Cómo comer papas francesas en un contexto formal y qué errores no se deben cometer

Carmiña Villegas, experta en el arte de la mesa, compartió consejos sobre la manera en la que se debe implementar la etiqueta cuando el comensal se enfrente a una de las preparaciones más comunes del tubérculo en el mundo

Guardar

Nuevo

La papa es uno de los alimentos más consumidos mundialmente gracias a sus múltiples formas de preparación, incluso, su origen se remonta a América del Sur, desde donde fue llevada a Europa hace 500 años.

Colombia cuenta con una riqueza importante de este tipo de tubérculo, pues, depende de la región, se pueden encontrar, según el sitio web Agropinos, la papa sangre de sol, papa utopía, papa manzana nevada, papa estrella morada, papa pacha negra, papa perilla, papa criolla, papa sabanera, papa tocarreña, papa capira y papa pastusa.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Facebook.

Una de las formas favoritas de consumirla es la papa a la francesa que acompaña comidas rápidas, por lo que no es común encontrarla en una ambiente formal, aunque si un anfitrión decide compartirlas con sus invitados, se debe tener clara la manera de hacerlo en la mesa.

Carmiña Villegas explicó que las papas fritas en un ambiente informal se pueden consumir con las manos - crédito carminavillegas.cv/TikTok
Carmiña Villegas explicó que las papas fritas en un ambiente informal se pueden consumir con las manos - crédito carminavillegas.cv/TikTok

Por tal motivo, la empresaria y experta en el “arte de la mesa” Carmiña Villegas explicó que depende del contexto y la manera en la que las papas francesas sean servidas, la forma en la que se debe consumir el alimento, ya sea con cubiertos o con las manos.

De acuerdo con el video que Villegas compartió en su cuenta de TikTok, si las papas francesas están en el plato “invitan a utilizar los cubiertos”, aunque la experta fue más allá y explicó que: “Cuando vas a comer papas a la francesa en un ambiente formal, que no es lo usual servir papas a las francesas, usas los cubiertos”.

Pero, otra cosa es si el comensal se encuentra en un ambiente mucho más casual, en el que sí es ideal compartir este alimento, pues “vas a tener las papas a la francesa con las salsitas al lado”, por lo que “es completamente válido utilizar los dedos para comértelas”.

“Estamos hablando del contexto, ese es el contexto en el que uno se come, tanto una hamburguesa con las manos y unas papas a la francesa con las manos”, agregó Villegas.

En un contexto formal, el alimento debe ser consumido con cubiertos - crédito carminavillegas.cv/TikTok
En un contexto formal, el alimento debe ser consumido con cubiertos - crédito carminavillegas.cv/TikTok

La experta en el arte de la mesa compartió otra recomendación, dado que fue enfática en asegurar que, cuando se consumen papas francesas con la mano, es primordial tomar de a una y no llevar una gran cantidad para llevarlas a la boca.

“¿Qué no debes hacer?, coger varias papas al tiempo y metértelas a la boca, tómalas una a una y las disfrutas”, concluyó la experta.

El origen de las papas francesas

Entre los múltiples debates destaca la reivindicación de Bélgica sobre su invención, pues según la tradición, su origen se sitúa en Namur, alrededor de 1680.

De acuerdo con la costumbre del país europeo, los habitantes de esta región no podían pescar debido a la congelación del río Mosa, y optaron por freír papas en lugar de pequeños peces.

Las papas francesas, de acuerdo con la tradición belga, fueron el resultado de la necesidad de los habitantes de la región francófona del país europeo - crédito Sandra Stojanovic/REUTERS TV
Las papas francesas, de acuerdo con la tradición belga, fueron el resultado de la necesidad de los habitantes de la región francófona del país europeo - crédito Sandra Stojanovic/REUTERS TV

Los defensores belgas aducen que el término inglés French fries (que traduce papas a la francesa) a una confusión de los soldados estadounidenses durante la Primera Guerra Mundial, quienes conocieron esta receta en la región francófona belga.

No obstante y de acuerdo con un artículo de National Geographic, el profesor Pierre Leclercq de la Universidad de Lieja cuestionó esta teoría basado en una investigación de Jo Gérard, por lo que aseguró que el origen de las papas fritas data de 1739 y no de 1680 y que este alimento aún no era conocido localmente en esa época, además, agregó que los belgas no freían bastoncillos, sino rodajas de papa, un estilo también común en otras partes de Europa.

Por otro lado, hay quienes argumentan que las primeras papas fritas se comercializaron en París, en el Pont Neuf, a finales del siglo XVIII; sin embargo, la preparación moderna se menciona por primera vez en un manual de cocina belga, en el que se describió el método de doble fritura que les da su textura crujiente.

A pesar de las disputas sobre su origen, la papa frita adquirió relevancia a nivel global, pues, por ejemplo, en Estados Unidos es uno de los alimentos más populares.

Guardar

Nuevo