La princesa Leonor, "muy contenta" en su estreno de militar en la Fiesta Nacional

Compartir
Compartir articulo

Carlos Pérez Gil

Madrid, 12 oct (EFE).- La princesa Leonor se ha estrenado este jueves en la multitudinaria recepción ofrecida por los reyes en el Palacio Real por la Fiesta Nacional, con 2.500 invitados, después de haber presenciado por primera vez con uniforme militar el tradicional desfile de las Fuerzas Armadas.

Dos actos de calado en los que la heredera al trono ha acaparado buena parte de los focos y que han completado una jornada en la que no ha ocultado su satisfacción.

"Estoy muy contenta", ha confesado la princesa de Asturias en el cóctel posterior a los saludos en el Salón del Trono para resumir su impresión sobre otro hito en su trayectoria como futura reina, a menos de tres semanas de que cumpla 18 años y jure la Constitución en el Congreso y cinco días después de jurar bandera en Zaragoza.

Tras la parada militar, la familia real se ha desplazado al Palacio Real, donde el rey se ha despojado de la vestimenta militar, pero la dama cadete Borbón Ortiz ha seguido con el uniforme de gala de alumna de la Academia de Zaragoza, con el pelo recogido en un moño y sin la boina roja.

El besamanos se ha prolongado durante más de una hora debido a los numerosos invitados que han acudido a la recepción, encabezados por el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, esta vez sin su esposa, Begoña Gómez.

La sorpresa entre los asistentes ha sido la presencia de un grupo de media docena de alumnos de la Academia de Zaragoza, vestidos también con uniforme militar, a los que Leonor de Borbón ha saludo sonrientes ante la mirada distendida de sus padres.

A Felipe VI se le ha vuelto a ver con la férula en la muñeca izquierda debido a una pequeña fisura en el escafoides que se hizo jugando al pádel el pasado fin de semana.

Junto a Sánchez, han estado todos los ministros, principalmente sin sus parejas, aunque algunos sí han ido con ellas, como Fernando Grande-Marlaska con su marido o Alberto Garzón con su esposa.

Solo han faltado la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, y la de Igualdad, Irene Montero, por sendos viajes, la primera en Marrakech (Marruecos) y la segunda en Chile.

La reina Letizia ha intercambiado unas breves palabras con la líder de Podemos y titular de Derechos Sociales en funciones, Ione Belarra, quien ha lucido un pañuelo bordado por mujeres palestinas, para preguntarle por el bebé que tuvo hace pocos meses.

Por segundo año, ha estado Alberto Núñez Feijóo como presidente del PP, seguido por el líder de Vox, Santiago Abascal, y se ha estrenado la portavoz de Sumar en el Congreso, Marta Lois.

Ha habido exministros, pero ningún expresidente del Gobierno, que sí han estado en otras ocasiones, y ha asistido uno de los padres de la Constitución, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, con bastón y a paso lento, al que se han adelantado para saludarlo los reyes y la princesa Leonor.

Entre los presidentes autonómicos, varios de ellos debutantes tras las elecciones del 28 de mayo, sólo se han ausentado, como otros años, el lehendakari, Iñigo Urkullu, y el de la Generalitat, Pere Aragonés, ambos de viaje fuera de España.

Asimismo, han estado representantes de los poderes del Estado y del cuerpo diplomático.

Entre los embajadores, ha destacado la de Israel, Rodic Radian-Gordon, con la que el rey se ha parado para trasladarle unas palabras tras los ataques de Hamás, y también ha asistido el representante palestino en España, Husni Abdel Wahed.

En la recepción también han participado personalidades de todos los sectores sociales, entre ellos la cantante Luz Casal, y representantes de confesiones religiosas, como la judía y la musulmana.

El cóctel se ha repartido entre varios salones del palacio, que los reyes y la princesa han recorrido para saludar y charlar con los asistentes, en paralelo a los tradicionales corrillos de los periodistas con Sánchez, Núñez Feijóo y algunos ministros para comentar la situación política, marcada por las negociaciones para la investidura.

Para Sánchez, la presencia de la princesa en el desfile y en la recepción representa un acto de "normalidad institucional". EFE

cpg-scr/aam

(foto) (vídeo)