El centro de Oviedo recupera el cine casi dos décadas después

Guardar

Nuevo

Oviedo, 21 abr (EFE).- El cine volverá este martes al centro de Oviedo, diecisiete años después de que se apagaran los últimos proyectores ubicados en el corazón de la capital asturiana que, a lo largo del pasado siglo, llegó a contar con hasta dieciséis salas.

La apertura de los Cines Embajadores Foncalada devolverá a los ovetenses la posibilidad de ir al cine en el centro de la ciudad, ya que hasta ahora solo contaban con las salas de exhibición del equipamiento comercial de Los Prados, en el barrio de Teatinos, y a unos pocos kilómetros, en el vecino municipio de Siero, con las del Parque Principado.

Esta situación contrasta con otras épocas en las que los cinéfilos podían elegir entre una amplia oferta de hasta dieciséis salas repartidas por la ciudad, que abrió su primer cine en los albores del siglo XX en el Campo de San Francisco, el corazón verde de la capital.

Con el paso de los años, Oviedo, que ha sido plató de numerosos rodajes cinematográficos -entre ellos parte del film 'Vicky Cristina Barcelona', de Woody Allen-, fue ampliando el número de salas, como Real Cinema, Aramo, Fruela, Ayala, Palladium, Principado, Multicines Salesas y Clarín, que se sumaban a la oferta que ofrecían los teatros Filarmónica y Campoamor.

Pero, al igual que ha ocurrido de forma generalizada en todo el país, estas emblemáticas salas de barrio no sobrevivieron y fueron apagando de manera paulatina sus grandes pantallas, mientras iban ganando terreno los cines ubicados en grandes centros comerciales, emplazados casi siempre en el extrarradio de las ciudades.

Los Brooklyn, abiertos a principios de los años ochenta en la calle General Zuvillaga y cuya decoración corrió a cargo del interiorista Jesús Sánchez Quirós, fue en 2007 el último cine tradicional en echar la persiana en el centro de Oviedo.

La apuesta de los promotores de las nuevas salas del centro de Oviedo, que estarán ubicadas en la calle Alfonso III El Magno, es clara: Que los ovetenses tengan un cine "cerca de su casa" y que el séptimo arte sea una alternativa real de ocio en una ciudad en la que hay "mucho tráfico cultural".

"Nos da mucha pena que el cine haya desaparecido del centro de las grandes ciudades y también de las medianas", ha señalado en declaraciones a EFE el responsable de Programación y Comunicación, Fernando Lobo.

Un cine de "cercanía" que contará con cuatro salas -con 120, 90, 54 y 32 butacas cada una de ellas-, equipado con la última tecnología, una plantilla formada por entre diez y quince trabajadores y que dará cabida a todo tipo de películas, dobladas y en versión original subtituladas, los siete días de la semana.

Se trata, explica, de una "idea de cine muy amplia", que prestará especial atención a las proyecciones españolas, a las propuestas internacionales premiadas en los grandes festivales, a las películas de animación dirigidas a los más pequeños y también albergará una programación alternativa, con ciclos de arte y coloquios.

Lobo se muestra optimista sobre el futuro de un sector que "está mejor que hace cuatro años, pero peor de lo que debería estar" y que debe "cohabitar" con los contenidos que ofrecen las plataformas de streaming.

"El modelo de consumo ha cambiado y cada vez se consume más producto audiovisual y menos la televisión generalista, como se hacía antes. La exhibición en salas no se va a acabar porque es la magia del cine", ha afirmado.

Los promotores de esta iniciativa están perfilando los últimos detalles para que encender las pantallas el martes en una inauguración que tendrá, como invitado de honor, al actor Javier Gutiérrez -dos veces ganador del Goya-, que presentará su nueva película 'Pájaros', dirigida por Pau Durà. EFE

mfc/gv

(Foto)