Alex Garland, director de 'Civil War':"Israel es un producto muy claro de polarización extrema y pensamiento extremista"

Guardar

Nuevo

infobae

El director de cine Alex Garland (Reino Unido, 1970) presenta 'Civil War', una cinta en la que la polarización política acaba en una ficticia segunda guerra civil en Estados Unidos, y en ese sentido asegura que, al mirar a Israel, ve "un producto muy claro" de polarización "extrema" y pensamiento "extremista". "Cuando miro a Israel, veo un producto muy claro de polarización extrema y pensamiento extremista que ha llegado a un nivel terrible. Y, si miro a América, las elecciones que están por venir son literalmente iguales a las que sucedieron hace cuatro años", ha asegurado el director en una entrevista con Europa Press. El director no cree que esa ola de polarización vaya a cesar, aunque tiene esperanzas de que en Reino Unido, el actual gobierno sea sustituido por uno "más moderado e izquierdo". "Creo que un gobierno muy extremista está a punto de ser sustituido, y espero que un gobierno más moderado e izquierdo interrumpa el ciclo de extremismo y corrupción que existe en mi país. Eso es lo que espero suceda. En otros países, absolutamente no creo que ocurra (...) Las palabras que se usan en la actualidad son incluso más incendiarias que las que se usaban hace cuatro años. Y se ha demostrado, si es que debía ser demostrado, que el lenguaje violento lleva a la acción violenta", ha lamentado. Garland muestra en 'Civil War', que se estrena este viernes 19 de abril en España, una guerra que divide a Estados Unidos a través de la mirada de un grupo de periodistas que cruzan el país para llegar hasta el presidente, quien ha incumplido la regla de los dos mandatos, y hacerle una entrevista antes de que alguno de los dos bandos gane la contienda. Precisamente, los periodistas, a los que dan vida Kirsten Dunst ('Spider-Man'), Wagner Moura ('Narcos'), Stephen McKinley Henderson ('Dune') y Cailee Spaeny ('Priscilla'), muestran el intento de ser "imparciales" o "neutrales" en una guerra que busca que se posicionen. "Hay una diferencia entre la acción del periodismo y el efecto que tiene en el periodista como individuo. Conozco a muchos periodistas, crecí con periodistas, con corresponsales de guerra y aunque pueden intentar estar calmados y ser desapasionados mientras informan sobre lo que ven, como individuos pagan un precio muy alto, pueden estar realmente torturados", ha reflexionado Garland. "EL PERIODISMO DEBE ACTUAR COMO CONTROL Y EQUILIBRIO" Por eso, el cineasta cree que el periodismo debe actuar como "control y equilibrio" en los gobiernos corruptos "como el de Richard Nixon", en Estados Unidos, o "el de Boris Johnson", en Reino Unido, mientras que ha criticado la posición de Israel al no permitir a los periodistas acceder libremente a la Franja de Gaza para cubrir la guerra en Palestina, algo que cree que es "de extremistas". "Los gobiernos tienen sus propios métodos de separación de poderes, pero a veces eso falla. Y cuando digo a veces, quiero decir a menudo. Cuando eso falla, el periodismo debe estar ahí para contener a esos gobiernos, no solo en casos de guerra. Cuando Woodward, Bernstein y el Washington Post desafiaron a Nixon, no había una guerra civil, solo un presidente corrupto al que los periodistas pidieron explicaciones. Hoy en día, veo a Boris Johnson, que es tan corrupto como Nixon, a su manera, siendo insensible con los ataques a periodistas. Y él fue muy efectivo socavando al periodismo", ha explicado Garland. Durante toda la cinta, el director de la galardonada 'Ex Machina', no presenta a los dos bandos responsables de la guerra civil como "buenos o malos" y esto se debe, según ha asegurado, a que no está de acuerdo con "simplificar" la cuestión así, porque eso lleva al "extremismo" y "fascismo". "La cuestión de simplificar a las personas en 'buenos o malos' es la razón subyacente de por qué tantos países están divididos y polarizados. Nos denominamos unos a otros buenos o malos, como si lo contrario fuese éticamente incorrecto, y no estoy de acuerdo con eso. Sí creo que hay voces extremistas a las que se les puede llamar malas. Personalmente, soy de izquierdas, pero si llamase a la derecha 'mala', estaría incluyendo en esa etiqueta a mucha gente que puede votar conservador por muchas razones: familiares, circunstancias personales, preferencias económicas o del sistema de impuestos... No son malos, necesariamente, porque voten diferente", ha añadido. "LA PELÍCULA ES ANTIGUERRA" Pese a que 'Civil War' es una 'road movie' que retrata una guerra de "violencia brutal", Garland considera que es una cinta "antiguerra", al mostrar "civiles ejecutados" y no dar una visión "sexy" o "emocionante" de la persecución de periodistas. De hecho, los planos estéticos, el director los justifica asegurando que "los lugares con trauma" también pueden ser hermosos. "Hace unos años, caminé hacia un edificio donde algunas personas habían sido ejecutadas, y el edificio estaba cubierto de agujeros. Era en la mitad del día y la luz del sol pasaba por los agujeros del edificio. Se veían como estrellas, y era muy bonito. Si la gente piensa que estas dos cosas, la guerra y la belleza, no están conectadas porque la guerra es mala y la belleza pertenece a otro espacio, están mal", ha concluido.