Reducir un 20% la emisión de CO2 con sólo una caída del 2% de PIB

Compartir
Compartir articulo
infobae

Según el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), es necesario un "cambio rápido y de gran alcance" para prevenir un cambio climático catastrófico. "Sin embargo, la transformación de la economía hacia la neutralidad climática siempre implica una cierta tensión económica: algunas industrias y empleos desaparecen, mientras que otros se crean", explica Johannes Stangl del Complexity Science Hub (CSH) en Austria. Cuando se trata de medidas de política climática, ¿cómo se pueden minimizar los daños económicos? En busca de respuestas, un equipo de CSH ha desarrollado un nuevo método para ayudar a resolver este problema. "Para comprender cómo afectarán las medidas de política climática a la economía de un país, no basta con tener datos sobre las emisiones de dióxido de carbono. También debemos comprender el papel que desempeñan las empresas en la economía", afirma Stangl, uno de los coautores del estudio publicado recientemente en 'Nature Sustainability'. Los investigadores utilizaron un conjunto de datos de Hungría que incluye casi 250.000 empresas y más de un millón de relaciones con proveedores, lo que prácticamente representa toda la economía húngara. Examinaron cómo sería toda la economía de un país si ciertas empresas se vieran obligadas a dejar de producir en varios escenarios, todos destinados a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 20%. "En el primer escenario analizamos lo que sucedería si sólo se tuvieran en cuenta las emisiones de CO2", explica Stefan Thurner del CSH. Para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 20%, los siete mayores emisores del país tendrían que cesar sus operaciones. "Mientras tanto, se perdería alrededor del 29% de los puestos de trabajo y el 32% de la producción económica del país. La idea es completamente irreal; ningún político intentaría algo así", afirma Thurner. Además, si se consideran las emisiones de gases de efecto invernadero y el tamaño de las empresas, se producen graves consecuencias económicas. "Dos factores son decisivos: las emisiones de CO2 de una empresa, así como los riesgos sistémicos que conlleva, es decir, el papel que desempeña la empresa en la red de suministro", explica Stangl. Investigadores del CSH desarrollaron el Índice de Riesgo Sistémico Económico (ESRI) en un estudio anterior. Estima la pérdida económica que se produciría si una empresa dejara de producir. Teniendo en cuenta estos dos factores (las emisiones de gases de efecto invernadero de una empresa y su índice de riesgo para la economía del país), los investigadores calcularon una nueva clasificación de empresas con grandes emisiones en relación con su impacto económico. Según el nuevo ranking, una reducción del 20% en las emisiones de CO2 requeriría que las 23 principales empresas de la lista cesaran sus operaciones. Sin embargo, esto sólo resultaría en una pérdida del 2% de los empleos y del 2% de la producción económica. "En realidad, las empresas naturalmente intentarían encontrar nuevos proveedores y clientes. Queremos tener en cuenta este aspecto en una versión más desarrollada de nuestro modelo para obtener una imagen aún más completa de la transformación verde. Sin embargo, nuestro estudio deja claro muestra que debemos tener en cuenta la red de suministro a nivel empresarial si queremos evaluar lo que se consigue con una determinada política climática", afirman los autores del estudio. Según ellos, sólo así se puede evaluar qué empresas se verán afectadas por una determinada medida y cómo afectará a sus socios comerciales. En Austria ha faltado en gran medida la disponibilidad de datos a nivel de empresa. La evaluación de riesgos normalmente se realiza a nivel sectorial, por ejemplo, qué tan gravemente afecta una medida a toda la industria automotriz o turística. "Esto nos pone en desventaja en comparación con otros países como Hungría, España o Bélgica, donde se dispone de datos detallados a nivel de empresa. En estos países, el IVA no se registra de forma acumulativa, sino de forma estandarizada para todos los negocios entre empresas. transacciones, lo que significa que se dispone de amplia información sobre la red de suministro del país", concluye Thurner.