Físico gazatí denuncia en España que Israel ha destruido campus y matado miles de alumnos

Guardar

Nuevo

Madrid, 16 jun (EFE).- El físico nuclear Jaled Abushab, exdecano en una universidad de Gaza y doctor por la Universidad Complutense de Madrid (UCM), explica en España la situación en la Franja palestina: "Las universidades fueron destruidas y hay 100.000 estudiantes en las calles sin recibir educación", sin contar a los más de 4.000 alumnos y profesores muertos en todo el sistema educativo en los bombardeos.

"No hay sitio seguro en Gaza, no hay adónde huir", según este profesor que pudo venir a Madrid desde Egipto gracias a sus vínculos con la Complutense, donde obtuvo el grado de doctor en Física Nuclear en el año 2013.

Sus amigos de la Facultad de Física de la UCM le consiguieron una ayuda temporal como docente visitante y, desde hace quince días, le acoge en su casa una profesora de esa facultad.

"Mi universidad, Al-Azhar, es una de las siete universidades de Gaza y una de las más grandes, con 15.000 estudiantes. Todas fueron total o parcialmente destruidas. Teníamos dos campus, uno está totalmente arrasado y también el nuevo, que estaba en construcción", relató a EFE tras intervenir en una protesta por Palestina el viernes en la Universidad Politécnica de Madrid.

"Estoy intentando pedir protección humanitaria en España, pero no consigo cita para la solicitud de asilo, no hay agenda abierta en la web", explica el doctor Abushab junto a la profesora Ana Negredo, de la Facultad de Física, para quien "en situaciones como ésta, desde la Administración deberían activar procesos de urgencia" que permitan iniciar las solicitudes.

Abushab fue decano en cuatro ocasiones en su universidad en la última década, en concreto en 2014-2017 ocupó un decanato de la Facultad de Ciencias Médicas, como especialista "en física nuclear aplicada a la medicina", sobre todo vinculada a los diagnósticos por imagen, y también fue decano de Estudiantes y Admisión.

"Mi historia es igual a la de muchos gazatíes, he perdido a treinta familiares, entre ellos mi hermana y sus cuatro hijos, nuestras casas han sido arrasadas", añade este profesor oriundo de Jan Yunis.

Frente a una pancarta con la cifra de más de 4.000 profesores y estudiantes muertos en todo el sistema educativo desde el inicio de la ofensiva israelí en octubre, explica cómo tuvo que "cambiar de lugar hasta en cinco ocasiones con la familia, viviendo bajo tiendas que a veces solo son un plástico y en sitios sin luz, sin agua ni baño".

Aunque algunos docentes gazatíes intentaron seguir dando clases 'online', es casi imposible porque "apenas hay internet, ni siquiera electricidad", indica el profesor al que le gustaría establecerse en España con su familia: "Nuestra vida tiene que continuar" y los docentes y estudiantes que consiguen salir de allí buscan "continuar sus carreras".

No descarta volver a Gaza cuando se pueda empezar a reconstruir, pero en las universidades de la Franja "la reconstrucción no será desde cero, sino desde menos uno", indica en alusión a que todo está arrasado.

En la Franja "no hay espacio para la felicidad, solo se piensa en sobrevivir cada día, conseguir comida para cada día. Éste es nuestro trauma diario", explica tras vivir siete meses bajo la ofensiva israelí.

Los movimientos internacionales de apoyo a Palestina, como las acampadas universitarias surgidas en varios países y ciudades españolas, entre ellas Madrid, son "una muestra de solidaridad en Europa que apreciamos y nos llena de esperanza para alcanzar la paz", apostilló.EFE

jlc-srm/rod/amg

Guardar

Nuevo