El Parlamento británico aprueba la prohibición progresiva de comprar tabaco

Guardar

Nuevo

infobae

Londres, 16 abr. (EFE).- La Cámara de los Comunes (Baja) del Reino Unido aprobó este martes en primera lectura la ley que prohibirá que cualquier persona nacida a partir de 2009 pueda comprar en toda su vida tabaco legalmente.

El primer ministro británico, Rishi Sunak, considera este proyecto uno de los más importantes de su mandato, que fue aprobado hoy con holgura gracias al apoyo de la mayoría de los partidos del arco parlamentario.

Un total de 383 diputados votaron a favor de la ley, frente a únicamente 67 que lo hicieron en contra, la gran mayoría de ellos miembros del propio Partido Conservador de Sunak.

Entre los 'tories' rebeldes (que habían recibido libertad de voto por el propio Sunak) se encontraban figuras muy destacadas como los ex primeros ministros Boris Johnson y Liz Truss, o la ministra de Empresas, Kemi Badenoch.

La ministra de Sanidad, Victoria Atkins, argumentó en el debate previo que "no hay libertad en la adicción" y que quienes defienden la libre elección deberían apoyar el veto, pues los fumadores son víctimas de su adicción y reconocen casi siempre que no habrían comenzado a fumar si pudieran volver atrás.

Quienes se opusieron a la medida, como Truss, adujeron que ésta "restringe la libertad" de los individuos para decidir sobre sí mismos.

El ala dura de los 'tories', que además encarna la oposición interna a Sunak, votó en bloque contra la legislación, que el propio Johnson calificó de "locura".

Mientras, los laboristas respaldaron abrumadoramente el texto, que su portavoz de Sanidad, Wes Streeting, defendió en el debate previo, así como los nacionalistas escoceses y los liberal-demócratas.

La ley fue adelantada por Sunak en el congreso conservador del pasado octubre y tiene el objetivo de que cualquier persona nacida a partir del 1 de enero de 2009 no pueda comprar tabaco en toda su vida.

El proyecto también pretende restringir la venta de vapeadores y productos relacionados para adolescentes y jóvenes, aunque no prevé su prohibición total.