La extrema derecha francesa pedirá disolver las cámaras si gana las elecciones europeas

Compartir
Compartir articulo

París, 17 abr (EFE).- El cabeza de lista para las elecciones europeas de junio próximo de la principal formación de extrema derecha de Francia, Jordan Bardella, aseguró este miércoles que pedirá al presidente francés, Emmanuel Macron, la disolución de las cámaras en caso de que, como apuntan las encuestas, gane esos comicios.

"Las europeas son también unas elecciones internas, son las únicas de carácter nacional a medio mandato, las únicas que permitirán a las franceses mostrar su cólera contra Macron y preparar la alternancia", afirmó Bardella en la televisión BFMTV.

Además, el actual eurodiputado, al que sus opositores acusan de haber tenido una escasa labor parlamentaria en Bruselas, aseguró que "muchos de los problemas de los franceses están provocados por la Unión Europea".

El candidato del partido de Marine Le Pen lidera las encuestas con casi un tercio de intención de voto, el doble que el partido de Macron (16 %), mientras que el socialista Raphael Glucksmann está en tendencia ascendente (13 %) y aparece como la principal fuerza de izquierdas por delante de La Francia Insumisa y los ecologistas (7 %).

Bardella, considerado como la mano derecha de Le Pen, que le otorgó la presidencia de su partido, consideró que una derrota de Macron en las Europeas le provocarían "un problema de credibilidad" ante el que "no tendrá más solución que volver a las urnas".

El candidato ultraderechista consideró poco creíble que el Gobierno esté ahora endureciendo su política de inmigración a pocas semanas de las europeas, pero consideró que las medidas adoptadas son "insuficientes".

El joven político, de 28 años, afirmó que en Francia "se están batiendo récords de inseguridad" y lo vinculó a la inmigración.

"Miren lo que pasa en Hungría, donde Viktor Orban está luchando contra la inmigración. En Budapest, donde no hay inmigración, paseas por el centro y no hay actos de criminalidad", dijo Bardella, que señaló que "hay que dejar de negar el vínculo entre inmigración y delincuencia".

El candidato insistió en algunas líneas del programa de su partido, como convocar un referéndum sobre la inmigración "para instalar un escudo con el que protegerse de la inmigración masiva".

Además, "frente a unos franceses que están librados a predadores", prometió un endurecimiento de las penas contra los infractores, quitar las ayudas sociales a las familias de los menores delincuentes y expulsar de las viviendas sociales a las de los reincidentes.

Indicó que tanto las ayudas familiares como las viviendas sociales "estarán reservadas a los franceses" en su proyecto de "preferencia nacional" y aseguró que las agresiones físicas tendrán "una pena inmediata de prisión que no podrá ser reducida".

"Actualmente las penas no son suficientemente disuasivas", aseguró Bardella, que consideró que "muchas víctimas consideran que la justicia está del lado del agresor". EFE

lmpg/ig