La coalición de Scholz entra en la "fase caliente" de la negociación de los presupuestos

Guardar

Nuevo

Salvador Martínez Mas

Berlín, 17 jun (EFE).- La coalición que dirige el canciller Olaf Scholz, compuesta por socialdemócratas, ecologistas y liberales, tiene ante sí unas semanas que han sido descritas como decisivas para su existencia, debido a las negociaciones presupuestarias que, según alertan algunos, pueden llevar a una ruptura entre las partes de la alianza del Ejecutivo.

Según tituló este lunes el diario generalista Süddeutsche Zeitung, la coalición tiene ante sí "la fase caliente de las peleas por el presupuesto".

El tiempo apremia para Scholz y compañía pues el Ejecutivo se ha puesto como fecha límite para presentar un acuerdo presupuestario el próximo 3 de julio.

La voluntad de ahorro del partido liberal (FDP) liderado por el ministro de Hacienda, Christian Lindner, y el deseo de un mayor gasto social de socialdemócratas y ecologistas no ha dejado de tensar las discusiones de los responsables políticos de la coalición.

Los tres partidos del Gobierno aún acusan además los decepcionantes resultados de las elecciones europeas de hace dos domingos.

En esos comicios el SPD registró el peor resultado de su historia en una cita electoral nacional (13,9 %), Los Verdes cayeron al 11,9 % tras haber sido segunda fuerza (20,5 %) en las europeas de 2019 y los liberales perdieron un par de décimas (5,2 %).

Los cristianodemócratas se hicieron un 30 % y la ultraderechista Alternativa para Alemania se aupó a la segunda posición (15, 9%).

"A mí nunca me ha contactado tanta gente que se preocupa por el futuro de nuestro país", dijo la ministra de Asuntos Exteriores, la ecologista Annalena Baerbock, en una entrevista con el Süddeutsche Zeitung, en la que dijo que "el mayor favor" que se le puede hacer a los enemigos de la democracia liberal es que Alemania tenga que celebrar elecciones por culpa de una ruptura de la coalición.

Para Nils Diederich, politólogo de la Universidad Libre de Berlín, la aversión que comparten socialdemócratas, ecologistas y liberales a unas nuevas elecciones generales es el clavo ardiendo al que se agarra la coalición gubernamental.

"La coalición no está en un callejón sin salida, pero sí está en una situación donde es difícil que avance", dijo a EFE Diederich, quien dio cuenta de sus dudas sobre "si esta coalición pueda llegar al final de la legislatura" en otoño de 2025.

Él se cuenta entre los observadores que señaló que el Gobierno alemán aún no se ha adaptado a la realidad geopolítica que impone la invasión de Rusia contra Ucrania y el apoyo que Alemania presta al país de Volodímir Zelenski.

Alemania se ha convertido, después de Estados Unidos, en el país que más apoyo ha prestado a Ucrania desde que comenzará la invasión rusa en febrero de 2022, según datos del Instituto para la Economía Mundial (IfW) de Kiel.

"Ese compromiso está vinculado a una creciente subvención de los ucranianos y a una creciente necesidad del gasto militar", según Diederich.

"Pero la coalición aún no ha respondido a esta situación. Cualquier país en esta situación diría, por ejemplo: 'renunciamos a tal proyecto de gasto social para proteger a Ucrania'", expuso Diederich.

En esta línea, el canciller Scholz asume ahora cómo sus correligionarios socialdemócratas le piden que haga promesas de inversiones masivas en áreas como el gasto social, la educación y la sanidad, según recogió Sebastian Huld, cronista político de la televisión alemana NTV.

También los ecologistas son favorables al endeudamiento para asumir nuevas iniciativas, algo que rechaza Lindner, que se apoya en la necesidad de respetar el conocido como "freno de la deuda".

Ese dispositivo es el límite al endeudamiento recogido en la Constitución germana y cuya aplicación se restableció en 2024 tras años en los que estuvo suspendido por los efectos de la pandemia y la crisis energética derivada de la guerra en Ucrania.

"Hay una pelea entre quienes piensan que hay que ahorrar, Lindner, y quienes creen que el endeudamiento es posible, porque Alemania, a la hora de endeudarse pertenece a aquellos países que puede endeudarse bien. Pero el freno a la deuda pone a Lindner en una situación cómoda y en una más incómoda a socialdemócratas y ecologistas", concluyó Diederich. EFE

smm/cph/jam

Guardar

Nuevo