Grecia se pone en huelga para exigir mejores sueldos y medidas contra la carestía

Compartir
Compartir articulo

Atenas, 17 abr (EFE).- Grecia vive este miércoles una huelga de 24 horas convocada por el sindicato del sector privado, GSEE, a la que se han sumado empleados del sector público, para reclamar aumentos de sueldos y medidas concretas contra el encarecimiento general.

Atenas amaneció sin metro ni tranvía, mientras que debido a la participación de los marineros en el paro laboral los barcos permanecen amarrados en todos los puertos del país.

Asimismo, los itinerarios de trenes están limitados en toda Grecia, ya que los trabajadores en los ferrocarriles también se han adherido a la huelga.

En su convocatoria, la Confederación General de los Trabajadores de Grecia (GSEE) señala que la carestía se ha convertido "en una soga al cuello" de los trabajadores del sector privado, donde el nivel de los sueldos es uno de los más bajos de la Unión Europea (UE).

Además, el sindicato recalca que el reciente aumento del salario mínimo a 830 euros brutos por parte del Gobierno del conservador Kyriakos Mitsotakis no es suficiente para garantizar que el trabajador que lo cobra no seguirá por debajo del umbral de la pobreza ni que pueda tener un nivel de vida digno.

La GSEE exige asimismo el restablecimiento de convenios colectivos laborales en todo el sector privado para reducir la explotación de trabajadores a la que ha conducido su eliminación en muchas profesiones.

A la huelga se han sumado también algunos gremios del sector público, como los de los profesores universitarios, médicos, trabajadores sanitarios y docentes.

Durante la jornada de huelga se esperan movilizaciones y manifestaciones en las principales ciudades griegas.

A pesar de que ha habido varios aumentos sucesivos del salario mínimo durante los últimos años, Grecia sigue ocupando el penúltimo lugar de la UE en términos de poder adquisitivo, solo por delante de Bulgaria, según los datos de Eurostat.

A instancias del Fondo Monetario Internacional (FMI), Grecia redujo drásticamente, en un 22 %, el salario mínimo durante la grave crisis financiera que se desató en 2009, de forma que el monto cayó hasta 586 euros brutos en 2012 y se mantuvo en ese nivel hasta 2019. EFE

dsp/wr/alf