Un instinto asesino impulsó la evolución de los mamíferos depredadores

Compartir
Compartir articulo
infobae

El éxito evolutivo de los primeros grandes depredadores terrestres fue impulsado por su necesidad de mejorar como 'asesinos', sugieren investigadores de la Universidad de Bristol y la Open University. Los antepasados de los mamíferos gobernaron la Tierra durante unos 60 millones de años, mucho antes del origen de los primeros dinosaurios. Se diversificaron como los principales depredadores terrestres hace entre 315 y 251 millones de años. Los investigadores estudiaron la anatomía de la mandíbula y el tamaño corporal de los sinápsidos carnívoros, utilizando estos rasgos para reconstruir los probables hábitos alimentarios de estos antiguos depredadores y trazar su evolución ecológica a través del tiempo. Encontraron un cambio importante en la función de la mandíbula sinápsida hace aproximadamente 270 millones de años relacionado con un cambio significativo en el comportamiento depredador que tiene implicaciones importantes para la evolución de nuestros primeros ancestros. A medida que los herbívoros crecieron y se hicieron más rápidos, los carnívoros se adaptaron para convertirse en depredadores más grandes y mejores para sobrevivir. "Los depredadores sinápsidos anteriores, como el famoso Dimetrodon con respaldo de vela, tenían mandíbulas bastante largas con muchos dientes para garantizar que una vez atrapadas a su presa, no escapara", explicó en un comunicado el autor principal, el Dr. Suresh Singh, de la Facultad de Ciencias de la Tierra de Bristol. "Sin embargo, vimos un cambio en la función de la mandíbula hacia mandíbulas más cortas con mayor eficiencia muscular y menos dientes concentrados en la parte frontal de la mandíbula; eran mandíbulas adaptadas para ofrecer mordidas profundas y potentes. "El cambio muestra que los carnívoros sinápsidos posteriores pusieron más énfasis en herir gravemente y, por lo tanto, matar más rápidamente a sus presas. ¡Entre estos sinápsidos posteriores se encontraban los primeros carnívoros con dientes de sable! Este cambio pone de relieve que los depredadores se enfrentaban a nuevas presiones selectivas por parte de sus presas". Este hallazgo proporciona un contexto importante para un paso clave en la evolución sinápsida. "La reorganización de las mandíbulas sinápsidas durante este tiempo se considera desde hace mucho tiempo un gran paso hacia la evolución de los mamíferos", añadió el Dr. Armin Elsler, colaborador del estudio. "Estos cambios no sólo hacen que la mandíbula sea más eficiente; también marcan el redesarrollo más temprano de la mandíbula que también creó el complejo oído que se encuentra en los mamíferos. ¿Qué impulsó este primer paso? Nuestro estudio sugiere que fue impulsado en parte por las presiones ecológicas de sus presas". El coautor, el Dr. Tom Stubbs, dijo: "El momento del cambio en la función de la mandíbula se corresponde con la evolución de nuevos herbívoros más grandes y más rápidos que habrían planteado un desafío mayor para los depredadores. "Los riesgos para los carnívoros de sufrir lesiones o morir aumentaron, por lo que algunos carnívoros sinápsidos se volvieron más grandes y mejores asesinos para superar estos riesgos". Este cambio refleja un nuevo dinamismo en las interacciones depredador-presa que muestra que la vida en la tierra se movía más rápidamente. "El Paleozoico tardío fue el momento en que los animales comenzaron a vivir, comer y reproducirse exclusivamente en la tierra", dijo el profesor Mike Benton, cosupervisor del estudio. "Se volvieron completamente terrestres, colonizaron nuevos hábitats y explotaron nuevos recursos tierra adentro, lejos de los ambientes acuáticos de los que antes dependían. "Nuestros hallazgos muestran cómo las presiones selectivas sobre estos primeros animales terrestres cambiaron a medida que se adaptaron mejor a la vida en la tierra: capturar otro animal que pueda moverse rápidamente y crecer hasta alcanzar tamaños más grandes es mucho más difícil que capturar un pequeño pez resbaladizo o un anfibio". Los investigadores también descubrieron que la diversidad morfológica de los carnívoros sinápsidos aumentó después del cambio, con la adición de nuevos grupos funcionales adaptados para velocidades de mordida más rápidas o mordeduras incluso más poderosas a lo largo del Pérmico medio-tardío, hace alrededor de 265-251 millones de años. Al evaluar cómo se comparan los tamaños de estas nuevas especies de carnívoros dentro de diferentes comunidades a lo largo del tiempo, se dieron cuenta de que estas comunidades pueden haber comenzado a parecerse mucho a las de los mamíferos carnívoros modernos.