La Fiscalía pide una orden de silencio contra Trump en su juicio por los pagos a 'Stormy Daniels'

Compartir
Compartir articulo
infobae

Los fiscales de Manhattan del caso abierto contra Donald Trump por los pagos a cambio del silencio de la actriz de cine para adultos Stephanie Clifford, más conocida como 'Stormy Daniels', han solicitado que se ordene al acusado no realizar declaraciones sobre el proceso para impedir que el expresidente critique en público a posibles testigos. "El acusado tiene un largo historial de declaraciones públicas incendiarias sobre participantes en distintos procesos judiciales en su contra, incluidos jurados, testigos, abogados y personal del tribunal", ha resaltado la oficina del fiscal del distrito de Manhattan en un comunicado recogido por la cadena CNN. La propia Fiscalía de Manhattan ha recibido "cientos de amenazas". "Esas palabras y la inevitable reacción que provocan en los seguidores del acusado y sus aliados suponen una amenaza significativa e inminente para la administración ordenada de este proceso penal y una probabilidad sustancial de provocar perjuicios materiales", ha añadido. El objetivo, explican, no es impedir a Trump que hable sobre el fiscal del distrito, Alvin Bragg, sino que el juez Juan Merchan vete los comentarios de Trump sobre posibles testigos, juristas implicados, personal del tribunal, familiares de los juristas y del personal y sobre potenciales jurados. La Fiscalía recuerda que un tribunal de apelaciones federal ha confirmado recientemente las restricciones impuestas a Trump "que son esencialmente idénticas" a las solicitadas en Manhattan. El inicio del juicio será el 25 de marzo con la elección de los miembros del jurado, que deberá determinar si el magnate cometió algún delito por una serie de pagos a Clifford poco antes de las elecciones de 2016. Está acusado de 34 de cargos por pagos que rondaron los 130.000 euros, para que la exactriz guardase silencio sobre una supuesta relación extramatrimonial que ambos habrían mantenido en el pasado y que Trump siempre ha negado. El expresidente se ha declarado inocente de todos los cargos. Los pagos en sí no suponen una ilegalidad, pero sí la forma en que los habría efectuado Trump, con la mediación de su entonces abogado Michael Cohen, ya que ocultó los desembolsos a través de las cuentas del conglomerado empresarial en un momento clave, previo a las elecciones en que se impuso a la demócrata Hillary Clinton.