El Gobierno califica de "preocupante" la fuga del líder de la Mocro Maffia reclamado por Países Bajos

Compartir
Compartir articulo
infobae

El ministro de Presidencia y Justicia, Félix Bolaños, ha calificado de "preocupante" la fuga del líder de la Mocro Maffia detenido en enero en Málaga tras quedar en libertad provisional por decisión judicial cuando era reclamado por Países Bajos. "Es una noticia preocupante, así la valoramos", ha señalado Bolaños a preguntas de la prensa en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, añadiendo que no podía entrar en detalles sobre ninguna resolución judicial. Bolaños ha dicho que su deseo es que "cuanto antes" las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado lo vuelvan a poner a disposición judicial y ha recordado que las autoridades judiciales españolas, de hecho, "ya han dictado una orden de búsqueda" sobre Karim Bouyakhrichan, presunto cabecilla de la conocida como Mocro Maffia. NUEVA ORDEN DE BÚSQUEDA Las diferentes ramificaciones de este grupo criminal de origen marroquí están detrás de numerosos hechos delictivos relacionados con el tráfico de drogas, el blanqueo, ajuste de cuentas y también de las amenazas a la Casa Real holandesa y, en concreto, contra la princesa heredera al trono, Catalina Amalia de Orange. La nueva orden de búsqueda emitida por la Audiencia Nacional se ha conocido justo una semana después de que el rey Guillermo Alejandro agradeciera a España la protección brindada a su hija y heredera, la Princesa de Orange. Durante la cena de gala ofrecida con motivo de la visita de Estado de los Reyes el miércoles pasado en el Palacio Real en Ámsterdam, el monarca holandés inició su brindis recordando precisamente que la princesa Catalina Amalia tuvo que refugiarse temporalmente en España debido a las amenazas de las que había sido objeto en su país por parte de la Mocro Maffia. El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno acordó dejar en libertad con medidas cautelares al ahora fugado líder de la Mocro Maffia Karim Bouyakhrichan después de recabar informe de la Fiscalía Antidroga y una vez que un juzgado de Marbella pusiera impedimentos para la entrega a Holanda porque tenía un procedimiento abierto por blanqueo. Así lo explican fuentes jurídicas a Europa Press, que concretan que la Audiencia Nacional, previo informe de Fiscalía, acordó en enero su puesta en libertad con medidas como la entrega del pasaporte, dado que no podía ser entregado en el marco de la orden europea de detención y entrega (OEDE) expedida por Holanda. FIANZA DE 50.000 EUROS Estas mismas fuentes explican que, posteriormente, la Audiencia Provincial de Málaga estimó un recurso del cabecilla de la mafia, que permanecía en prisión provisional allí, y acordó su puesta en libertad con una fianza de 50.000 euros, retirada de pasaporte y comparecencias quincenales. El Ministerio Público, según fuentes fiscales, informó en contra de esa puesta en libertad. Tras esa decisión, la Audiencia Nacional recibió una ampliación de la OEDE de Holanda, que le reclama por tráfico de drogas, e Ismael Moreno le citó, pero Karim Bouyakhrichan ya no se presentó y el magistrado acordó dictar una orden de detención. Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) han precisado que el investigado ha estado firmando fuera de Marbella en relación con esta causa "y se notificaban al Juzgado número 4 de Marbella unos días después", señalando que "la última firma recibida correspondió a la del 1 de abril". En el auto fechado el 22 de febrero, el Tribunal de Málaga señalaba que en contra de lo que se alega en el recurso de la defensa, "sí existe riesgo de fuga", aunque añadiendo que la prisión se podía sustituir por medidas cautelares "menos gravosas". En enero, la Policía Nacional detalló en una rueda de prensa en el complejo policial de Canillas (Madrid) de la operación con la que habían golpeado a una estructura de la Mocro Maffia en la Costa del Sol y llegó a bloquear 172 propiedades valoradas en 50 millones de euros y cerca de tres millones en cuentas bancarias. Los responsables de la UDEF se felicitaron por arrestar tras años de investigación a un "objetivo prioritario".