Presidenta de Aemet: El factor agua, el de más impacto climático en la era de la sequía

Guardar

Nuevo

Madrid, 18 abr (EFE).- El factor agua será el de más impacto climático en el actual contexto de sequía, ha asegurado a EFE la presidenta de Aemet, María José Rallo, en su primera entrevista a un medio de comunicación como dirigente del organismo, tras valorar las "alianzas europeas" para mejorar los sistemas de alerta temprana.

En los primeros cien días de Rallo al frente de la autoridad meteorológica, la ex-secretaria general de Transportes y Movilidad (2018-2023) ha destacado la gran preocupación que supone un escenario de sequía como el actual y ha abogado por reforzar la Aemet como herramienta al servicio de la sociedad.

Pregunta .- ¿Cuáles son sus prioridades en este mandato?

Respuesta.- Una cuestión no muy visible para el ciudadano es el impacto económico de un país que dispone de unos servicios meteorológicos nacionales robustos: por cada euro invertido en meteorología, el beneficio es de 7 euros. En un contexto actual de cambio climático, con fenómenos adversos cada vez más extremos, frecuentes y extensos, la prioridad es reforzar Aemet como herramienta al servicio de la sociedad.

Una herramienta que permita además predecir con la máxima antelación posible, reducir los efectos de los fenómenos adversos, informar y sensibilizar respecto a los impactos del cambio climático y plantear un plan estratégico alineado con nuestros homólogos europeos.

P.- Los avisos meteorológicos alertan de fenómenos severos mediante colores ¿es un sistema suficientemente intuitivo?

R.- Creo que el sistema está perfectamente aceptado por la sociedad. Los colores que se utilizan en estos avisos (amarillo, naranja, rojo) están asumidos con mucha generalidad, tanto a nivel nacional como internacional, y sí son comprendidos por los ciudadanos o por lo menos esa es la percepción que tenemos. Llegan a toda la población, no creo que haya problemas de entendimiento en este ámbito.

P.- ¿A nivel europeo se trabaja en nuevas metodologías?

R.- En Europa existe la iniciativa MeteoAlarm, que busca armonizar la emisión de los avisos en los países europeos para trabajar conjuntamente y analizar más intensamente la emisión de avisos orientados a los impactos.

No es lo mismo un episodio de lluvias torrenciales un domingo en medio del campo donde no vive nadie, a que ese mismo fenómeno sea en una gran ciudad en hora punta, el impacto es distinto. Esa es una línea de trabajo que iremos profundizando. Algunos países han empezado ya. España está en fase de reflexión para ver cómo se puede profundizar y materializar en el futuro.

P.- Hace unos años la población desconfiaba de las predicciones de Aemet. A día de hoy ¿sigue la desconfianza?

R.- Todas las herramientas e infraestructuras de las que disponemos mejoran con el tiempo. Hay más información y un mayor número de estaciones meteorológicas, pero también nuevos sistemas satelitales que revelan con mucha precisión la situación en la atmósfera, y en poco tiempo, una nueva generación de satélites de Meteosat incrementará la robustez de los datos que se tienen.

El nivel de preparación de los profesionales de Aemet es muy alto, a la cabeza de Europa. Disponemos de un sistema de supercomputación "Cirrus" con una capacidad enorme para el tratamiento de datos. Pero todos estos modelos tienen que desarrollarse a nivel internacional y para ello, España está inmersa en las mejores alianzas mundiales para disponer de modelos más avanzados, con el objetivo de predicciones con mayor fiabilidad.

P.- ¿Aumentan en España los fenómenos meteorológicos adversos?

R.- Los fenómenos meteorológicos extremos son claros efectos del cambio climático. Copernicus, el sistema europeo de observación de la Tierra, constató semanas atrás que 2023 ha sido el año más cálido desde que hay registros. Además el informe de evaluación de los riesgos climáticos de la Agencia Europea del Medio Ambiente prevé un calentamiento para Europa de 3º en 2050, frente a los 1,5º como objetivo.

A nivel mundial, ese calentamiento hace que las olas de calor sean más duraderas y que los océanos se calienten más, lo que favorece la evaporación, un combustible para tormentas, Danas y lluvias torrenciales que con mayor frecuencia afectan más a zonas inusuales o se extienden más allá de lo normal en otoño.

Nos tenemos que preparar y adaptar a las consecuencias del cambio climático. Hay que mitigarlo y seguir trabajando en políticas públicas de adaptación.

P.- El término sequía inquieta a la sociedad ¿y a Aemet?.

R.- De todos los efectos del cambio climático en España, no hay duda de que el vinculado al agua va a ser lo que arroje un mayor impacto. En los últimos años, las zonas que pasan a clima semiárido aumentan con cierta velocidad, y de hecho, según un análisis realizado por Aemet, cada 5 años una superficie equivalente a la provincia de Málaga, pasa de clima templado a semiárido.

Son datos inquietantes. Es necesario estar preparados porque los escenarios climáticos prevén periodos de sequía más amplios y hace más sensible la situación. La gestión del agua hay que tratarla con el máximo rigor porque tiene un tremendo impacto en la población, en la economía y en la sociedad.

P.- ¿Cómo acabará la primavera, y como se prevé el verano?

R.- Todavía queda tiempo para el fin de la primavera, pero por suerte las lluvias de marzo han mitigado un poco la situación tan dramática que hay en determinadas zonas de España. Es verdad que estas lluvias no han alcanzado de manera homogénea a toda España y la zona mediterránea todavía tiene dificultades importantes.

De momento, los escenarios de predicción estacional arrojan incertidumbre y todavía no se sabe si va a ser una primavera más húmeda o más seca de lo normal. Con respecto al verano, que siempre suele ser seco en España, apunta a más cálido de lo habitual.

P.- ¿En unos años serán la predicciones probabilísticas?

R.- Comunicar las predicciones probabilísticas no es fácil y por eso muchas veces se presentan como deterministas para facilitar la comprensión del ciudadano. Es un aspecto en el que se trabaja y en el que hay que incidir a nivel de comunicación y didáctico; No todo es A o B, hay una gama en función del caótico comportamiento atmósferico, perfectamente estudiado por la ciencia. EFE

esl-aqr/pss

(Foto)(Vídeo)(Audio)