El fin del control de precios de la energía en Italia tensa la coalición de Meloni

Compartir
Compartir articulo

Roma, 29 nov (EFECOM).- El final anunciado para 2024 del "mercado tutelado" de la energía en Italia, por el que el Estado fijaba los precios de las facturas de las rentas más vulnerables, ha tensionado la coalición conservadora que lidera Giorgia Meloni, a pesar de que deriva de las directrices dadas por la Comisión Europea.

El principal socio de Meloni y vicepresidente del Gobierno, el ultra Matteo Salvini, considera que la medida, que cambiará los contratos de al menos 25 % de los hogares italianos, es un "error" que "han encontrado encima de la mesa" y amerita una solución urgente.

En el último Consejo de Ministros, el pasado lunes, el Ejecutivo confirmó que a partir de enero de 2024 se pondrá un fin gradual a ese mercado protegido al no prorrogar la medida, cuyo final estaba escrito desde hace tiempo pero se había ido posponiendo por la elevada inflación y la reciente crisis energética.

En los contratos suscritos bajo ese "mercado tutelado" italiano, la Autoridad Reguladora de la Energía, las Redes y el Medio Ambiente (ARERA) fijaba los precios en función del coste de las materias primas en el mercado mayorista.

Se trataba de una anomalía entre los países europeos, que se mantuvo a pesar de la liberalización del sector en 1999, cuando se pretendía crear un mercado energético único en la Unión Europea, y durante años ha convivido con los contratos fijados según el mercado libre.

Bruselas pedía desde hace tiempo poner fin a ese sistema de fijación de precios, pero las tensiones en la economía derivadas de la pandemia del coronavirus y de la guerra de Ucrania llevaron al Ejecutivo anterior, liderado por Mario Draghi, a aprobar sucesivas prórrogas.

Sin embargo, la Comisión Europea había puesto su final definitivo como condición para que Italia siguiera recibiendo los fondos europeos, del mismo modo que también ha reducido el margen de las ayudas contra la inflación en los presupuestos españoles.

"Es un error que encontramos en nuestra mesa y corre el riesgo de ser cuestionable", reconoció Salvini este martes ante la prensa extranjera, quien afirmó que "cuenta con que las conversaciones con la UE conducirán a una solución positiva".

Salvini, sin embargo, se ha quedado solo en su defensa de la prórroga, mientras Meloni celebraba al mismo tiempo que Italia "cumple con los objetivos de la UE" y es el único país que ha recibido más de la mitad de los fondos de recuperación asignados.

Las críticas han llegado también de la oposición, liderada por la socialdemócrata Elly Schlei, del Partido Democrático (PD) italiano, quien afirmó que "Italia es un país frágil" y la medida "toca la carne viva de las dificultades de cinco millones de familias".

Por su parte, el líder de los Verdes Angelo Bonelli, calificó el fin de "robo social" y de "regalo" a la energética Eni, mientras que Giuseppe Conte, del Movimiento 5 Estrellas, señala que la decisión "debía evitarse en este momento".

Sin embargo desde Hermanos de Italia, el partido de Meloni, recuerdan que el fin ya estaba deicidio por los mismos partidos que lo critican, aunque esta vez han encontrado críticas dentro de la coalición con la que gobiernan el país. EFECOM

romu/mr/jlm