Puente insiste en la "responsabilidad política" de Ábalos y defiende que "un buen socialista" no se va al Mixto

Compartir
Compartir articulo
infobae

El ministro de Transportes, Óscar Puente, ha defendido que la decisión del exministro José Luis Ábalos de pasarse al Grupo Mixto en el Congreso de los Diputados no es "coherente" con su trayectoria y ha insistido en que tiene una "responsabilidad política" por haber elegido a Koldo García como su asesor y no haberle vigilado. "Un buen socialista, y yo no tengo ninguna duda de que José Luis lo es, no puede irse al Grupo Mixto, tiene que tomar una decisión que esté a la altura de su trayectoria como político y esta desde luego no lo está", ha sostenido Puente en rueda de prensa en su Ministerio. Puente, que ha asegurado que tiene "el más alto concepto tanto como personal como político" respecto a Ábalos y ha dicho de él que "ha sido un gran ministro y un magnífico secretario de Organización del partido, ha puesto el ejemplo de Josep Borrell, quien renunció a ser candidato a la Presidencia del Gobierno en el año 2000 tras haber ganado unas primarias después de que se supiera que dos personas de su equipo en Cataluña habían cometido actos ilícitos. EL EJEMPLO DE BORRELL Borrell "no hizo nada que tuviera ninguna relación pero sintió que la confianza que había depositado en esas personas había sido defraudada por esos actos de relevancia penal y se marchó", ha recordado. "Nadie le vio como un corrupto", al contrario, "esa decisión le engrandeció", ha sostenido, refutando así el argumento de Ábalos de que si deja su escaño estaría admitiendo su culpabilidad. "Nadie en el PSOE le está acusando de corrupción", ha asegurado. El de Borrell "es el ejemplo que tenemos que mirar", ha insistido, subrayando que lo que se pide a Ábalos es que "asuma la responsabilidad política que ha tenido en la designación directa de una persona que ha estado junto a él y que desde luego no ha estado a la altura de lo que es el Partido Socialista y ha causado un gravísimo daño a nuestras siglas". "Cuando uno elige a quién le rodea, y cuando además a esas personas a las que elige las tiene tan cerca, tiene una responsabilidad absolutamente ineludible", ha insistido Puente, para quien la única forma que podría tener el exministro de eximirle de esta responsabilidad "es que lo que se está imputando en este momento a Koldo se demostrara que no ha sucedido". Además, el actual titular de Transportes ha puesto de relieve que el propio Ábalos ha reconocido que muchas personas le advirtieron sobre Koldo García, lo cual le deja en una "posición más difícil" a la hora de eludir esta responsabilidad, dado que "no tomó decisiones". EL PSOE NO TIENE QUE MIRAR AL PP Por otra parte, en cuanto a la acusación del que fuera 'número tres' del PSOE de que el partido está "rindiendo tributo a la derecha", Puente ha defendido que los socialistas en lo que tienen que pensar ahora no es en la derecha "a la hora de tomar nuestras decisiones, porque si pensáramos en la derecha y actuáramos por comparación, es evidente que no le estaríamos pidiendo el acta al señor Ábalos". "Nosotros tenemos que pensar en nuestro partido y en la gente que nos sigue, que no tolera este tipo de situaciones ni este tipo de comportamientos", ha sostenido Puente, que ha confiado en que Ábalos finalmente no se vea salpicado por este caso. "No estamos hablando de que él acabe condenado", ha afirmado, mostrando su confianza "en que él no tenga nada que ver con estos hechos y que salga indemne de ellos". "Pero eso no le salva de la responsabilidad política", ha remarcado. LAS PRÁCTICAS CONTRACTUALES "NO FUERON LAS MÁS PULCRAS" Asimismo, el ministro insistido en varias ocasiones en la necesidad de ser conscientes del momento en el que estaban en la pandemia y "cuáles eran las mecánicas de contratación de entonces" porque "se recurría a quien se conocía" para que les echara una mano en la búsqueda de material sanitario. "Es que parece que nos hemos olvidado de en qué situación estábamos. Hacían falta mascarillas. El personal que estaba en la calle no las tenía. Vivíamos una psicosis", ha recalcado, para añadir entonces incluso estaban "fumigando asfalto". En este sentido, ha admitido que "no hubo tiempo ni ocasión de poner en marcha procedimientos con el suficiente rigor" y "ofertas comparativas". A su juicio, si enfocan el problema ahí, estarán "errando el tiro" porque ha dicho estar "seguro" de que "las prácticas contractuales en general no fueron las más pulcras". "Lo importante es si alguien se llevó dinero por venderle mascarillas a la administración. Eso es lo relevante. Y en este grado de responsabilidad, es evidente que hay una responsabilidad en los particulares que cobraron comisiones por vender las mascarillas y la hay en quienes desde dentro de la administración, lo hicieron también", ha dicho. Por todo ello, ha reiterado que "con la dinámica contractual" no es donde en su opinión hay que ser "más exigente" sino en "qué ha pasado con el dinero" porque "lucrarse con un contrato público es un delito". "Pero hacerlo, además, en una situación de pandemia, es una inmoralidad, diría, casi insuperable. Y esa es la gravedad de todo este asunto", ha enfatizado.