Sánchez viaja a Polonia antes de iniciar gira europea para impulsar un estado palestino

Compartir
Compartir articulo

Madrid, 11 abr (EFE).- El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, viaja este jueves a Polonia para participar en una cena donde se abordarán la nueva agenda estratégica de la UE y después inicia una gira europea para abanderar un proceso que impulse el reconocimiento de Palestina como Estado.

Sánchez comienza esta gira después de sus viajes en los últimos meses a Oriente Próximo (Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Israel, Irak, Palestina, Jordania, Arabia Saudí y Catar).

El jefe del Ejecutivo se desplazará este mismo jueves a Polonia para participar en Varsovia en una cena convocada por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que se ha organizado en el marco de las conversaciones entre los socios comunitarios para diseñar la nueva agenda estratégica de la UE que debe debatirse en la cumbre de líderes del próximo mes de junio en Bruselas.

A la cena, además de Michel, Sánchez y el primer ministro polaco como país anfitrión, Donald Tusk, asistirán sus homólogos de Grecia, Kyryakos Mitsotakis; Estonia, Kaja Kallas; Finlandia, Petteri Orpo; e Irlanda, Simon Harris.

Esta parada en la capital polaca es al margen de la gira sobre Oriente Próximo, pero el conflicto de la región será previsiblemente un asunto que se abordará también en esa cena.

Desde Varsovia, Sánchez viajará el viernes a Noruega, país que no forma parte de la UE pero que tiene un papel histórico de mediación en el conflicto, para reunirse con el primer ministro noruego, Jonas Gahr Store, y ese mismo día se desplazará a Dublín para mantener un encuentro con su homólogo irlandés.

La gira continuará la próxima semana en Eslovenia y en Bélgica, en cuya capital habrá una reunión del Consejo Europeo el miércoles y jueves, y este será un asunto que saldrá a colación en el encuentro que mantendrá el lunes en Madrid con el nuevo primer ministro de Portugal, Luís Montenegro.

Los países incluidos en la gira son proclives a las tesis del Gobierno español, y no se ha barajado la posibilidad de que Sánchez se desplace a otros con las posiciones muy alejadas porque fuentes del Ejecutivo español subrayan que sólo supondría hacer perder el tiempo.

Noruega tiene un papel destacado de mediación en el conflicto de Oriente Próximo desde que, tras negociaciones secretas en Oslo, el 13 de septiembre de 1993, el entonces primer ministro laborista de Israel, Isaac Rabin, y el líder de la OLP, Yaser Arafat, pusieron los primeros cimientos de la paz con la firma en Washington bajo mediación de Bill Clinton de la llamada Declaración de Principios de autonomía para Gaza y Jericó.

Por su parte, Irlanda fue uno de los cuatro países que junto a España, Eslovenia y Malta firmaron el pasado 22 de marzo una declaración en la que mostraron su predisposición a reconocer el Estado de Palestina en el momento que consideren más adecuado.

El texto fue firmado por el primer ministro irlandés en ese momento, Leo Varadkar, que esta semana ha sido sustituido por Simon Harris y se espera que ese compromiso para el reconocimiento de Palestina no se vea alterado.

Sánchez mantiene su determinación de que España reconozca a Palestina como Estado antes de julio, y este miércoles, en el debate del pleno del Congreso sobre diversos asuntos de política internacional, afirmó que está preparada para ello.

Las fuentes del Gobierno hacen hincapié en que España tiene peso propio y autonomía para impulsar ese reconocimiento, algo que consideran que es una cuestión de justicia histórica y de respeto a la legalidad internacional y no responde a ningún cálculo electoralista ni se hace en clave de política interna. EFE

BB/jdm/ma/cg