Este es el dinero que ha ganado Garbiñe Muguruza con su carrera en el tenis

La hispanovenezolana anunció este sábado su retirada, un secreto a voces desde que dejó de competir en febrero de 2023: ganadora de Roland Garros y Wimbledon y exnúmero uno del mundo de la WTA, llegó a ser la quinta deportista mejor pagada del mundo

Guardar

Nuevo

Garbiñe Muguruza durante el anuncio de su retirada (EFE/ Juanjo Martín)
Garbiñe Muguruza durante el anuncio de su retirada (EFE/ Juanjo Martín)

Garbiñe Muguruza ya es historia del deporte español. La hispanovenezolana, tras meses de especulaciones, acaba de retirarse del tenis, en el que no competía desde febrero de 2023. Pasará a los anales como una de las grandes exponentes del deporte de la raqueta en nuestro país, resultando la heredera incuestionable de Arantxa Sánchez Vicario y Conchita Martínez en el imaginario colectivo. Con dos Grand Slam (Roland Garros 2016 y Wimbledon 2017) y la condición de número uno del mundo que llegó a atesorar, el reconocimiento es más que merecido. Y la rabia sana por lo que quizá pudo ser y no fue, comprensible.

Aun así, que la ya exjugadora de 30 años no lograse alcanzar algún gran título más (también se alzó con las WTA Finals de 2021 y fue subcampeona tanto de Wimbledon 2015 como del Abierto de Australia 2020) no es motivo de peso como para desdeñar lo efectivamente conseguido. Ella acabó con la sequía de grandes de las nuestras y nadie, en casi siete años, ha podido repetir su hazaña. Claro que duele que la inconsistencia viniese a visitarla de manera fatal, pero Muguruza es leyenda igualmente.

Te puede interesar: Garbiñe Muguruza se retira del tenis: “Siento que ha llegado el momento de despedirme”

“La decisión la he ido tomando poco a poco. Estos meses han sido clave, cuando volví a casa y dejé de competir. El descanso lo recibí con los brazos abiertos. No echaba en falta la disciplina y la dificultad de la vida que llevaba antes. Me he ido dando cuenta de que lo que más me apetece mirar es mi siguiente capítulo, y no el de tenis”, expuso Garbiñe este sábado, cuando aprovechó su condición de embajadora de los Premios Laureus, que van a celebrarse en Madrid, para anunciar su despedida.

Muguruza en uno de sus últimos partidos (REUTERS/Loren Elliott/Archivo)
Muguruza en uno de sus últimos partidos (REUTERS/Loren Elliott/Archivo)

No se puede decir que el paso a un lado haya resultado sorprendente. “Este parón lo estoy viviendo de manera muy feliz, ya que era algo que mi cuerpo y mi mente necesitaba, así que estoy disfrutando mucho estos momentos […] A día de hoy, no tengo ninguna intención (de volver). Mi plan ahora mismo es dormir, descansar, estar con los míos, recuperar tiempo perdido… No veo más allá de lo que estoy haciendo hoy, mañana y esta semana […] El tenis no ocupa ningún lugar en mi rutina. Sigo pendiente de mis compañeras, de vez en cuando puedo jugar, pero no de manera intensa, sino más por diversión. No ocupa mi mente, ni mi día, ni mis rutinas. Realmente me estoy tomando un descanso de verdad e intento estar alejada de las pistas”, llegó a confesar en una entrevista para Women’s Health que se publicó en octubre de 2023.

La fortuna de Garbiñe Muguruza

A lo largo de su carrera profesional, Muguruza se ha hecho con 10 títulos individuales y cinco en dobles, modalidad en la que llegó a ser la décima mejor clasificada. La WTA señala que las ganancias en premios que ha conseguido son de casi 25 millones de dólares. Concretamente, 24.813.379 (más de 23 millones de euros).

Su pujanza económica ha llegado a ser realmente notable. Tanto es así que Garbiñe, según Forbes, se convirtió en la quinta deportista mejor pagada del mundo en 2021, al percibir unos ingresos anuales que rozaban los 8,8 millones de dólares: seis procedían de patrocinadores. Muguruza todavía apareció en la famosa lista de la publicación en 2022, aunque en ese caso descendió hasta la posición 24 (5,2 millones de dólares: 4,5 de patrocinios).

Te puede interesar: Jordi Fernández, primer entrenador español en la NBA: “Ha hecho bodas y bautizos para ahorrar”

La de Caracas se convirtió en todo un filón a nivel publicitario cuando empezó a triunfar en el circuito. De ahí que se hayan asociado con ella marcas como Jaguar, BBVA, Rolex, Caser, Babolat, Nivea, Servana, Evian y Maui Jim. No hay que pasar por alto una iniciativa empresarial en la que lleva inmersa, porque adquirió una participación, desde hace dos años: Casa del Sol, una marca de tequila que cofundó la actriz Eva Longoria.

Muguruza en un partido en Wimbledon (EFE/EPA/NEIL HALL)
Muguruza en un partido en Wimbledon (EFE/EPA/NEIL HALL)

Tampoco podemos dejar de mencionar la faceta como influencer de Garbiñe, porque tiene más de 846.000 seguidores en la red social Instagram. Ni su rol de embajadora de la ONG Room to Read, dedicada a la educación de los niños con recursos escasos. “El tenis profesional te priva de muchas cosas. Quiero ‘recuperar un poco ese tiempo perdido’, hacer cosas comunes como estar con mi familia o con mis amigos. Tengo planes de formar una familia, casarme, tener un perro… Quiero seguir involucrada en el mundo del tenis, he estado comentando, involucrada con mis sponsors… No soy una persona que me quedo sentada y no hago nada. Me gusta, así que irán surgiendo cositas”, dejó muy claro Muguruza hace unas horas.