La marcha española no defrauda y hace sonreír al atletismo español

Compartir
Compartir articulo

Redacción deportes, 21 abr (EFE).- La marcha española ha vuelto a hacer sonreír al atletismo español con una excelente actuación en los Mundiales por países de Antalya (Turquía), en los que logró un botín de ocho medallas (cuatro por equipos y cuatro individuales) y la clasificación para los Juegos Olímpicos de dos equipos para el relevo mixto.

La primera alegría de la competición la dio el equipo femenino de 10 kilómetros sub'20, formado por Aldara Meilán, Sofía Santacreu y Griselda Serret, que se proclamó por primera vez campeón del mundo de la categoría, por delante de China, segunda, e Italia, tercera.

La primera española en meta fue Aldara Meilán, segunda con un tiempo de 45:12. Tercera fue Sofía Santacreu con 45:17, marca personal, y Griselda Serret sexta con 46:12, también marca personal. El triunfo individual fue para la china Xizhen Yang con 45:06.

“Pensábamos que había posibilidad de medalla, pero que el oro era de las chinas. Juntas nos hemos hecho fuertes”, dijo Sofía Santacreu al término de la prueba.

En la categoría sub-20 masculina el equipo español se quedó a un paso del podio como cuarto clasificado.

ORO 18 AÑOS DESPUÉS

Tras la competición sub-20 llegó el turno de los equipos de 20 kilómetros absolutos, que también se llevaron dos medallas.

El barcelonés Paul McGrath, los madrileños Diego García Carrera y Álvaro López, el balear Marc Tur y el murciano Iván López convirtieron a España en campeona del mundo, hito que no acontecía desde 2006.

Paul McGrath, a sus 22 años, refrendó su progresión con una carrera muy buena en la que, con un tiempo de 1h19:14, solo se vio superado por el sueco Perseus Karlström, subcampeón del mundo en Budapest 2023, que fue primero con 1h18:49.

Tercero, en el podio individual, finalizó Diego García Carrera, que supo sufrir en el momento preciso para aguantar en el grupo de cabeza y llegar bien posicionado a los kilómetros finales, en los que dio un acelerón para parar el crono en 1h19:51.

Álvaro López, con 1h20:20, marca personal, concluyó noveno, asegurando el oro para España.

En la clasificación por equipos España fue primera con 14 puntos, la mitad que Japón, segunda con 28. Italia tercera con 36. México quedó cuarta con 59.

En la categoría femenina absoluta de esos 20 kilómetros, España se colgó el bronce y acompañó en el podio a las marchadoras chinas, campeonas, y a las peruanas, segundas.

La primera española fue Lidia Sánchez-Puebla, octava con marca personal con 1h30:24, seguida de Antía Chamosa, novena con 1h30:32, también con marca personal. Decimocuarta quedó Paula Juárez (1h31:56) y vigésimo primera Lucia Redondo (1h33:03).

DOS RELEVOS A PARÍS

El fin de fiesta para España fue celebrando una medalla más en el relevo mixto, en este caso de bronce, impulsado por el tercer puesto del extremeño Álvaro Martín y la onubense Laura García Caro.

La victoria de la prueba fue para el relevo italiano formado por Francesto Fortunato y Valentina Trapletti, que pararon el crono en 2h56:45. Segundos quedaron los relevistas japoneses Koki Ikeda y Kumiko Okada (2h57:04) y terceros Álvaro Martín y Laura García Caro (2h57:47), que se beneficiaron de la penalización del relevo brasileño que iba delante en los últimos kilómetros.

El segundo relevo español, el formado por Alberto Amezcua y Cristina Montesinos, llegó en séptimo lugar con 3h00:37, y el tercero, compuesto por la doble campeona del mundo María Pérez y Miguel Ángel López llegó a meta décimo con 3h02:43.

“El objetivo era el billete olímpico, no la medalla. Cuando estás parado es muy duro y se sufre un montón. Ves que no puedes hacer nada salvo animar. Podemos ir más rápido pero hoy lo importante era no arriesgar”, dijo Álvaro Martín, tras llegar a la meta junto a su compañera.

“El relevo es una prueba estresante y difícil de gestionar, pero hemos conseguido el objetivo de lograr las dos plazas para los Juegos Olímpicos de París. Ha sido más duro desde el punto de vista psicológico que físico, pero lo hemos luchado y está conseguido. Estamos muy contentos”, confesó Laura García-Caro.

Por países el triunfo fue para Italia y el segundo cajón del podio para Japón con España tercera.

Con estos resultados, España cumplió el objetivo principal que se había marcado, que era el de clasificar dos equipos para los Juegos Olímpicos. Para ello debía clasificar dos equipos entre los veintidós primeros de la general de la prueba.

Los resultados globales de estos Mundiales de marcha por países suponen los mejores de la historia para España, tanto en el medallero (segundos) como el finalistas (segundos), en ambos casos tras China. EFE

drl/jl