La Real Academia de Bellas Artes abre sus puertas a Christian Franzen, fotógrafo de reyes

Guardar

Nuevo

Madrid, 16 abr (EFE).- La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (RABASF) hace un pequeño homenaje a Christian Franzen, un fotógrafo danés afincado en España a principios del siglo XX que revolucionó la fotografía española y retrató a la alta sociedad de la Restauración y la Regencia.

"Franzen aporta el interés social de sus fotografías, que hasta entonces nadie tenía en España. Hizo una crónica de la sociedad de su tiempo", explica Publio López Mondejar, académico, comisario y fotógrafo de la muestra que abre hoy sus puertas en la RABASF.

La muestra, ubicada en la sala dedicada a fotografía de la institución, está integrada por una docena de imágenes y estará abierta hasta el 29 de septiembre en Madrid.

La RABASF atesora en sus fondos copias de las fotografías del autor danés, que llegó a España con apenas 26 años con una serie de nuevas técnicas de fotografía que hasta entonces eran desconocidas en España.

Abrió su propio estudio en la Calle del Príncipe -junto a la Puerta del Sol- y en pocos años se hizo con un prestigioso catálogo de retratos, entre los que figuraban miembros de la realeza, como Alfonso XIII, motivo por el que se le apodó 'fotógrafo de reyes y rey de los fotógrafos'.

Franzen era muy hábil en la iluminación con flash de magnesio, una técnica que "maneja como nadie", explica el comisario. Este tipo de luz no genera sombras lo que da a las imágenes una nitidez y una claridad raras para la época.

En las fotografías elegidas para la muestra se pueden ver a un joven Alfonso XIII junto a su madre la reina María Cristina. También retratos de la Reina Victoria Eugenia, en un posado engalanada con joyas, y en otras escenas más de andar por casa, como haciendo ganchillo con sus hijas Beatriz y María Cristina.

Franzen retrató a personajes relevantes del arte en la época como Emilia Pardo Bazán, Pérez Galdós o Joaquín Sorolla. Todos ellos presentes en la muestra.

El fotógrafo fue un testigo excepcional de los salones de la aristocracia madrileña, en las que se celebraban tertulias, conciertos o sesiones de trabajo. Muchas de esas fotografías se publicaron en la revista Blanco y Negro, del diario ABC, del que era habitual colaborador.

Entre las fotos expuestas se encuentra una reunión del salón de la marquesa de Esquilache, en las que las mujeres aparecen con vestidos de fiesta y los hombres aparecen con chaqué.

"Se dedica a retratar a la alta sociedad de la época -señala-, pero también a grandes personajes del arte y de la música, tiene fotografías de todos los personajes relevantes de su época".

En la muestra se pueden ver algunos de los escenas de calle del artista, como una imagen del Edificio Metrópolis, con numerosos peatones paseando por la ciudad. "Es un tesoro", ha señalado López Mondejar.

López Mondejar cree que Franzen se merece una exposición más amplia, pero no es posible.

Ello se debe a que su archivo fue vendido por la familia a RTVE en los setenta pero sus obras más importantes, así como sus cámaras, equipación y hemeroteca han desaparecido, según ha explicado el historiador.

"Sus archivos no están en los archivos que yo he buscado. Están en otros sitios, en las cloacas del Estado", señala el historiador, apuntando a que personas no autorizadas hayan podido apropiarse de parte de aquel legado.

Las obras mostradas forman parte de una donación que Publio López Mondejar hizo en 2008 a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.EFE

csr/oli

(foto)