Crece la alerta en Estados Unidos por las cuentas chinas falsas que buscan favorecer a uno de los candidatos a presidente

Las redes sociales volvieron a marcar un hito en el año electoral por el volumen de información falsa desplegada desde Asia: “Nunca había visto algo así”, aseguró un experto

Compartir
Compartir articulo
En esta imagen se muestra al virtual candidato presidencial republicano, el expresidente Donald Trump, izquierda, el 9 de marzo de 2024, y al presidente Joe Biden, derecha, el 27 de enero de 2024. (AP Foto, Archivo)

La influencia extranjera en las elecciones estadounidenses sigue siendo un tema candente, y ahora se ha revelado un nuevo giro: cuentas chinas falsas que se hacen pasar por partidarios estadounidenses del expresidente Donald J. Trump. Estas cuentas, según investigadores y funcionarios gubernamentales, tienen como objetivo promover teorías de conspiración, avivar divisiones internas y atacar al presidente Biden antes de las elecciones de noviembre.

El descubrimiento de estas cuentas ha generado preocupación entre los expertos. Elise Thomas, analista senior del Instituto para el Diálogo Estratégico, describió esta actividad como algo sin precedentes en The New York Times: “Nunca antes había visto algo así”. Thomas vinculó estas acciones a una red de cuentas conectadas con el gobierno chino, conocida como Spamouflage.

La estrategia de estas cuentas parece indicar un cambio en la táctica de Beijing para influir en la política estadounidense. Ahora están más dispuestos a apuntar específicamente a candidatos y partidos, incluido Biden. Algunas cuentas se presentan como fervientes seguidores de Trump, compartiendo memes que se burlan de la edad de Biden y difundiendo información falsa, incluida una en X que pretendía ser “un padre, esposo e hijo” que era “¡¡MAGA hasta el final!!”.

La nota del Times explicó que la cuenta que se identificó como “MAGA 2024″ hizo un esfuerzo para parecer auténtica, describiéndose como dirigida por un partidario de Trump de 43 años en Los Ángeles. Sin embargo, se descubrió que utilizaba una foto de perfil tomada del blog de viajes de un hombre danés, según un informe del instituto que investiga estas cuentas. A pesar de haber sido abierta hace 14 años, su primera publicación visible públicamente fue en abril del año pasado, en la que intentaba, sin pruebas, vincular a Biden con Jeffrey Epstein, el financiero caído en desgracia y delincuente sexual registrado.

Las cuentas en redes sociales se hacen pasar por fanáticos de Trump. EFE/Patrick Pleul

Elise Thomas señaló que al menos otras cuatro cuentas similares están en funcionamiento, todas ellas con vínculos con China. Una de estas cuentas pagó por una suscripción en X, que ofrece ventajas como una mejor promoción y una marca de verificación azul que, antes de que Elon Musk comprara la plataforma, era una señal de verificación conferida a los usuarios cuyas identidades habían sido verificadas. Al igual que las otras cuentas, compartía afirmaciones a favor de Trump y contra Biden, incluida la teoría de la conspiración de QAnon y acusaciones infundadas de fraude electoral.

Las publicaciones de estas cuentas incluían exhortaciones a “ser fuertes nosotros mismos, no difamar a China y crear rumores”, frases incómodas como “¿cómo atrevernos?” en lugar de “¿cómo te atreves?” y señales de que el navegador web del usuario se había configurado en mandarín.

Una de las cuentas cometió un error en mayo al responder a otra publicación en mandarín; otra cuenta publicaba principalmente en mandarín hasta la primavera pasada, cuando permaneció brevemente en silencio antes de resurgir con contenido exclusivamente en inglés. Estas cuentas denunciaban los esfuerzos de los legisladores estadounidenses para prohibir la popular aplicación TikTok, propiedad de la empresa china ByteDance, como una forma de “verdadero autoritarismo” orquestado por Israel y como una herramienta para que Biden socave a China.

Estas cuentas a veces amplificaban o repetían contenido de la campaña de influencia china Spamouflage, identificada por primera vez en 2019 y vinculada a una rama del Ministerio de Seguridad Pública. Esta campaña alguna vez publicó contenido casi exclusivamente en chino para atacar a los críticos y manifestantes del Partido Comunista en Hong Kong.

ARCHIVO - El candidato republicano a la presidencia, el expresidente Donald Trump habla en un acto de campaña el 16 de marzo de 2024 en Vandalia, Ohio. La retórica antiinmigrantes de Trump parece ganar terreno entre algunos demócratas, algo preocupante para el presidente, Joe Biden. (AP Foto/Jeff Dean, Archivo)

La Fundación para la Defensa de las Democracias también ha identificado 170 páginas y cuentas no auténticas en Facebook que han difundido mensajes antiestadounidenses y ataques directos contra Biden. Max Lesser, analista senior de la fundación, comentó que “la campaña simplemente continúa, sin inmutarse”.

Esta actividad ha llevado al gobierno estadounidense a expresar su preocupación. En febrero, la Oficina del Director de Inteligencia Nacional informó que China estaba ampliando sus campañas de influencia para “sembrar dudas sobre el liderazgo estadounidense, socavar la democracia y ampliar la influencia de Beijing”.

Con las elecciones de noviembre en el horizonte, los expertos en desinformación en línea están mirando con creciente ansiedad hacia el futuro. Es crucial estar atentos a la desinformación en línea y las tácticas de influencia extranjera para proteger la integridad de las elecciones y la democracia en general.

En resumen, estas cuentas falsas chinas representan un nuevo y preocupante capítulo en la guerra de la desinformación en línea, destacando la necesidad de una mayor vigilancia y medidas para contrarrestar estas tácticas.