Muere el expresidente de Tanzania Ali Hassan Mwinyi a los 98 años

Compartir
Compartir articulo

Dar es Salam, 1 mar (EFE).- El segundo presidente de Tanzania, Ali Hassan Mwinyi, que dirigió el país entre 1985 y 1995, ha fallecido a la edad de 98 años, informó la actual jefa del Estado, Samia Suluhu Hassan.

"Queridos ciudadanos, con gran tristeza anuncio el fallecimiento del Presidente retirado de la República Unida de Tanzania, Señor Ali Hassan Mwinyi", afirmó Hassan en un mensaje dirigido a la nación a última hora de este jueves.

El exmandatario murió este jueves en el Hospital Memorial Emilio Mzena de Dar es Salaam, capital económica de Tanzania, "cuando estaba siendo tratado por un cáncer de pulmón", precisó la presidenta, quien ofreció su "más sentido pésame a la familia, los parientes, los amigos y a todos los tanzanos por esta gran tragedia".

"Nuestro país tendrá un período de siete días de luto en el que las banderas ondearán a media asta" a partir del 1 de marzo, señaló Hassan, al agregar que el difunto "será enterrado el 2 de marzo de 2024 en Unguja, en la isla de Zanzíbar".

Antes de su fallecimiento, Mwinyi había estado recibiendo tratamiento médico en Londres desde noviembre del año pasado, antes de regresar a Tanzania.

Su enfermedad se hizo pública por primera vez cuando fue hospitalizado el pasado 2 de febrero por una dolencia en el pecho, y su familia solicitó privacidad durante su tratamiento.

Desde la vecina Kenia, el presidente del país, William Ruto, envió sus "condolencias" a Hassan y al pueblo tanzano.

"Nos sumamos al duelo por la pérdida de un gran líder cuyo rico legado nunca se desvanecerá", declaró Ruto en su cuenta de la red social X.

Mwinyi sucedió al primer presidente de Tanzania después de la independencia, Julius Nyerere, quien dejó el cargo en 1985 después de veintiún años en el poder.

El ya fallecido presidente abrió la puerta a la democracia multipartidista en 1992 y permitió que los partidos de oposición participaran en las elecciones tres años después, tras ceder a la presión nacional e internacional.

Mwinyi, que heredó un país sumido en una crisis económica tras años de experimentos socialistas fallidos, eliminó las restricciones a la empresa privada y levantó los obstáculos a las importaciones. EFE

rm/pa/ah