Rotura de bazo: causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento

Para tratar un padecimiento hay que conocer sus causas, síntomas y hasta el estado de salud del paciente

Compartir
Compartir articulo
Existen distintos métodos para diagnosticar esta enfermedad (Infobae/Jovani Pérez)
Existen distintos métodos para diagnosticar esta enfermedad (Infobae/Jovani Pérez)

Una ruptura del bazo es una emergencia médica que ocurre cuando se lesiona la superficie del bazo. El bazo, situado justo debajo de la caja torácica en el lado izquierdo, ayuda al cuerpo a combatir infecciones y filtrar las células sanguíneas viejas del torrente sanguíneo.

Un golpe fuerte en el abdomen (durante un accidente deportivo, una pelea a puñetazos o un accidente automovilístico, por ejemplo) es la causa habitual de una ruptura del bazo. Si tienes el bazo agrandado, un traumatismo de menor intensidad podría causar una ruptura. Sin tratamiento de emergencia, el sangrado interno causado por una ruptura del bazo puede ser mortal.

Algunas personas con ruptura de bazo necesitan cirugía de emergencia. Otras pueden recibir tratamiento con varios días de atención hospitalaria.

Síntomas

Los signos y síntomas de una ruptura del bazo incluyen los siguientes:

Dolor en la parte superior izquierda del abdomen

Sensibilidad al tocar la parte superior izquierda del abdomen

Dolor en el hombro izquierdo

Confusión, aturdimiento o mareos

Cuándo debes consultar con un médico

La ruptura del bazo constituye una emergencia médica. Busca atención médica de emergencia después de una lesión si los signos y síntomas indican que podrías tener una ruptura del bazo.

Diagnóstico

Entre las pruebas y los procedimientos que se utilizan para diagnosticar una ruptura del bazo, se incluyen los siguientes:

Exploración física. El médico presionará tu abdomen para determinar el tamaño del bazo y si está sensible.

Análisis de sangre. Los exámenes de sangre evaluarán factores como el recuento de plaquetas y la coagulación de la sangre.

Búsqueda de sangre en la cavidad abdominal. En situaciones de emergencia, el médico puede hacerte una ecografía o extraer una muestra de líquido del abdomen con una aguja. Si la muestra revela que hay sangre en el abdomen, es posible que te remitan para una cirugía de emergencia.

Pruebas por imágenes del abdomen. Si el diagnóstico no es claro, el médico podría recomendar una tomografía computarizada abdominal, posiblemente con una sustancia de contraste, u otra prueba por imágenes para buscar otras causas posibles de tus síntomas.

 Cada enfermedad tiene una o varias formas de diagnosticarla para así detectarla y luego combatirla (Europa Press)
Cada enfermedad tiene una o varias formas de diagnosticarla para así detectarla y luego combatirla (Europa Press)

Tratamiento

El tratamiento de la ruptura del bazo dependerá de la gravedad de la afección. Algunas personas requieren cirugía inmediata. Otras se curan con descanso y tiempo.

Muchas lesiones pequeñas o moderadas en el bazo pueden sanar sin cirugía. Es probable que te quedes en el hospital mientras los médicos observan tu afección y te brindan atención no quirúrgica, como transfusiones de sangre, si es necesario.

Es posible que te hagan tomografías computarizadas de seguimiento en forma periódica para verificar si el bazo ha sanado o para determinar si necesitas cirugía.

Cirugías y otros procedimientos

La cirugía por ruptura del bazo puede incluir lo siguiente:

Reparar el bazo. El cirujano puede utilizar puntos de sutura u otras técnicas para reparar la ruptura.

Extirpar el bazo (esplenectomía). Si es necesario extirpar el bazo, tendrás un mayor riesgo de contraer infecciones graves, como la septicemia. El riesgo de septicemia es mayor en los niños pequeños, especialmente los dos primeros años después de la extirpación del bazo. El médico podría recomendarte formas de reducir el riesgo de contraer una infección, como vacunarte contra bacterias (entre ellas, la meningococo), la neumonía y la haemophilus influenzae b. También es posible que te recete un antibiótico oral para evitar infecciones.

Extirpación de parte del bazo. Podría ser posible extirpar solo una parte del bazo, en función de la ruptura. La esplenectomía parcial reduce el riesgo de contraer una infección que resulta de la extirpación de todo el bazo.

La cirugía del bazo generalmente es segura, pero toda cirugía tiene riesgos, como sangrado, coágulos de sangre, infección y neumonía.