Comienza la votación del referéndum de Noboa en Ecuador sobre seguridad, justicia y empleo

Compartir
Compartir articulo
infobae

Quito, 21 abr (EFE).- La votación del referéndum convocado en Ecuador por el presidente Daniel Noboa para este domingo se inició con once preguntas a responder por la ciudadanía para reforzar la lucha contra el crimen organizado, atraer inversiones mediante el reconocimiento de arbitrajes internacionales e incentivar la creación de empleo con contratos temporales y por horas.

Desde las 7:00 hora local (12:00 GMT) hasta las 17:00 hora local (22:00 GMT) estarán abiertos los 4.322 centros de votación establecidos para esta cita con las urnas, a las que están convocados más de 13,6 millones de ecuatorianos, de los que más de 400.000 votan en el extranjero.

Esta votación será un punto de inflexión para Noboa, que se juega en ella la alta popularidad conseguida en los primeros meses de su mandato al haber elevado la lucha contra las bandas criminales a la categoría de "conflicto armado interno".

Durante el acto inaugural de la jornada, Noboa remarcó que este el referéndum "marcará el rumbo del reto para afrontar al crimen organizado, la lucha contra la corrupción y la creación de empleo".

"Hoy es nuestro momento de hacer historia, de marcar un antes y después", dijo Noboa, para quien "esta consulta recoge varias banderas políticas".

El referéndum se celebra en uno de los momentos más delicados para Noboa en los cerca de cinco meses que lleva en el poder, con una crisis diplomática internacional por el asalto a la Embajada de México para detener al exvicepresidente Jorge Glas y con una crisis enérgetica interna con apagones de hasta ocho horas al día esta semana.

En caso de ganar el plebiscito, Noboa se verá reforzado con miras a las nuevas elecciones generales que se darán en menos de diez meses y donde el mandatario evalúa presentarse a la reelección, pero si pierde puede quedar debilitado para lo que resta de mandato, hasta mayo de 2025.

La violencia criminal también ha repuntado en la semana del referéndum con el asesinato de dos alcaldes en localidades rurales en cuyos territorios hay presencia de minería ilegal, actividad en la que también ha incursionado el crimen organizado, que tiene al narcotráfico como su principal negocio.

Entre las once preguntas hay cinco que implican cambios en la Constitución de 2008 aprobada durante el mandato presidencial de Rafael Correa (2007-2017), mientras que las seis restantes deben ser tramitadas a través de la Asamblea Nacional (Parlamento), en caso de recibir el respaldo de la población.

La mayoría plantean herramientas legales para reforzar la lucha contra el crimen organizado, al que se le atribuye la ola de violencia que ha llevado al país a estar entre los primeros de Latinoamérica en homicidios, con unos 45 por cada 100.000 habitantes en 2023.

Por ello, propone que las Fuerzas Armadas apoyen a la Policía en operaciones contra la criminalidad organizada de manera permanente, y que sean los militares los que se encarguen de controlar los accesos a las cárceles, epicentro de esta crisis al haber estado dominadas hasta hace pocos por las bandas criminales, con grandes arsenales de armas en poder de estas.

También busca permitir las extradiciones de ecuatorianos requeridos por la Justicia de otros países y elevar las penas de delitos relacionados con el crimen organizado, así como eliminar los beneficios penitenciarios para varias de estas figuras penales.

A ello se suma la propuestas de crear un delito de tenencia y porte de armas de uso exclusivo de la Policía y las Fuerzas Armadas y que el armamento incautado a la delincuencia pase inmediatamente a equipar a policías y militares, además de agilizar el trámite de expropiación de bienes origen ilícito.

Otras cuestiones se centran en establecer un sistema de juzgados constitucionales, aceptar los arbitrajes internacionales en cualquier jurisdicción y permitir los contratos laborales por horas.

En Ecuador el voto es obligatorio para las personas de entre 18 y 65 años, mientras que es optativo para los adolescentes de entre 16 y 18 años y también para los mayores de 65 años, así como para los policías, militares y presos sin sentencia firme.

Quito, 21 abr (EFE).- El presidente de Ecuador, Daniel Noboa, emitió este domingo, sin ofrecer declaraciones, su voto en el referéndum convocado por su Gobierno para aplicar reformas constitucionales y legislativas para reforzar la lucha contra el crimen organizado, atraer inversiones y crear empleo.

El mandatario ecuatoriano llegó a su recinto electoral, situado en la población de Olón, de la costera provincia de Santa Elena, bajo un fuerte dispositivo de seguridad integrado tanto por policías como militares, así como por su cuerpo de escoltas.

A Noboa lo acompañó la primera dama, Lavinia Valbonesi, a la que seguidamente él acompañará a votar en la ciudad de Guayaquil, situada a unas dos horas de carretera de Olón.

Si bien estaba previsto que diera unas breves declaraciones tras emitir su voto, el gobernante se retiró sin pronunciarse en ese lugar.

Más temprano participó en Quito en la inauguración de la votación en la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE), donde dijo que "el resultado de esta consulta definirá el rumbo y la política de Estado que tomaremos para poder afrontar el reto de luchar contra la violencia, el crimen organización, el crimen organizado y de generar empleo".

"Hoy es nuestro momento de hacer historia, hoy tenemos la oportunidad de marcar un antes y un después, hoy es el día en el que sepultaremos a un viejo país de violencia, angustia y pobreza y miraremos de frente a un nuevo Ecuador", afirmó Noboa.

El jefe de Estado señaló que este referéndum "recoge muchas banderas políticas, (porque) son varios actores los que tuvieron la oportunidad de incluir preguntas".

"Es una jornada para dejar atrás las banderas políticas y el odio, de poner a un lado las diferencias y rencillas y cubrirnos con una sola bandera, la de Ecuador", concluyó.

Está previsto que Noboa vuelva a pronunciarse en el presidencial Palacio de Carondelet, en Quito, a partir de las 16:00 hora local (21:00 GMT), una vez que finalice la jornada de votación e inicie el escrutinio de votos.

El referéndum convocado por Noboa está compuesto por once preguntas, de las que cinco involucran cambios en la Constitución de 2008, aprobada durante el mandato presidencial de Rafael Correa (2007-2017), y las restantes seis implican cambios legislativos a ser tratados a través de la Asamblea Nacional (Parlamento).

La mayoría de las preguntas están enfocadas en dar herramientas legales al Estado para reforzar la lucha contra las bandas del crimen organizado, por las que Noboa declaró la existencia en el país de un "conflicto armad interno" y pasó a denominarlas como grupos terroristas y actores beligerantes no estatales.

Así, en esa materia, el plebiscito propone que las Fuerzas Armadas apoyen permanentemente a la Policía en operaciones contra el crimen organizado, sin necesidad de expedir estados de excepción, y que los militares se encarguen de controlar los accesos a las cárceles, dominadas muchas de ellas por las bandas criminales hasta la militarización de las prisiones que hizo Noboa.

También busca permitir las extradiciones de ecuatorianos requeridos por la Justicia de otros países y elevar las penas de delitos relacionados con el crimen organizado, así como eliminar los beneficios penitenciarios para varias de estas figuras penales.

A ello se suma la propuestas de crear un delito de tenencia y porte de armas de uso exclusivo de la Policía y las Fuerzas Armadas y que el armamento incautado a la delincuencia pase inmediatamente a equipar a policías y militares, además de agilizar el trámite de expropiación de bienes origen ilícito.

Otras cuestiones se centran en establecer un sistema de juzgados constitucionales, aceptar los arbitrajes internacionales en cualquier jurisdicción y permitir los contratos laborales por horas.