Si no cambia, la vela “está en peligro” de quedar fuera de los Juegos Olímpicos, advierte Theresa Zabell, oro en Barcelona y Atlanta

Demasiado caro y muy poca audiencia, una combinación que preocupa al COI, aseguro la ex vicepresidenta del Comité Olímpico Español (COE) durante una entrevista con Around the Rings en Madrid.

Theresa Zabell, en las oficinas madrileñas de la Fundación Ecomar, en Madrid / SEBASTIÁN FEST
Theresa Zabell, en las oficinas madrileñas de la Fundación Ecomar, en Madrid / SEBASTIÁN FEST

MADRID - Los Juegos Olímpicos están cambiando y seguirán cambiando, y si la vela no se sube a ese tren corre un peligro importante. ¿Peligro de qué? De dejar de ser parte de los Juegos, de perder su estatus olímpico. Eso es, al menos, lo que cree la española Theresa Zabell, oro en Barcelona 92 y Atlanta 96 en la categoría 470.

“Yo creo que la vela está en peligro. Hay que estar atentos”, dijo Zabell durante una entrevista con Around the Rings en sus oficinas de la Fundación Ecomar, en el elegante barrio de Salamanca, en Madrid.

Jefa de la frustrada candidatura de Madrid a los Juegos Olímpicos de 2020, Zabell tiene a sus 56 años una amplia experiencia en el mundo olímpico, no solo como deportista y vicepresidenta del Comité Olímpico Español (COE), posición que llegó a ocupar, sino como ex integrante del comité ejecutivo de la Federación Internacional de Vela, conocida hoy como World Sailing.

“A mí los foils me encantan como concepto, me parecen el futuro. La Copa América es un poco como la Fórmula 1, que los cambios tecnológicos se trasladan a los coches comunes. Pero mi opinión es que la vela olímpica está teniendo demasiados cambios en demasiado poco tiempo”, advirtió la española.

“Cuando en cada edición de los Juegos estás cambiando algo, mucha gente y muchos países no pueden seguir con el ritmo, y eso es un problema. Cuando no sabes muy bien cuáles son las reglas del juego te cuesta mucho jugar. Tras Tokio hay que desmontar lo hecho y comenzar algo nuevo, y eso deja a mucha gente por el camino”.

Zabell puso el ejemplo del argentino Santiago Lange, oro en el Nacra de Río 2016. “Para Santi Lange, un gran amigo, es difícil pasar de un barco sin foils a un barco con foils. Y en tripulaciones mixtas, muchas de las chicas que están navegando con Nacra me consta que están teniendo lesiones graves, algunas de ellas crónicas”.

Juegos Olímpicos de Tokio 2020 - Vela - Nacra 17 mixto - Regata de medalla - Puerto de Yates de Enoshima - Tokio, Japón - 3 de agosto de 2021. Santiago Lange de Argentina y Cecilia Carranza de Argentina en acción. REUTERS/Carlos Barria
Juegos Olímpicos de Tokio 2020 - Vela - Nacra 17 mixto - Regata de medalla - Puerto de Yates de Enoshima - Tokio, Japón - 3 de agosto de 2021. Santiago Lange de Argentina y Cecilia Carranza de Argentina en acción. REUTERS/Carlos Barria

“Hay un barco y se dice, ‘ah, bueno, que naveguen un chico y una chica’. Y no, hay que ver si ese barco es adecuado para una mujer”.

Según Zabell, la vela está yendo demasiado lejos al adoptar la tendencia de pruebas mixtas que fue una de las grandes señas distintivas de Tokio 2020.

“El 470 es el único barco que es igual para el hombre y la mujer, y en los próximos Juegos va a ser mixto. Dentro de la clase y los deportistas no están muy contentos con eso. El 470 ya era perfecto para hombres y para mujeres. Imponer que tenga que ser un hombre o una mujer...”.

¿Qué haría Zabell si hoy volviera a tener voz e influencia dentro de World Sailing?

“Adaptar el deporte a lo que quiere el Comité Olímpico Internacional”, dijo sin dudar la española.

¿Y eso qué quiere decir?

“La vela es el deporte más caro de organizar y el de menor audiencia en los Juegos Olímpicos. La vela tiene instrucciones desde hace años, lo sé porque yo estaba aún allí, por parte del COI, para que el deporte no sea tan caro de organizar y se trabaje el tema de las audiencias”.

¿Por qué es tan cara la vela?

“Muchas veces es una subsede, hay que construir un puerto, es bastante gente la involucrada en la organización”.

Pero no hay razón para que siga siendo así, añadió.

“Ahora todas las clases que navegan no necesitan un macro puerto. Casi, casi pueden salir de una playa. Construir un gran puerto es quizás algo que la ciudad quiere hacer, pero no es imprescindible. Hace años estaban el soling y el star, que son barcos con quilla y necesitan un puerto para salir. Fue una de las razones por las que salieron del programa, para abaratar las pruebas y no necesitar los amarres. Ninguno de los barcos que compiten ahora necesitan amarres”.

La vela saliendo directamente de una playa trae recuerdos del surf, que hizo su debut olímpico en Tokio, en la playa de Tsurigasaki.

“Solo necesitas algún sitio para guardar los barcos y alojar a los entrenadores y la organización”.

Además del costo excesivo, Zabell insistió a Around the Rings con el problema de la audiencia televisiva, que aseguró que es la más baja de todos los deportes en los Juegos.

“Las regatas son más cortas ahora, pero mucha gente todavía no las entiende. Cuando quieres que alguien entienda tu deporte tienes que comenzar por explicar. Tú te vas a Australia o Nueva Zelanda y la gente entiende lo que está pasando. En España no, son unos barcos flotando por ahí”.

“Y hay muchas cosas que se pueden hacer en televisión. Pero, para empezar, la vela en España se ve una vez cada cuatro años. Para llegar a la final en la vela hay diez u once regatas que se pueden aprovechar para contar la historia. En España en las noticias sale que un equipo de fútbol ha entrenado, y eso no es noticia”.

El peligro de una vela no olímpica, concluye, es real.

“Está en peligro. Cuenta con la ventaja de que es un deporte de muchísima tradición, pero con todos los cambios que hay hoy en el programa de deportes hay que estar atentos. Y para que entren deportes hay que sacar algunos”.

Zabell sugiere “acciones veloces” para alejar a la vela de ese peligro.

“Cuando yo estaba en el consejo ya hubo llamadas de atención del COI. Para París se preveía una regata larga, de 24 horas. Y hace poco tiempo el COI dijo que ni hablar de eso. La gente quiere ver deportes cortos, con un chaval que trepa una pared en diez segundos, ¿y vosotros queréis 24 horas de una competición que se sigue desde un helicóptero?”.

SEGUIR LEYENDO: