Vox da más importancia que el PP a la política cultural con un discurso que ataca a las minorías, según un estudio

Compartir
Compartir articulo

Un estudio de Joaquim Rius y Juan Pecourt, investigadores de Sociología y Antropología Social de la Universitat de València (UV), y de Juan Arturo Rubio (Universidad Antonio de Nebrija) compara los modelos culturales del PP y de Vox y concluye que Vox da mayor importancia que el PP a la política cultural. Según el artículo publicado en la revista 'International Journal of Cultural Policy', Vox prioriza valores tradicionales (tauromaquia), opta por el enfrentamiento cultural (anticatalanismo) como la extrema derecha en Estados Unidos y desatiende la cultura contemporánea y a los creadores. Además, el estudio señala que la propuesta cultural de Vox "contiene elementos novedosos como la inversión de un discurso vengativo sobre las minorías, haciendo que los socialmente dominados parezcan dominantes", un relato del extremismo de derecha que consiste en el populismo a la inversa, en el que los dominantes sociales se presentan como dominados para reclamar su dominio simbólico, recoge la UV en un comunicado. Esto, de acuerdo a la investigación, "otorga a Vox un lenguaje y una imagen supuestamente transgresoras, cuando la realidad es que su política cultural es una reacción al progreso del feminismo, la reivindicación de los derechos de las minorías o el ecologismo en el contexto de una crisis del modelo fordista y la emergencia de unos valores posmaterialistas". Junto a una radicalización en las tendencias autoritarias en lo cultural precedentes en la derecha española, Vox introduce temáticas de la 'alt-right' (la supuesta cultura de la cancelación), así como elementos identitarios que representan valores tradicionales y que no cuestionan la cultura dominante, algunos con una aceptación social no mayoritaria, como la tauromaquia. "El objetivo principal es la debilitación de los derechos de las minorías nacionales y su autonomía educativa y cultural, y la promoción del nacionalismo español dominante en todo el territorio estatal sin excepciones, especialmente en territorios como Cataluña que han convertido su singularidad cultural en símbolo de identidad nacional", explican los investigadores. EL CASO VALENCIANO De acuerdo con el planteamiento anterior, en la Comunitat Valenciana, donde Vox gestiona la Conselleria de Cultura en el gobierno compartido con el PPCV, el estudio constata cómo el partido de extrema derecha intenta invertir el discurso de la minoría valencianista que impone, en su opinión, las tesis catalanistas, de forma que un debate superado por la mayoría vuelve a aparecer azuzado para legitimar el nacionalismo español imperante. "En las dos comunidades en las que Vox es responsable de la cultura, Castilla y León y la Comunitat Valenciana, ha dirigido sus esfuerzos en reivindicar una práctica en fuerte debate social, la tauromaquia, y en atacar las minorías nacionales; es decir, en convertir la política cultural en un instrumento de guerra cultural", exponen los investigadores. En esta línea, apuntan que, a diferencia de otras formaciones de extrema derecha europeas con una retórica antimusulmana en lo histórico, el discurso de Vox no se centra especialmente en el odio a la cultura de los inmigrantes o contra la multiculturalidad, sino en la debilitación de los derechos de las minorías nacionales y su autonomía educativa y cultural, y la promoción del nacionalismo español dominante en todo el territorio estatal sin excepciones. Esta investigación cuenta con el apoyo de la Maison des Sciences de l'Homme et de la Société de Tolouse (CNRS-Universidad de Toulouse).