Solana: este es su valor en el mercado este día

Solana es una moneda digital creada en 2017 que presume ser una de las más rápidas y con menor costo por transacciones

Compartir
Compartir articulo
Solana es una blockchain que impulsa el desarrollo de DAPPs y es capaz de procesar 50 mil transacciones por segundo, una de las más rápidas. (Infobae)
Solana es una blockchain que impulsa el desarrollo de DAPPs y es capaz de procesar 50 mil transacciones por segundo, una de las más rápidas. (Infobae)

Solana es una de las monedas digitales que más ha tomado relevancia en los últimos años en el mercado de las divisas digitales, por ello es importante conocer sus movimientos dentro de este mercado sin regulación.

Fundada en 2017 por Anatoly Yakovenko presume un mecanismo único de consenso Proof-of-Stake, el cual -según solana- mejora su escalabilidad sin sacrificar la descentralización y la seguridad. Para mantener un nivel establecido de inflación cada año, quema el 50% de sus criptomonedas utilizadas en cada comisión.

Solana también cuenta con un alto rendimiento de transacciones y corto tiempo de procesamientos a tal grado que consigue realizar 50.000 transacciones por segundo, esto lo obtiene al procesar linealmente las transacciones para crear un orden verificable de toda la actividad de la red.

Esta criptomoneda dice garantizar costos bajos en las transacciones, menores a los 0.01 dólares tanto para desarrolladores como para usuarios, esto gracias a su escalabilidad.

Costo de Solana

El valor de la criptomoneda de solana para este día a las 16:55 horas (UTC) es de 130.13 dólares por unidad.

Esto quiere decir que la moneda digital reportó un cambio del 0.37% en el último día , así como una variación del -1.54% en la última hora.

Actualmente, solana se encuentra en el lugar #5 de popularidad en el mercado digital. Cabe mencionar que el máximo histórico que ha alcanzado esta divisa digital es de 260.06 dólares por unidad.

¿Qué es una criptomoneda?

Las monedas digitales son divisas que no existen físicamente y, a diferencia de divisas como el dólar, el euro o el peso, no están reguladas por ninguna institución y no necesitan de intermediarios en las transacciones.

Representaciones físicas de varias criptomonedas sobre la placa base de un ordenador(EFE/Sedat Suna)
Representaciones físicas de varias criptomonedas sobre la placa base de un ordenador(EFE/Sedat Suna)

Por ello, regularmente no son vistas con buenos ojos por el mercado formal y se les acusa de ser inconfiables, volátiles, propiciar fraudes, no tener un marco legal que respalde a sus usuarios, permitir la operación de actividades ilegales, entre otros.

Aún así, poco a poco se han abierto el paso a tal grado que compañías, millonarios y hasta Estados han incentivado o legalizado su uso.

Estas criptomonedas funcionan mediante un cifrado criptográfico que garantiza la seguridad de las transacciones, así como el control de la creación de sus monedas. Para realizar transacciones, las monedas virtuales utilizan una base de datos descentralizada, blockchain o registro contable compartido.

En la actualidad existen varias criptomonedas en este mercado no regulado, sin embargo, la pionera fue Bitcoin, creada en 2008, con ella surgieron otras como litecoin, ethereum, bitcoin cash, ripple, dogecoin, algunas de las más populares.

Uno de los hombres más ricos del mundo, Elon Musk, ha hecho comentarios a favor de criptomonedas como bitcoin y dogecoin, incluso aceptando temporalmente las monedas digitales en su empresa de autos eléctricos Tesla, lo cual ha provocado el incremento de su valor.

¿Dónde comprar criptomonedas?

Para adquirir cualquiera de las criptomonedas que existe en este mercado no regulado se tiene que acudir a sitios web especializados.

 Un cajero para comprar criptomonedas. (EFE/Cristobal Herrera)
Un cajero para comprar criptomonedas. (EFE/Cristobal Herrera)

Cabe mencionar que el costo de cada uno de estos activos digitales depende de la oferta y la demanda, así como del compromiso de los propios usuarios, lo que puede ocasionar cambios abruptos.

Esto significa que mientras más gente esté interesada y quiera hacerse de una criptomoneda cualquiera, mayor será su precio y viceversa.

No obstante, quien invierte en este tipo de activos digitales debe tener muy claro que esta forma trae consigo un elevado riesgo al capital, así como puede haber un aumento, también puede tener inesperadamente un desplome y acabar con los ahorros de sus usuarios.