proteger.

Guardar

Nuevo