Hijo de ‘don Rafael’, víctima grave del atentado en Jamundí, contó su dramática historia de vida

Ángel Antonio González aseguró que, ese día, su padre estaba realizando un turno en reemplazo de la persona que “está a cargo” del espacio donde cuidan motos y carros en esa zona bancaria de Jamundí

Guardar

Nuevo

Momento exacto en que explota la motocicleta bomba en Jamundí - crédito @JuanCamilo/X

El miércoles 12 de junio, la violencia se volvió a ensañar contra la población de Jamundí (Valle del Cauca), tras la detonación de una motocicleta bomba que dejó seis personas heridas, entre ellas un civil de 57 años.

Este nuevo acto terrorista, que se le atribuye al Estado Mayor Central de las disidencias de las Farc, despertó el repudio generalizado de la población colombiana, lo que ha llevado a que se aumente el pie de fuerza en el municipio y se mantenga una recompensa de $200 millones a quien brinde información que dé con la captura de los terroristas responsables de este hecho violento.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Facebook.

Uno de los símbolos que ha dejado este ataque son las imágenes del herido más grave, don Rafael, que lucha por su vida en la Fundación Valle del Lili, en Cali.

Su nombre completo es Rafael Ángel González Araujo, que se ganaba la vida cuidando motos y carros en la zona bancaria del municipio, y que para la hora de los hechos (6:50 a. m.), se encontraba cerca de la motocicleta que explotó.

En entrevista con 90 Minutos, el hijo de don Rafael, Ángel Antonio González, contó detalles de la vida de la víctima, que está con ventilación mecánica tras salir de una complicada intervención quirúrgica.

Este es el último reporte del estado de salud de los heridos por atentado en Jamundí - crédito Fundación Valle del Lili
Este es el último reporte del estado de salud de los heridos por atentado en Jamundí - crédito Fundación Valle del Lili

El joven relató que ambos son ciudadanos venezolanos que migraron hace cinco años a Colombia como consecuencia de la situación económica que atraviesa el país; al parecer, el largo trayecto se habría hecho, incluso, a pie, en busca de lograr mejores condiciones de vida.

“Decidimos partir y llegar hasta donde pudiéramos estar mejor. No teníamos un lugar específico a donde llegar o que hacer. Caminamos, pasamos frío, calor y ampollas en los pies”, afirmó.

Antonio González agregó al medio anteriormente mencionado que conocieron varias ciudades y municipios del país, pero, finalmente, fue en Jamundí el lugar donde hallaron personas “cálidas” que le brindaban ayuda a los forasteros. Tanto así que se “amañaron” y se quedaron en el municipio vallecaucano.

“Desde el momento que nosotros llegamos a Jamundí, conocimos varias personas y de inmediato nos comenzaron a ‘meter la mano’. Comenzamos a trabajar y vimos que era muy diferente a Cúcuta. Por eso, decidimos quedarnos en Jamundí”, agregó al medio anteriormente mencionado.

Antonio contó que su papá es una persona muy trabajadora que, además de cuidar motos, también se ha dedicado al reciclaje, a la venta de dulces y a realizar mandados particulares. Ese miércoles desafortunado, Don Rafael estaba reemplazando a otro cuidador de carros, quien le pidió que cubriera su turno por ese día.

“El resto del tiempo él estaba reciclando o haciendo mandados. A veces, cuando ya no tenía nada que hacer, se ponía a vender dulces y así se iba solventando”, anotó.

Atentado terrorista en Jamundí dejó al menos 6 heridos @MiguelCardoza/X

En la entrevista también indicó que su padre siente impotencia al “no poder trabajar y hacer las cosas que siempre hace”; además, con la voz entrecortada, contó lo que hará una vez se encuentre bien: “Volver a abrazarlo y volver a tenerlo otra vez de vuelta más que cualquier cosa. Nada en este mundo puede comprar la vida de un ser humano”.

De acuerdo con una entrevista realizada por Noticias RCN, don Rafael tenía planeado regresar en diciembre a su país de origen para reencontrarse con el resto de sus familiares.

Así quedó la zona donde trabajaba 'Don Rafael' - crédito Policía de Cali
Así quedó la zona donde trabajaba 'Don Rafael' - crédito Policía de Cali

A don Rafael le explotó prácticamente al lado el artefacto explosivo, presentando “fractura expuesta de fémur, múltiples heridas por esquirlas, con trauma toracoabdominal penetrante, quemadura grado II en cara, cuello, tórax, abdomen, vía aérea, con evisceración. Traslado a quirófano de forma emergente”, expresó la Fundación Valle del Lili, a través de un comunicado.

Algunas personas estarían recolectando ayudas para don Rafael, en el barrio La Lucha, en la “tienda de María” (Jamundí). Según la pieza informativa, requieren pañales Tena XL, pañitos húmedos y crema Almipro No.4. Para más información, piden comunicarse con María Gabriela Vera Rosales al número de celular 3185493040.

Guardar

Nuevo