'Un rey de verano", el ejemplo de cómo la literatura juvenil 'boyslove' es universal

Compartir
Compartir articulo

Pilar Martín

Madrid, 9 abr (EFE).- El 'boyslove' es un género literario donde los protagonistas son personajes masculinos, y en España el escritor Juan Arcones es el rey absoluto en el subgénero de literatura juvenil, un autor que ahora publica 'Un rey de verano', donde apuesta por una historia donde el amor marcado por la diferencia de clases.

En nuestro país el territorio de la literatura juvenil está reinado por ellas, escritoras como Joana Marcús, Inma Rubiales o Mercedes Ron.

Pero hay un amplio sector de lectores que reclaman otras novelas donde ellos protagonizan la trama, donde las 'heteronormas' explotan para dar luz a otros nombres como el de Arcones, quien en este libro sí que propone protagonistas gays, pero ésto "no es el motor de la historia".

Así lo explica a EFE este madrileño (1986), quien lleva una década escribiendo novelas juveniles, en concreto diez, enmarcadas en el subgénero 'boyslove', que nació en los años sesenta en series de manga (cómic japonés) que ilustraban la vida amorosa entre hombres jóvenes.

"Mi primer libro -dice- era un drama absoluto, mucho amor tóxico y todas estas cosas, muchas experiencias personales, y luego he ido bajando la edad de los protagonistas, porque me parece muy interesante el momento de adolescencia, que es el momento de descubrirse".

Por eso en 'Un rey de verano' (Montena) huye de esas historias donde uno de los amantes es un ser atormentado y ofrece una ventana de "posibilidades" para que sus lectores (entre los que no excluye a las jóvenes) vean, en páginas llenas de sentido de humor y actualidad, cómo se puede vivir "sin ataduras" y así ser "quien eres y ya está" para no tener "miedo a las repercusiones".

Eso lo que transmite Gaspar, quien con 16 años viaja en sus vacaciones de verano al pueblo de su padre, una localidad situada en un país inventado, Santino, una suerte de reino en el centro de Italia, donde se enamorará de Luca Calliveri, futuro rey y cuya identidad no pueden conocer los ciudadanos hasta que no cumpla 17 años.

Una historia que cuando Arcones nació, reconoce, "no había", bueno o sí, pero eran "pelis, series o libros donde muere el protagonista de sida, dramatismo puro y duro" o, añade, donde "el personaje era el gracioso, el que hacía un poco de comedia y ya está, no había seriedad".

Pero ahora, cuenta, en las baldas de algunas librerías Arcones ve "necesaria" porque "a veces", confiesa, dan "visibilidad".

"Las etiquetas -matiza- hacen que gente que no está segura de su entorno o no está segura de quién es se pueda ir a identificar en un lugar seguro y demás que claro, si no, pues es mucho más difícil.Porque al final te enfrentas a el 99% de literatura o cine es hetero normativo".

Por eso, recuerda, cuando era adolescente se tenía que identificar con cosas que "no podía al 100%" porque eran romances entre hombre y mujer, así que lo que hacía era "dejar que la imaginación volara".

Y volar es lo que hacen sus dos protagonistas, a los que tuvo metidos en un cajón algún tiempo esperando a que se encendiera la llama para que habitaran la historia de Gaspar, quien vive su sexualidad "con total libertad" y de Luca, quien pese a estar rodeado de lujos "vive esa sensación de estar encerrado".

"Un rey de verano", cuyo final da pie a una segunda parte que el autor no confirma ni desmiente, es el décimo trabajo literario de este también creador de otras obras teatrales como 'Dextrocardiaco', la adaptación de su novela homónima al teatro, un texto sobre las relaciones en tiempos de redes sociales.

Pero también ha realizado diversos cortometrajes premiados internacionalmente, como 'Holden', seleccionado en el Festival de Cine de Cannes. Aunque cuando se le pregunta por su futuro, este madrileño de grandes ojos azules desea que "sigan apostando" por él para que pueda escribir lo que le dé "la gana". EFE

pmv/aam