Piden 27 años a un acusado de amenazar por chat a un niño para grabar vídeos sexuales en Barcelona

Compartir
Compartir articulo
infobae

La Fiscalía ha elevado a 27 años de prisión su petición de condena para un joven acusado de presuntamente amenazar a un niño de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) que conoció en el chat de un juego online para hacer que se grabara en vídeos sexuales. En el juicio que ha quedado visto para sentencia este martes en la Audiencia de Barcelona, la fiscal ha aumentado la petición de condena desde los 25 a los 27 años al añadir a la acusación que intimidó al niño, que tenía 13 años, para conseguir su objetivo. La defensa ha reclamado la absolución y el acusado, que en ese momento tenía 19 años, ya está en prisión y cumple condena de más de 40 años en total por otras dos causas en las que fue juzgado por hacer lo mismo con dos menores más, uno de Barcelona y uno de Palma. La víctima, que ahora ya es adulto, ha contado al tribunal que conoció al acusado jugando online y encontró que el niño tenía una cuenta en una página de pornografía con el mismo nombre de usuario que en el juego: "A través de eso me empezó a chantajear que lo contaría a mis amigos" si no seguía sus órdenes de grabar vídeos sexuales. "Me acosaba, me pedía fotos, videos sexuales, desnudo, y también me hizo que pusiese su correo en el móvil para poderme localizar en todo momento y poder formatearme el móvil" y también una aplicación de control remoto, algo que según han explicado en el juicio peritos de Mossos d'Esquadra le sirvió para poder borrar del teléfono vídeos y mensajes que lo incriminaran. La situación se alargó unos cinco meses, hasta que la madre del niño se dio cuenta por el estado anímico de su hijo, algo que el niño ha agradecido porque puso fin a las intimidaciones: "Yo no quería hacerlo, pero a un niño le dices que vas a joderle la vida y no sabe qué hacer". DISTINTAS IDENTIDADES ONLINE Los Mossos que se encargaron del caso han explicado en el juicio que ya investigaban al acusado por otra causa de pornografía infantil (en la que ahora esta condenado), y que al registrar su casa en Madrid revisaron móviles y discos duros donde había pornografía infantil y mensajes que hicieron encontrar a nuevas víctimas, como la del juicio de este martes. Uno de los Mossos que indagó en los dispositivos del acusado ha contado que había mensajes de otros usuarios del juego online que "reprochan lo que estaba pasando en ese entorno de juego" porque habían percibido las amenazas al menor, y ha añadido que reconstruyeron lo ocurrido a partir de extractos de conversaciones porque el investigado había borrado buena parte. El hombre tenía 104 cuentas de usuario distintas y al menos dos teléfonos para tener varias identidades en internet, y usaba un clonador de aplicaciones para tener más anonimato. Por todo esto, la fiscal le acusa de un presunto delito continuado de agresión sexual a menor (del que ha recordado que la jurisprudencia no obliga a que haya presencialidad) y un delito continuado de utilización de menor para elaborar pornografía infantil, mientras que ha renunciado a pedir condenarlo por posesión de pornografía infantil porque ya fue condenado por este delito en otra causa y por los mismos dipositivos.