Cártel de Sinaloa podría estar detrás del ataque a instalaciones de la FGR en Tijuana

El Ministerio Público de la Federación informó que vinculó a proceso a dos personas que estarían relacionadas con estos hechos

Compartir
Compartir articulo
Foto: Google Maps
Foto: Google Maps

Un juzgado de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio dictó un auto de vinculación a proceso en contra de Luis Gerardo Lara Vidrio y Jesús Ángel Rodríguez Clemente quienes fueron detenidos con un arma larga, seis cartuchos útiles, dos vehículos, y quienes son probables responsables del ataque a las instalaciones de la sede de la Fiscalía General de la República (FGR) en Tijuana, Baja California.

En un comunicado, la Fiscalía Especializada de Control Regional (FECOR) de la FGR detalló que elementos de la Policía Municipal de Tijuana detuvieron a estas dos personas en las inmediaciones de la colonia Mariano Matamoros, después de que presuntamente realizaron detonaciones de armas de fuego a las instalaciones de la delegación estatal de la FGR, mismos protagonizaron una persecución y agredieran a policías municipales la madrugada del pasado 18 de noviembre.

En su momento, el Semanario Zeta informó que las detonaciones se hicieron con armas de grueso calibre cerca de las 3:20 de la madrugada en las instalaciones del Ministerio Público Federal (MPF) que se encuentran en la calle Paseo de los Héroes y Diego Rivera en la Zona Río de la ciudad fronteriza.

Además de fentanilo tambien fue hallada supuesta metanfetamina 
(Foto: FGR)
Además de fentanilo tambien fue hallada supuesta metanfetamina (Foto: FGR)

El medio reportó que al lugar llegaron elementos de la Policía Municipal de Tijuana en donde se encontraron indicios balísticos y vehículos con daños en cristales y carrocería.

Zeta precisó que los pistoleros iban a bordo de un vehículo Chevrolet S10, color negro; además de una camioneta XTerra de color blanco, por lo que se realizó un operativo de seguridad en donde se encontró una camioneta abandonada a la altura de la Clínica 7 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). El vehículo era una camioneta tipo RAM de color rojo.

En su momento se dio a conocer que los agresores presuntamente escaparon rumbo a la colonia El Florido en una camioneta XTerra, para luego descender del vehículo y huir por arriba de los techos de las casas. También se detalló que la policía municipal detuvo a dos sujetos a los cuales se les decomiso un arma larga y un vehículo.

Ante ello, el MPF solicitó una audiencia ante el juez de control, quien calificó de legal la detención y retención de los detenidos, al tiempo que dictó auto de vinculación a proceso por el delito de pandillerismo, homicidio calificado con premeditación, ventaja por uso de arma y alevosía en grado de tentativa, así como por delitos estipulados en la Ley Federal de Armas Fuego y Explosivos.

El juez especializado estableció como medida cautelar prisión preventiva oficiosa para los procesados y tres meses para el cierre de la investigación.

El Cártel de Sinaloa, principalmente la facción de Los Chapitos, ha centrado su modelo de negocios en el tráfico de fentanilo (Foto: Infobae México)
El Cártel de Sinaloa, principalmente la facción de Los Chapitos, ha centrado su modelo de negocios en el tráfico de fentanilo (Foto: Infobae México)

En tanto, el Semanario Zeta informó en un reportaje publicado este 27 de noviembre que una de las líneas de investigación por parte de las autoridades es que Luis Gerardo podría estar involucrado con el Cártel de Sinaloa.

Además, una de las principales líneas de investigación refiere que el ataque a la FGR podría ser debido a un robo de metanfetamina, presuntamente efectuado por elementos de los tres niveles de gobierno: Policía Municipal de Tijuana, Guardia Nacional y más agentes vestidos de civiles, quienes irrumpieron una casa en el fraccionamiento El Lago.

Este grupo de agentes, según el medio que cita una versión de testigos y un video de vigilancia, ingresó sin una orden de un juez al domicilio antes mencionado un día antes del ataque a la FGR.

Dentro de las personas que habrían realizado este cateo ilegal se encuentra el agente de la policía municipal Martín Carrillo Grande, hermano del ex oficial Marco Tulio Carrillo Grande, quien según el medio, fue detenido e identificado como parta del Cártel de los Arellano Félix en 2019.