Protesta patronal en Melilla por la reapertura comercial de la frontera y la bonificación

Guardar

Nuevo

Melilla, 18 abr (EFE).- Decenas de empresarios y comerciantes de Melilla, respaldados por el Gobierno local y todos los partidos políticos menos el PSOE, se han concentrado a última hora de este jueves frente a la Delegación del Gobierno para exigir la reapertura comercial de la frontera con Marruecos y el retorno de la principal ventaja fiscal que han tenido Melilla y Ceuta en los últimos 20 años.

La movilización, convocada por la Confederación Melillense de Empresarios (CEME-CEOE), ha contado con dos grandes pancartas, en una de las cuales se podía leer “Aduana comercial y régimen de viajeros ¡ya! Melilla merece respeto. Alcemos la voz por nuestro futuro”.

En la otra, el lema era “¡Toma la calle! Vuelta a la bonificación de la Seguridad Social”, una ventaja fiscal que las dos ciudades autónomas han tenido reconocida desde 2004 para hacerlas atractivas de cara a la implantación de empresas gracias a que las cuotas patronales estaban bonificadas a la mitad, descuento del que se beneficiaban tanto los empresarios como los trabajadores.

La decisión del Gobierno de Sánchez de cambiar este modelo desde el 1 de septiembre de 2023 ha levantado en pie de guerra a los empresarios y a todos los partidos políticos de Melilla menos el PSOE, ya que la medida no fue consensuada ni estudiada por el Ejecutivo y ha provocado una caída de 600 contratos respecto al año anterior, según la patronal.

“Ha llegado el momento de salir a la calle, decir ‘basta ya’ y que los políticos y el Gobierno de este país tomen nota”, ha dejado claro Enrique Alcoba, presidente de la CEME-CEOE, que ha advertido de que “no se puede aguantar esta situación más porque la economía no va a aguantar y los empresarios no están contratando”.

En declaraciones a los periodistas, Alcoba ha dejado claro que lo sucedido con la bonificación es “la gota que ha colmado el vaso” en una mala situación que el tejido productivo de Melilla lleva sufriendo desde hace casi seis años, cuando Marruecos cerró de manera unilateral la aduana comercial que llevaba décadas funcionando sin problemas en la frontera terrestre de Melilla.

Y, pese a que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció hace dos años en Rabat que la nueva etapa de relaciones entre España y Marruecos incluiría la reapertura de la aduana de Melilla, la apertura de una nueva en Ceuta y la normalización del tránsito de mercancías en ambas fronteras, hasta ahora no se ha dado ninguno de esos pasos y tampoco se ha dado ninguna fecha para que eso ocurra.

“Estamos escuchando continuamente al presidente del Gobierno, al ministro de Exteriores y a la embajadora de Marruecos en España diciendo que se va a abrir y que hay una hoja de ruta, pero nunca llega”, ha lamentado el presidente de la patronal melillense, convencido de que “ya es el momento de decir ‘hasta aquí hemos llegado’”.

La otra reivindicación de los empresarios es el hecho de que no se esté aplicando de manera recíproca el régimen de viajeros en la frontera con Marruecos, país que lleva casi dos años, desde la reapertura fronteriza en mayo de 2022, impidiendo que nadie pase desde Melilla con compras y enseres personales y permitiéndolo en el sentido contrario.

Esta diferencia está provocando un importante perjuicio al comercio melillense, que lamenta que el Gobierno español no evite “este incumplimiento de la normativa europea”.

Todo ello ha llevado a los empresarios a salir a la calle a protestar frente a la Delegación del Gobierno, edificio ante el que se han plantado con las dos pancartas y numerosos pitos para hacerse oír, quedándose a escasos metros del edificio oficial debido a las advertencias de los agentes policiales de que no siguieran acercándose.

Alcoba ha asegurado que esta no será la única movilización que lleven a cabo, ya que piensan seguir en esta línea “hasta que, como mínimo, no se devuelva la bonificación al sistema anterior y el régimen de viajeros sea recíproco”.

El Gobierno de Melilla ha respaldado esta “justa concentración” y ha acusado al Ejecutivo central de poner en riesgo a muchas empresas de la ciudad con “una maniobra totalmente irresponsable” como fue el cambio de modelo de la bonificación, provocando la pérdida de poder adquisitivo de miles de trabajadores.

El vicepresidente primero de la Ciudad Autónoma, Miguel Marín, ha criticado al Gobierno porque, además de no rectificar, está adoptando “una actitud totalmente irresponsable” al retrasar “conscientemente” la tramitación en el Congreso de una proposición de ley presentada por el PP para pedir el retorno de esta ventaja fiscal.

Sobre las peticiones relacionadas con la frontera, Marín ha dicho que el Gobierno de Sánchez “no tiene ningún tipo de fuerza ni con Marruecos ni con ningún país”.

“Ya está bien de abandono, de tomadura de pelo y de engaño”, ha instado Marín, que también es número dos del PP local, partido que gobierna en Melilla con mayoría absoluta.

La concentración también ha contado con la presencia de Coalición por Melilla (CPM), Vox y Somos Melilla, partido éste último que cree “intolerable que el Gobierno dé la espalda a los intereses de las dos ciudades autónomas”, por lo que ha anunciado que se dirigirá por carta a los ministerios de Hacienda y Economía y activará en la Asamblea el mecanismo de la iniciativa legislativa al respecto. EFE

pst/av

(foto) (vídeo)