El "poeta" Enrique Morente entra "en la catedral de las letras" del Instituto Cervantes

Compartir
Compartir articulo

Madrid, 28 feb (EFE).- La Caja de las Letras del Instituto Cervantes ha recibido este miércoles en plena celebración del Día de Andalucía el legado 'in memoriam' de uno de sus grandes representantes y el "primer cantaor que cantó a los poetas", Enrique Morente, consistente en un diapasón, un pañuelo y una máscara.

Aurora Carbonell y José Manuel Medina Martínez, presidenta y director respectivamente de la fundación que lleva su nombre, han sido los encargados de la entrega depositada en la caja número 1566 de la antigua cámara acorazada de la sede madrileña del instituto.

"Estar aquí, en la catedral de las letras, es una emoción muy grande", ha destacado Carbonell, su también viuda, al presentar los objetos cedidos, entre ellos una careta de escayola que realizó su marido cuando estrenó el vanguardista disco 'Omega' (1996) a partir de un dibujo de Federico García Lorca, así como un pañuelo verde que "ha recorrido más de media vida y éxitos con Enrique".

Ha sido, en palabras de la hija mediana del cantaor, Soleá, "un día muy importante en la casa Morente", que se ha vivido con "una emoción absoluta, sagrada, y un respeto máximo".

"Estamos en un templo y es donde mi padre tiene que estar", ha añadido la también cantante a los medios congregados en la Caja de las Letras, donde ha revelado por su parte que el diapasón depositado es con el que su padre les enseñó a todos sus hijos desde pequeños "lo que era un La absoluto".

Al acto han asistido como personalidades políticas la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero; la secretaria de Estado para Iberoamérica y el Caribe y el Español en el Mundo, Susana Sumelzo Jordán, y la alcaldesa de Granada, Marifrán Carazo.

Como anfitrión emocionado, el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, "parte de esta familia desde hace muchos años" y "seguro de que el recuerdo de Enrique, que en vida estuvo muy relacionado con la poesía, se siente muy cómodo entre los de García Lorca, Machado o Manuel de Falla".

"Está en su casa y en su día", ha insistido, antes de rescatar "dos lecciones" que recibió de él como poeta: "Uno, que se puede defender la tradición sin caer en el tradicionalismo, y dos, que estamos obligados a defender la pureza sin caer en el puritanismo, que hay que defender nuestra identidad, pero que ese diálogo no signifique el dogmatismo de quedarnos quietos y no reconocer aquello que nos está esperando si queremos seguir indagando en el arte".

Junto con el depósito de su legado, en este acto también se ha presentado la Fundación Enrique Morente, Casa de la Tradición y la Traducción, creada para honrar la memora del artista y divulgar su herencia artística.

"Enrique siempre está y estará", ha dicho Carbonell, que en su discurso en esta parte del evento ha destacado también la vinculación de quien fuera Premio Nacional de Música 1994 con Madrid.

Allí se ha vuelto a escuchar la voz del cantaor, en presencia de amigos que han acudido a recitar, cantar y tocar diferentes piezas de grandes poetas como Lorca o Alberti, entre ellos, el actor José Sacristán y los artistas Carmen Linares, Pepe Habichuela y los tres hijos del artista, Kiki, Soléa y Estrella, quien minutos antes valoraba "la humildad que catapultó a la historia de manera directa" a su padre.

"Era un gigante, un artista con mayúsculas, cantaor revolucionario y uno de los grandes referentes culturales de este país. Ha sido y es el mejor embajador de Andalucía y, por eso, de España. Gracias a él se conoce el talento y el genio de una tierra, la mía, que se expresa en el acento, en el sentimiento", ha subrayado la ministra Montero antes de ensalzar también sus valores humanitarios.

En ese sentido, José Manuel Medina Martínez ha reivindicado el final del "genocidio" en Palestina en nombre de Morente, quien reiteró a menudo su "alegato contra las armas", como cuando puso letra al 'Claro de luna' de Beethoven: "Oiga, no disparen, los niños son inocentes".

"Mi padre se posicionaría por las víctimas inocentes que están muriendo porque era un gran humanista y, para él, el arte estaba intrínsecamente unido a la vida", ha señalado Soleá a la prensa, convencida de que su padre estaría "en contra de los crímenes impunes que se estan cometiendo". EFE

jhv/aam