Profesionales de la enseñanza de la danza alertan de la situación "crítica" en España

Compartir
Compartir articulo

Logroño, 26 nov (EFE).- Los profesionales que han participado en el primer "Congreso Nacional de Escuelas de Danza con Proyecto de Formación Profesional", que se ha celebrado en Logroño, han alertado de la situación "crítica" por la que pasa este arte en España.

El congreso ha reunido a responsables de conservatorios, centros profesionales y escuelas de danza de Castilla y León, País Vasco, Andalucía, Comunidad Valenciana, Madrid, Cataluña, Aragón y La Rioja.

Según ha explicado a EFE el director de la Casa de la Danza de Logroño, Perfecto Uriel, el objetivo del encuentro era "poner en común la inquietud general" que existe en estos profesionales por la situación de la danza en España "porque consideramos que hay un problema importante, que es algo en peligro de extinción, está en estado crítico".

En la raíz de este problema está, consideran, el que "vemos los teatros vacíos en los espectáculos de danza y, sobre todo, una gran desconexión con el público joven".

Por eso consideran que es necesario tomar iniciativas en el ámbito educativo, como "el conectar a las diferentes escuelas o recuperar los exámenes libres que se hacían en los conservatorios" pero "sobre todo aumentar las infraestructuras de la danza a nivel autonómico", lo que supondría "crear compañías jóvenes para hacer público".

Porque "la falta de jóvenes en el público se debe a que no hay compañías nuevas" con lo que "quien se quiera dedicar en España a la danza tiene un futuro negro", ha considerado Uriel, que ha incidido en que esta situación "contrasta con el panorama en muchos países europeos" en los que "hay compañías pequeñas, medianas y grandes" que "por cierto, son las que dan cabida a los bailarines españoles".

Durante el congreso se ha rendido homenaje a la bailarina aragonesa Carmen Roche, que fue, por cierto, una de las primeras bailarinas españolas en "emigrar", en 1966, al Ballet Gulbenkian en Portugal y poco después se fue al ballet del suizo Maurice Béjart.

En 1974 inicia su labor pedagógica como profesora del Conservatorio de Bruselas y poco después el mismo Maurice Béjart la contrata como educadora de su ballet; en 1979, regresa a España para comenzar una nueva etapa artística y pedagógica como subdirectora del Ballet Clásico Nacional y directora de la Escuela Nacional de Danza Clásica.

En su labor como docente trabajó en Suecia, Suiza, Australia y China, antes de crear su propia compañía y una fundación que lleva su nombre.

Su trayectoria le ha valido numerosos premios y reconocimientos como la Medalla de Plata al Mérito de las Bellas Artes del Ministerio de Cultura (1995), la Medalla de la Excelencia Artística otorgada por el Gobierno de Nicaragua (2009) o la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes (2012), el Premio Actúa (2021); además es Miembro de Honor de la Academia de las Artes Escénicas (2022).

Roche, en declaraciones a EFE, ha explicado que se siente "muy emocionada" por el reconocimiento recibido "sobre todo porque lo han hecho profesionales de la danza" y porque "se ha producido en el marco de una reunión que es muy importante", ya que, "espero que sea el inicio de un trabajo en común de todo el sector", porque "estamos en una situación crítica".

"Algo que se tiene que mover para revitalizar la danza, hay que crear compañías para que los jóvenes españoles se puedan dedicar al baile y tenemos que convencer a las autoridades de esta necesidad", ha concluido Roche.

EFE

ep/may