El desembarco de Podemos obliga al Grupo Mixto del Congreso a reorganizar todas sus portavocías y repartir subvenciones

Compartir
Compartir articulo
infobae

El desembarco de los cinco diputados de Podemos en el Grupo Mixto del Congreso va a obligar al Bloque Nacionalista Galego (BNG), Coalición Canaria y Unión del Pueblo Navarro (UPN) a reorganizar todo el reparto que ya tenían hecho tanto de las portavocías titulares en las que rotan mensualmente, como de las de las comisiones parlamentarias, y de los recursos económicos con los que cuenta este conglomerado. Tras la salida de los miembros de Podemos del grupo parlamentario de Sumar, el Mixto pasará de tener tres a ocho miembros, y los morados serán los que tengan más fuerza por ser los que tienen el mayor número de escaños, ya que contará con cinco, mientras que BNG, CC y UPN sólo cuentan con uno cada uno. DE UNO POR MES A UNO CADA OCHO MESES Los partidos que integran el Mixto se van turnando cada mes para ejercer como portavoces titulares en las reuniones de la Junta de Portavoces. BNG, CC y UPN ya tenían organizados sus turnos para la primera etapa de esta legislatura y, al ser tres, uno siempre actuaba como titular y los otros dos, como adjuntos. Ahora deberán hacer hueco a Podemos en ese reparto y previsiblemente tendrán que contentarse con una portavocía titular cada ocho meses. Lo mismo sucederá con las Portavocías de las comisiones parlamentarias, que ya tenían distribuidas en función de las preferencias de cada una de las tres formaciones. Cada una fue eligiendo las que quería en función del peso de cada partido, pudiendo escoger primero Néstor Rego (BNG), después Cristina Valido (CC) y por último Alberto Catalán (UPN). AÚN NO HAN VISTO CÓMO SE ORGANIZARÁN Ahora tendrán que reunirse con sus nuevos compañeros para acordar toda esta reorganización, que también tendrá su reflejo en las sesiones de control al Gobierno, en las que Podemos podrá interrogar tanto a Sánchez como a los miembros de su Gobierno, incluida la vicepresidenta y líder de Sumar, Yolanda Díaz. Eso sí, los morados no podrán preguntar al Ejecutivo en todos los Plenos de control porque al Mixto sólo le corresponde una pregunta cada sesión y deberá ceder espacio a las otras tres formaciones, que al menos deberán poder formular una de cada dos meses. Podemos también tendrá garantizada voz en los grandes debates, en los que los miembros del Mixto suelen intervenir todos repartiéndose el tiempo global que corresponde al grupo en función de su peso. Asimismo, podrán solicitar intervenir en los debates de las iniciativas que deseen. EFECTOS ECONÓMICOS La llegada de Podemos al Mixto también tendrá sus efectos económicos. Las finanzas del BNG, CC y UPN sufrirán una fuerte caída, ya que tendrán que dar entrada a los morados al repartir la subvención de 30.346 euros mensuales con los que el Congreso subvenciona el funcionamiento de cada grupo parlamentario, es decir, pasarán de recibir unos 10.000 euros por cabeza, a menos de 4.000 euros mensuales, mientras que Podemos se quedará con casi 19.000. El diputado del BNG, Néstor Rego, ha confesado en declaraciones en el Congreso que, aunque Podemos informó de sus decisión a los miembros del Grupo Mixto antes de hacerla pública, aún no han tenido ocasión de reunirse para ver cómo van a abordar esa obligada reorganización. "No tenemos aún nada claro cómo va a ser", ha dicho Rego, admitiendo, eso sí, que la irrupción de Podemos en su grupo modificará el día a día de este conglomerado parlamentario en el que ahora el BNG era la fuerza con más peso.