Almeida, Collboni y Catalá coinciden en que el Corredor Mediterráneo mejoraría la competencia económica de España

Compartir
Compartir articulo
infobae

Los alcaldes de Madrid, Barcelona y Valencia, José Luis Martínez-Almeida, Jaume Collboni y María José Catalá, respectivamente, han insistido en la necesidad de potenciar el Corredor Mediterráneo que "mejoraría la competitividad económica de España, además de las conexiones". "Es un proyecto de país", han reclamado. Así lo han defendido este martes los tres regidores en la mesa redonda 'La Ciudad del Siglo XXI' organizada por la Sociedad Barcelonesa de Estadios Económicos y Sociales de Foment del Treball (SBEES), un evento que ha estado moderado por el exministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón. Almeida, desde su posición, ha asegurado que "la creación beneficiaría al conjunto de la sociedad española" y que "mejoraría la comunicación y el transporte de mercancías y personas". Catalá, por su parte, ha defendido que, tras la ampliación del puerto de Valencia, es "urgente" la creación de un Corredor Mediterráneo "estable" porque "si no el proyecto no tendrá sus frutos ni contará con un futuro seguro". "Es necesario que el Gobierno haga realidad el triángulo de oro Madrid-Valencia-Barcelona", ha reiterado. Collboni ha coincidido con ambos alcaldes y, además, ha aprovechado para reiterar la defensa del Ayuntamiento de Barcelona a la ampliación del Aeropuerto del Prat, que "es la forma de conectar la ciudad con otros continentes y de conseguir atraer el talento y la investigación". EL FUTURO DE LAS CIUDADES DEL SIGLO XXI En la mesa redonda en la que han participado los tres alcaldes se ha abordado el futuro de las ciudades y los retos a los que se tienen que enfrentar en el siglo XXI. El presidente de la Sociedad Barcelonesa de Estadios Económicos y Sociales de Foment del Treball (SBEES), Josep Sánchez Llibre, ha asegurado que el objetivo de la SBEES desde su fundación ha sido "crear una confederación empresarial de ámbito nacional" para que "las grandes ciudades cooperen y colaboren entre ellas" en vez de "competir". En concreto, se ha referido a los sectores de turismo, cultura y "de tantos otros". Sánchez Llibre ha destacado que, con la celebración de esta mesa redonda, "se abre un punto de encuentro permanente entre Barcelona y otras ciudades de España". Ha asegurado que "se trata de poner en común cuestiones económicas" y de promover "debates constructivos entre las diferentes comunidades autónomas" que "hagan a todos más competitivos". Además, ha advertido de que "hay que estar atentos a cómo se van configurando los nuevos valores para no frenarlos y facilitar nuevos consensos sociales", ha sentenciado. POTENCIAR SERVICIOS SOCIALES En otro punto, los alcaldes de Madrid, Barcelona y Valencia han coincidido en la necesidad de reforzar los servicios públicos y sociales para fomentar la integración de las familias inmigrantes y crear "distritos iguales" para "revertir la desigualdad" en algunas zonas de las ciudades. En concreto, Almeida ha asegurado que "hay que reforzar los servicios públicos y los servicios sociales para que sean accesibles para todas las familias que llegan". Además, ha hecho hincapié en la necesidad de igualar los estándares de vida en todos los distritos de Madrid para "revertir la desigualdad y la degradación de algunas zonas de la ciudad". Por último, ha destacado que "las personas que llegan tienen que saber que no solo la sociedad tiene que integrarlos, sino que ellos tienen que trabajar también por integrarse en la sociedad". En este sentido, en su intervención, Jaume Collboni ha coincidido en "la necesidad de crear distritos iguales" para garantizar "que los servicios públicos e infraestructuras lleguen a todos los ciudadanos y ayuden en la integración de las familias que llegan". El alcalde del PSC ha asegurado que en Barcelona "ni hay problemas de integración" y ha destacado que "los inmigrantes forman parte de la realidad humana de las ciudades de España". Por su parte, la alcaldesa de Valencia ha reforzado la idea de la necesidad de "colaboración y coordinación entre el Estado y los ayuntamientos" porque "los servicios sociales tienen que estar preparados para acoger y proteger a los inmigrantes". Además, ha destacado que "el reto del problema de la vivienda que afrontan las ciudades es otra de las causas de la dificultad que pueden tener las familias de integrarse en la sociedad". "Tenemos que conseguir que las ciudades sean más receptivas y cohesionadas, además de más cercanas con la infancia", ha asegurado.