El gobierno de Turquía asegura haber enviado a 100 de sus especialistas a Rusia para adquirir conocimientos sobre el empleo de los polémicos sistemas antiaéreos rusos S-400 que Moscú ha comenzado a proveer, según indicó el domingo presidente turco Recep Erdogan.

"Aquellas cien personas que fueron enviadas a Rusia, ellos mismos podrán enseñar después. Por eso, cuando vuelven, van a preparar a los especialistas", señaló el mandatario de acuerdo a la agencia Sputnik.

Erdogan también aseguro que el número inicial de 100 especialistas "se multiplicará por diez", lo que significa un crecimiento de la cooperación militar entre Turquía y Rusia que no tiene precedentes y podría afectar seguir afectando la posición de Ankara como miembro de la OTAN.

Esta foto, tomada el 12 de julio de 2019, muestra un avión ruso Antonov que aterrizó en la base aérea militar de Murted, en Ankara, con el primer lote del sistema S-400 (AFP)
Esta foto, tomada el 12 de julio de 2019, muestra un avión ruso Antonov que aterrizó en la base aérea militar de Murted, en Ankara, con el primer lote del sistema S-400 (AFP)

El primer lote del sistema S-400, que consta de lanzadores de misiles, radares y controles de tiro, entre otros componentes, arribó el viernes a la Base Aérea de Mürted en Ankara, luego de que el gobierno turco firmara con Moscú un contrato de suministro en 2017.

La compra ha sido denunciada repetidas veces por Washington, que ha reaccionado amenazando con suspender la participación de Turquía en el programa de desarrollo de los cazas F-35 e incluso con la imposición de sanciones al país.

Específicamente a Estados Unidos le preocupa que Turquía use los F-35 cerca del sistema antimisiles S-400, puesto que podría dar lugar a una transferencia de información y crear agujeros de seguridad en el sistema de la OTAN.

Turquía es uno de los pocos países aprobados para recibir los avanzados Lockheed Martin F-35 Lightning II. Pero ahora el suministro está en juego
Turquía es uno de los pocos países aprobados para recibir los avanzados Lockheed Martin F-35 Lightning II. Pero ahora el suministro está en juego

De hecho, y como en cualquier complejo de defensa aérea, se espera que una vez terminado el despliegue los F-35 turcos y los sistemas S-400 formen parte de un mismo sistema de intercambio de información y compartan datos. Además de que técnicos rusos enviados a Turquía podrían tener acceso a los avanzados cazas furtivos.

Estados Unidos estima también que los S-400 no son compatibles con los dispositivos de la OTAN, alianza de defensa a la cual pertenece Turquía.

Pero pese a las advertencias, la entrega de sistemas de defensa antiaérea rusos S-400 prosiguió este domingo con la llegada de tres nuevos aviones cerca de Ankara, según indicó la agencia AFP.

Lanzadores de misiles, parte del sistema S-400
Lanzadores de misiles, parte del sistema S-400

"La entrega (…) se desarrolla como estaba previsto", anunció en Twitter el ministerio de Defensa turco, junto a unas imágenes que mostraban lo que debía ser la llegada de estos aparatos a la base aérea de Murted, cerca de Ankara. Las entregas empezaron el viernes.

Varios miembros del Congreso estadounidense, tanto republicanos como demócratas, pidieron la anulación de las entregas de F-35 a Ankara, y reclamaron sanciones contra los responsables turcos implicados en el acuerdo con Rusia.

Pero, hasta la fecha, Ankara rechazó todas las advertencias de Estados Unidos. El viernes, el ministro de Relaciones Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, insistió de nuevo: "Lo decimos cada vez. Es un asunto cerrado. El proceso continúa".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: