Alerta de tsunami para Okinawa, al sur de Japón, tras un terremoto de magnitud 7,5

Compartir
Compartir articulo

Tokio, 3 abr (EFE).- Un fuerte terremoto de magnitud 7,5 sacudió este miércoles la costa cercana a Taiwán obligando a emitir la alerta de Tsunami para el archipiélago de Okinawa (al suroeste de Japón) por olas de hasta 3 metros.

El seísmo se produjo a las 8.58 de este miércoles (23.58 GMT del martes) con epicentro frente a la costa de Taiwán y muy poca profundidad, según la Agencia Meteorológica Japonesa (JMA), que pidió a la población local evacuar la zona.

En la isla de Yonaguni, en Okinawa, el terremoto alcanzó el grado 4 de 7 en la escala japonesa, que se centra en el poder destructivo del temblor, mientras que en Ishigaki y Taketomi fue del 3 y en Miyako y Taramason del 2.

La alerta de tsunami fue emitida para las costas de Miyakojima y Yaeyama, además de la región de la isla principal de Okinawa, con una estimación de que las olas podrían llegar a los 3 metros de altura.

Un primer tsunami de 30 cm llegó a las 9.18 (00.18 GMT) a Yonaguni, con una población de 1.719 habitantes, según detalló la cadena estatal NHK, que insistió que los tsunami se pueden repetir varias veces haciendo que suba el nivel del mar, aunque todavía se desconoce si se ha producido algún daño humano o material en la zona.

A la isla principal de Okinawa, el tsunami podría llegar a las 10:10 (01:10) con olas que alcanzarían hasta los 3 metros.

En las islas de este archipiélago, se hicieron sonar también las sirenas pidiendo a la población la evacuación y muchos ciudadanos se desplazaron en coche a las zonas más elevadas de la misma.

La JMA ofrecerá una rueda de prensa a las 10.30 hora local (01.30 GMT) para explicar cuál es la situación actual en el archipiélago.

Japón se asienta sobre el llamado Anillo de Fuego, una de las zonas sísmicas más activas del mundo, y sufre terremotos con relativa frecuencia, por lo que sus infraestructuras están especialmente diseñadas para aguantar los temblores y tsunami consecuencia de los mismos. EFE

emg-yk/laa