Cheo Feliciano aún es dueño y señor de la salsa y el bolero tras 10 años de su muerte

Compartir
Compartir articulo
infobae

San Juan, 17 abr (EFE).- El legendario cantante puertorriqueño Cheo Feliciano es recordado este miércoles, en el décimo aniversario de su muerte, por su dominio de interpretación en la salsa y el bolero, según destacaron a EFE músicos consagrados y otros que aún cantan sus éxitos en las plazas de Puerto Rico.

Los salseros Tito Nieves y Gilberto Santa Rosa, así como Louis García, exdirector de la orquesta de Feliciano, y José Nogueras, autor de 'Amada Mía', el bolero más conocido del fenecido intérprete, resaltaron el poder de voz y el don de humildad del evocado.

"Yo creo que él no conocía de su grandeza. Fue una persona tan humilde", dijo Nieves sobre Feliciano, con quien trabajó en el último disco en el que participó antes de morir el 17 de abril de 2014 en San Juan, 'Salsa Giants', del productor y pianista puertorriqueño Sergio George.

Feliciano, uno de los integrantes de la famosa orquesta Las Estrellas de Fania, murió a sus 78 años cuando chocó su lujoso auto Jaguar contra un poste de cemento en el sector sanjuanero de Cupey, después de jugar casino en un hotel de la capital, a varios kilómetros de su residencia.

Su fallecimiento consternó a toda la industria musical, específicamente a los integrantes del género tropical de la salsa, pues este representó para ellos un referente del ritmo, y un ejemplo de superación, ya que dejó atrás una adicción a las drogas que lo mantuvo fuera de la música por varios años.

"Cheo nunca se dio cuenta de quién fue de verdad", agregó, por su parte, Santa Rosa sobre la figura sencilla que representó Feliciano en la música entre sus seguidores.

Santa Rosa describió a Feliciano como "el cantante de salsa que todos queremos ser", por su dominio en la interpretación en los géneros de la salsa, la rumba y el bolero, ubicándose en una categoría única entre los demás cantantes.

Temas como 'Amada Mía', 'Anacaona', 'Mi Triste Problema', 'Sobre una tumba humilde', 'Juan Albañil' o 'El Ratón' son algunos de los más conocidos que grabó Feliciano.

El bolero 'Amada Mía' es posiblemente uno de los temas más emblemáticos en la historia de la música latina, a cuyo compositor, el puertorriqueño José Nogueras, le dio un mayor reconocimiento en su carrera, por la oportunidad y confianza que le brindó Feliciano para grabar dicho éxito.

Para Nogueras, las claves fueron la composición, que solo le tomó treinta minutos escribir en un papel -que todavía conserva y cuelga en el estudio de grabación en su hogar en San Juan-, junto con la voz de Feliciano y el arreglo del cubano Amado Vizoso.

"Cheo tiene un lugar en la historia como una de las primerísimas voces, pues era una voz muy peculiar. Fue un privilegio", agregó Nogueras, autor de algunas salsas como 'No me digas que es muy tarde ya', 'Casa pobre, casa grande' o 'Crecerá'.

García, exdirector de la orquesta de Feliciano por unos 20 años, destacó que la calidad de voz del fenecido cantante se distinguió sobre los demás salseros porque era barítono, mientras que normalmente sus colegas cuentan con una voz más alta y finita.

"Como él, no hay nadie que interprete sus temas como hizo todos estos años. Era una persona que tenía esa capacidad de cantar boleros, temas lentos, de cantar la salsa, con esa capacidad rítmica...", resaltó García.

Feliciano grabó más de una veintena de discos, entre ellos 'Cheo, 'Mi tierra y yo' y 'Estampas', y en 2008 recibió el Premio Grammy Latino a la Excelencia Musical por su contribución creativa de excepcional importancia artística.

Para recordar algunas de las canciones más conocidas de la salsa, un grupo de músicos aficionados interpreta las mismas en la plaza pública de Ponce, ciudad de crianza del fenecido artista, al sur de Puerto Rico.

En ese espacio, sábado tras sábado, uno de los integrantes del grupo luce en ocasiones una camiseta con los rostros de algunos de los salseros puertorriqueños más conocidos del mundo, mientras canta temas como 'El Ratón', escrita por Feliciano.

Jorge J. Muñiz Ortiz