Chicago acusa a Hyundai y Kia de facilitar una epidemia de robos de sus vehículos

Guardar

Nuevo

Washington, 24 ago (EFE).- La ciudad de Chicago presentó este jueves una demanda contra Hyundai y Kia, a las que acusó de exagerar las medidas antirrobo de sus vehículos, a pesar de que no contaban con inmovilizadores y otros sistemas avanzados de seguridad, lo que ha provocado una epidemia de robos en la ciudad.

La demanda acusa a los dos fabricantes surcoreanos de no instalar "tecnología antirrobo vital" en los vehículos que vendió en Estados Unidos entre 2011 y 2022 a pesar de que "casi todos los demás fabricantes de automóviles" la incluían de fábrica desde hace más de una década.

Según la ciudad de Chicago, Hyundai y Kia "aseguraron de forma engañosa a los consumidores que esos vehículos poseían medidas de seguridad 'avanzadas' a pesar de conocer este crítico defecto y sus consecuencias".

El alcalde de Chicago, Brando Johnson, declaró en un comunicado que la decisión de los dos fabricantes surcoreanos está afectando de forma desproporcionada a los habitantes de la ciudad con menos ingresos porque los vehículos que carecen de las medidas de seguridad más avanzadas son los modelos más asequibles.

La demanda de Chicago se produce después de que vídeos colgados en redes sociales revelasen cómo superar con extrema facilidad los sistemas antirrobo de los vehículos de Hyundai y Kia.

Desde entonces, dijeron las autoridades de Chicago, el número de robos de vehículos de Hyundai y Kia en la ciudad pasó de alrededor de 500 en la primera mitad de 2022 a más de 8.350 en la segunda mitad del año.

En la actualidad, más de la mitad de los vehículos robados en Chicago son de los dos fabricantes surcoreanos.

Chicago añadió que los vehículos robados son posteriormente utilizados para cometer nuevos delitos.

En mayo de este año, Huyndai y Kia llegaron a un acuerdo para resolver una demanda a nivel nacional por la falta de inmovilizadores y otros sistemas antirrobo en alrededor de 9 millones de vehículos vendidos entre 2011 y 2022.

El acuerdo compensó a los propietarios que habían sufrido el robo de sus vehículos.