El drama o la "muerte civil" de un profesor indígena nicaragüense refugiado en Costa Rica

Compartir
Compartir articulo

San José, 25 feb (EFE).- El profesor indígena nicaragüense Gabriel Leónidas Putoy Cano, un excarcelado político refugiado en Costa Rica, perdió un empleo formal en el exilio debido a que el sistema financiero en este país le cerró las puertas y su patrono tuvo que revocar su contrato.

La razón, la jueza nicaragüense María Auxilio Chavarría giró una orden de captura contra el profesor indígena, de 47 años, tras ser acusado por el delito de obstrucción de funciones en perjuicio del Estado de Nicaragua.

El profesor, un opositor activo en el exilio contra el Gobierno que preside Daniel Ortega en Nicaragua y que ahora teme ser extraditado pese a que las leyes costarricenses lo impiden por su condición de refugiado, desconocía que tenía órdenes de captura en su país natal.

Lo supo después de visitar tres sucursales de Scotiabank Costa Rica para abrir una cuenta donde le depositaran su paga mensual por trabajar en el área administrativa de una agencia de limpieza.

Un ejecutivo del banco le explicó que al ingresar su nombre, el sistema generaba una alerta por una orden de captura en Nicaragua que no le permitía continuar, y, por tanto, no le podían abrir una cuenta bancaria.

Putoy le pidió entonces a su patrón que le depositara su salario en una cuenta de ahorro que tenía en el Banco Nacional de Costa Rica, pero tampoco recibió la transferencia.

Cuando el profesor, originario del barrio indígena de Monimbó, en la ciudad de Masaya (Pacífico), fue al Banco Nacional a consultar qué había pasado, le notificaron que iban a cerrarle la cuenta y que lo llamarían cuando tuvieran actualizado sus datos.

"A mí me dicen que me van a generar un débito de una sola transacción para que saque el dinero (ahorrado) en un cajero y luego avisarán cuando actualicen mis datos”, relató Putoy a los medios nicaragüenses exiliados en Costa Rica.

Putoy dijo que posteriormente le confirmaron que le cerraron la cuenta de ahorro porque había una alerta de búsqueda y captura en su contra desde Nicaragua.

El profesor, que fue encarcelado en julio de 2018 tras participar en protestas contra el Gobierno de Ortega y ser acusado de matar a una policía y un civil, fue excarcelado el 10 de junio de 2019 por una polémica Ley de Amnistía.

Se exilió en Costa Rica el 15 de diciembre de 2019 tras recibir amenazas de muerte de simpatizantes sandinistas, y el 21 de abril de 2023 las autoridades costarricenses le aprobaron el refugio, lo que le permitió buscar un empleo formal.

"El gran problema acá (en Costa Rica) es que esa alarma que se dispara cada vez que está mi nombre en un sistema, me está perjudicando personalmente, porque uno necesita vivir, cumplir con responsabilidades, trabajar para comer y pagar mis obligaciones”, lamentó el profesor, que está siendo asesorado por la Fundación Arias.

Putoy anunció que interpondrá su caso ante la Defensoría de los Habitantes de Costa Rica, y reafirmó su temor en ser extraditado a Nicaragua, como ocurrió recientemente con el nicaragüense Douglas Pére Centeno, identificado como un opositor al Gobierno sandinista y que es acusado en su país como coautor de la muerte de una policía y un civil.

"Nos están dejando desprotegidos, porque el brazo de la dictadura nos está alcanzando sin problemas en Costa Rica y aquí (ya) no estamos seguros", valoró.

El abogado costarricense Daguer Hernández, defensor del nicaragüense extraditado a Nicaragua, explicó al diario La Prensa que Pérez Centeno, también conocido como Douglas Gamaliel Álvarez Morales y alias "Relámpago", fue entregado porque el Estado de Costa Rica le negó el asilo político y el refugio, aunque consideró que Costa Rica ya no es un país seguro para los refugiados nicaragüenses.

"Aquí el punto con los exiliados nicaragüenses en Costa Rica es que Ortega encontró un hoyito por donde colarse: Al igual que inventa condenas sin juicios y penas sin delitos, inventará delitos comunes para intentar una persecución transnacional contra opositores Nicaragua", indicó el dirigente opositor desnacionalizado Enrique Sáenz en X.EFE

mg/adl/enb