Antony Blinken se reunió con Netanyahu y los líderes del gobierno israelí para hallar una salida a la guerra en Medio Oriente

El jefe de la diplomacia estadounidense aseguró que existen “oportunidades reales” para la integración de Israel en la región, pero enfatizó que es necesario superar un “momento muy difícil”

Compartir
Compartir articulo
El secretario de Estado fue recibido por el premier israelí

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, pidió el martes al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que evite infligir más daños a los civiles en Gaza, informó el Departamento de Estado, en el marco de la quinta visita del jefe de la diplomacia estadounidense a la región desde el estallido de la guerra.

“El secretario reafirmó nuestro apoyo al derecho de Israel a impedir que se repitan los ataques terroristas del 7 de octubre y subrayó la importancia de evitar más daños a los civiles (...) en Gaza”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Matthew Miller.

“El secretario reiteró la necesidad de garantizar una paz duradera y sostenible para Israel y la región, incluso mediante la creación de un Estado palestino”, añadió.

Blinken también trató con Netanyahu “los esfuerzos en curso para asegurar la liberación” de los rehenes en Gaza, más de 130 en la actualidad -entre los cuales se calcula que hay unos 24 muertos-, y quiso recalcar “la importancia de aumentar el nivel de asistencia humanitaria que llega a los civiles de Gaza”.

Antes de su encuentro con el premier, Blinken sostuvo varias reuniones con líderes del gobierno.

“Acabo de llegar de varios países de la región, Turquía, Grecia, Jordania, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, y quiero compartir lo que escuché de esos líderes”, afirmó Blinken al inicio de la reunión en Tel Aviv con el presidente israelí, Isaac Herzog.

El secretario de Estado norteamericano Antony Blinken se reúne con el presidente de Israel, Isaac Herzog, en el hotel David Kempinski de Tel Aviv (REUTERS/Evelyn Hockstein)

Posteriormente, tras entrevistarse con el ministro israelí de Asuntos Exteriores, Israel Katz, Blinken aseguró que existen “oportunidades reales” para la integración de Israel en Medio Oriente, pero que es necesario superar un “momento muy difícil”, mientras la guerra hace estragos en Gaza.

A su vez, el ministro de Defensa de Israel le dijo a Blinken que es importante elevar la presión sobre el régimen de Irán, que apoya a varios grupos terroristas en un eje anti israelí. “Un aumento en la presión sobre Irán es crítico y puede prevenir una escalada regional en escenarios adicionales”, dijo Yoav Gallant en su reunión con el diplomático estadounidense, según un comunicado del gobierno israelí.

Blinken llega a Israel por quinta vez desde que comenzó la guerra hace tres meses con la intención de impulsar una desescalada en el conflicto, cuando autoridades militares israelíes ya han adelantado que la guerra entrará pronto en una nueva fase menos intensa y más centrada en operaciones selectivas.

Blinken se reúne con el ministro de Exteriores Israel Katz (REUTERS/Evelyn Hockstein)

“Quiero agradecer a EEUU, al presidente Biden, a la administración y a usted, secretario Blinken, por su deber moral, por el hecho de que se mantienen firmes junto a Israel en esta batalla, que tiene que ver claramente con humanidad y con los valores del mundo libre. Muchas gracias”, afirmó el presidente Herzog sobre el apoyo estadounidense a Israel.

Herzog se refirió a la audiencia en la Corte Penal Internacional de La Haya, que comenzará el jueves, sobre la denuncia de genocidio contra Israel interpuesta por Sudáfrica, país al que tildó de “hipócrita”.

“No hay nada más atroz y absurdo que esta afirmación. En realidad, nuestros enemigos, Hamás, en sus estatutos piden la destrucción y aniquilación del Estado de Israel, el único Estado nación del pueblo judío. La Convención contra el Genocidio fue promulgada por la comunidad internacional después de una de las peores atrocidades de la humanidad, el Holocausto, que estaba dirigido específicamente contra los judíos, para eliminar la raza judía, al pueblo judío”, aseveró el presidente.

La guerra en Gaza ha provocado más de 23.000 muertos, unos 59.000 heridos y el desplazamiento de 1,9 millones de personas en un territorio de 2,3 millones de personas.

(Con información de AFP y EFE)