Cadena perpetua para el líder del crimen organizado en Países Bajos por asesinatos

Compartir
Compartir articulo

La Haya, 27 feb (EFE).- Un tribunal neerlandés sentenció este martes a Ridouan Taghi, líder del crimen organizado en Países Bajos, y a otros dos de sus socios a cadena perpetua en un juicio en el que se procesó a 17 personas por seis asesinatos cometidos entre 2015 y 2017 y por varios intentos de homicidio.

El tribunal de Ámsterdam consideró a Taghi (46 años), y a su colaboradores más cercanos, Said R (51 años) y Mario R. (44 años), como los máximos responsables en una organización criminal culpable de seis asesinatos, cinco intentos de asesinato y preparación de varias liquidaciones, los crímenes concretos juzgados en este caso penal conocido como “Marengo”.

“El juicio a todos los sospechosos fue justo”, subrayó el juez, en una audiencia rodeada de fuertes medidas de seguridad, como ha ocurrido durante todo el juicio, lo que incluyó policías fuertemente armados frente al edificio y drones de vigilancia, para evitar posibles fugas.

La identidad de los implicados en el juicio, incluidos jueces, se ha mantenido también protegida por motivos de seguridad.

Taghi, líder de la mafia neerlandesa, fue arrestado en Dubái a finales de 2019 y tras años huido de la justicia, mientras que su mano derecha, Said Razzouki, fue arrestado unos meses después en Medellín y extraditado por las autoridades colombianas a Países Bajos para que sea juzgado en el caso Marengo.

Otro de los acusados, Achraf B, recibió 29 años y dos meses de prisión. Marruecos también solicitó su extradición por su presunta participación en un atentado en un café en Marrakech en 2017, en el que murió el hijo de un conocido juez marroquí. Otro de los acusados de alto perfil, Mohamed R, fue condenado a 27 años de prisión.

Los otros 12 implicados en el caso recibieron penas que varían de 21 meses a más de 23 años.

Fueron casi seis años de proceso judicial, con 142 días de juicio, decenas de miles de páginas de expedientes, más de 800 páginas de acusación y al menos 3.000 páginas de alegatos de los abogados defensores.

En marzo de 2018, al comienzo del juicio, la fiscalía anunció que había llegado a un acuerdo con Nabil B., el testigo protegido principal contra Taghi y sus socios, a cambio de una reducción de pena. Hoy fue sentenciado a 10 años, la mitad de lo previsto y la máxima reducción permitida por la ley.

Además, desde 2018, ocurrieron tres crímenes que se sospecha que están vinculados con el caso “Marengo”, aunque se juzgan en procesos separados, como el asesinato del periodista de investigación Peter R. de Vries en 2021, que era asesor de confianza del principal testigo, y el tiroteo que se cobró la vida de letrado Derk Wiersum en 2019, abogado de Nabil B.

También fue asesinado el propio hermano del testigo, en un intento de impedir que declare en este juicio.

La guerra contra el crimen organizado en Países Bajos se ha cobrado la vida de decenas de personas en la última década, mantuvo encerrada a la princesa heredera Amalia por amenazas de secuestro o asesinato, y obligó a reforzar la seguridad del primer ministro Mark Rutte. EFE

ir/cat/ig