Emilio Lozoya sale del reclusorio Norte para llevar su proceso judicial en libertad

El ex director de Pemex es acusado de haber recibido presuntos sobornos millonarios por parte de la empresa Odebrecht a cambio de contratos con el gobierno federal

Compartir
Compartir articulo
El ex director de Pemex llevará su proceso en prisión domiciliaria. Imagen: Infobae México
El ex director de Pemex llevará su proceso en prisión domiciliaria. Imagen: Infobae México

Emilio Lozoya Austin, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), abandonó este 20 de febrero el reclusorio Norte para continuar enfrentando su proceso penal en libertad tras un cambio de medida cautelar.

Después de más de dos años de su reingreso al reclusorio Norte por incumplimiento de la prisión domiciliaria que se le había impuesto, esto tras ser exhibido cenando pato pekinés en un restaurante de las Lomas de Chapultepec, el ex funcionario de alto nivel de la administración de Enrique Peña Nieto salió de la cárcel cerca de las 7:40 de la noche en una camioneta.

El magistrado Juan Pedro Contreras Navarro del Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal en la Ciudad de México, avaló la libertad de Lozoya bajo el argumento de que Lozoya Austin no representa un riesgo de fuga.

Esta resolución permite que el exfuncionario regrese a su domicilio mientras se resuelven los procesos judiciales que enfrenta, relacionados tanto con el caso Odebrecht como con la controvertida compra de la planta de Agronitrogenados.

El periodista Arturo Ángel aseguró en su cuenta X que por orden del tribunal federal se anuló su prisión preventiva. “NO va a prisión domiciliaria como algunos dicen. Llevará un brazalete con GPS”

Durante su gestión al frente de Pemex, entre 2012 y 2018, Lozoya fue señalado de recibir sobornos millonarios de la firma brasileña Odebrecht a cambio de contratos gubernamentales.

Fotografía de archivo de Emilio Lozoya, durante una conferencia de prensa en Ciudad de México (México). EFE/José Méndez
Fotografía de archivo de Emilio Lozoya, durante una conferencia de prensa en Ciudad de México (México). EFE/José Méndez

Su captura se produjo en España en febrero de 2020, siendo extraditado a México cinco meses después. A pesar de haber negociado inicialmente el arresto domiciliario con la Fiscalía General de la República (FGR), en octubre del 2021 fue visto comiendo con algunos de sus amigos en un restaurante de la CDMX con toda tranquilidad, situación que derivó en su regreso al reclusorio por delitos de asociación delictuosa, lavado de dinero y cohecho.

Lozoya había ofrecido al Ministerio Público de la Federación nombres de políticos involucrados en el caso Odebrecht y Agronitrogenados para evitar la cárcel, por lo que se le había otorgado prisión domiciliaria.

“#EXTRA Aún con brazalete el criminal confeso Emilio Lozoya se da la gran vida, Hunan de las lomas, obvio, gracias a la protección de la FGR. Además, le miente al juez de lo civil diciendo que está arraigado!!!!”, escribió la periodista Lourdes Mendoza en su cuenta X, quien fue la encargada de exhibir al ex director de Pemex con una foto el 9 de octubre del 2021.

Cabe señalar que Lozoya enfrentaba una demanda por parte de Lourdes Mendoza por daño moral, luego de que la acusara de haber recibido una bolsa de lujo a cambio de favores, lo cual ella desmintió.

Tras conocer el cambio de medida cautelar, la FGR expresó su descontento con la decisión judicial, alegando que Lozoya no ha absuelto en su totalidad los cargos que se le imputan, sino que ha gozado de “privilegios procesales injustos y desproporcionados” otorgados por la judicatura federal.

En un comunicado, la FGR subrayó una presunta parcialidad e ilegalidad en las resoluciones emitidas tanto por los juez de Control Gerardo Alarcón López y por los Magistrados de los Tribunales de Apelación Alberto Torres Villanueva y Juan Pedro Contreras Navarro.

Emilio Lozoya y Enrique Peña Nieto (Foto arte: Jovani Pérez Silva)
Emilio Lozoya y Enrique Peña Nieto (Foto arte: Jovani Pérez Silva)

Este caso se inscribe dentro de una serie de investigaciones y procedimientos legales que buscan abordar tanto la corrupción en entidades estatales mexicanas como los tentáculos de la operación Lava Jato, que involucra a Odebrecht en varios países de América Latina.

“Se nos han excluido pruebas que lícitamente fueron obtenidas por la Fiscalía en Brasil y en Suiza, mediante tratados internacionales válidos que México ha suscrito, violando así lo establecido en dichos convenios que tienen respaldo constitucional”, se lee en uno de los argumentos de la FGR.

Agregó que el juez Alarcón López benefició injustamente a Lozoya, “excluyéndolo de su responsabilidad del pago por la reparación del daño en el caso de Agronit rogenados, alegando que dicho pago ya lo había hecho Alonso “N”, lo cual nada tiene que ver con la responsabilidad directa de Emilio “N”, que está señalada en el artículo 30 del Código Penal Federal”.

Apuntó que en el cambio de medida cautelar al exdirector de Pemex, el juez Contreras Navarro consideró que no existe riesgo de que se sustraiga de la acción de la justicia, “haciendo caso omiso de que dicho individuo fue aprehendido en España, después de haberse dado a la fuga”.

“Todos estos privilegios injustos, inequitativos y parciales, así como las descalificaciones constantes al respecto son inaceptables; por lo que de inmediato se presentará el recurso de revisión correspondiente, para obtener la justicia en este caso, que ha sido tan complicado lograr, en razón de lo expuesto”, precisó la FGR.