Ramaphosa promete unidad con otros partidos tras ser reelegido presidente de Sudáfrica

Guardar

Nuevo

Johannesburgo, 14 jun (EFE).- El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, prometió a su país "trabajar juntos" con otros partidos y buscar el "bien común", después de ser elegido este viernes por el Parlamento sudafricano para un segundo mandato de cinco años pese a perder la mayoría absoluta en las últimas elecciones generales.

"Los resultados (electorales) han dejado claro que el pueblo de Sudáfrica espera que trabajemos juntos para satisfacer sus necesidades, encontrar puntos en común y superar nuestras diferencias por el bien común del país", dijo Ramaphosa ante la Asamblea Nacional (Cámara Baja), al término de una sesión que duró catorce horas, con pausas protocolarias y para comer.

"Este es un nuevo capítulo histórico en la vida de nuestro país", añadió el mandatario, después de que 283 de los 339 diputados que votaron este viernes lo hiciesen a su favor en la primera sesión del Parlamento tras los comicios generales del pasado 29 de mayo, celebrada en Ciudad del Cabo (suroeste), sede del Poder Legislativo.

Así, el Parlamento permitió a Ramaphosa mantener su cargo de presidente pese a que su partido, el histórico Congreso Nacional Africano (CNA), perdiese en las elecciones la mayoría absoluta por primera vez desde los comicios de 1994, cuando Nelson Mandela se convirtió en el primer presidente negro del país y se abolió el régimen segregacionista del "apartheid" (1948-1994).

Ramaphosa, de 71 años y el quinto presidente de Sudáfrica, se impuso en la votación de este viernes al otro nominado, el líder de los Luchadores por la Libertad Económica (EFF, de extrema izquierda y cuarto partido del país), Julius Malema, de 43 años.

"Esta es una era de esperanza. También es una era de inclusividad", subrayó el jefe de Estado electo.

La votación se produjo después de que John Steenhuisen, el líder del principal partido opositor, la Alianza Democrática (AD, centroderecha liberal), afirmase en un mensaje a la nación haber alcanzado un acuerdo con el partido de Ramaphosa para un “Gobierno de unidad nacional (GUN)”.

"Esperamos trabajar con usted, señor presidente, y con el resto del equipo que formará parte del Gobierno de unidad nacional, para poner a nuestro país en el primer lugar y servir a nuestro pueblo", aseguró Steenhuisen tras las votación.

Malema, por su parte, aceptó su derrota, pero criticó a Ramaphosa por haber pactado con lo que describió como "el monopolio blanco" que controla la economía de Sudáfrica.

En las elecciones del pasado mayo, el CNA cosechó el 40,20 % de los votos y 159 de los 400 escaños del Parlamento, mientras que la AD, heredera de la dirigencia política blanca que se oponía al “apartheid”, se llevó el 21,81 % de los votos y 87 asientos.

Tras desempeñar un importante papel en las negociaciones que permitieron desmantelar el “apartheid”, ser un líder sindicalista y prosperar en el sector privado, Ramaphosa llegó en 2018 a la Presidencia con la promesa de cambio para acabar con la corrupción que empañó el mandato de su antecesor, Jacob Zuma (2009-2018).

Sin embargo, su popularidad decreció por la persistencia de problemas como el desempleo (32,9 %), la criminalidad, la crisis energética con constantes apagones y la extrema desigualdad que todavía pesa sobre la población negra.

Además, debió enfrentarse en las últimas elecciones al nuevo partido de Zuma, el uMkhonto weSizwe (Partido MK).

El Partido MK irrumpió en sus primeros comicios generales con casi el 14,60 % de los votos (58 escaños) y trató sin éxito de impugnar ante la Justicia la celebración de la primera sesión parlamentaria este viernes, si bien sus parlamentarios boicotearon el acto. EFE

jhb-pm/pa/cpy

Guardar

Nuevo