El Herediano destituye al entrenador sancionado por racismo en Costa Rica

Compartir
Compartir articulo
infobae

San José, 28 nov (EFE).- El Herediano costarricense rescindió este martes el contrato del entrenador Jeaustin Campos, un día después de que el técnico recibiera una sanción de 6 meses por racismo por hechos ocurridos cuando dirigía a otro club.

"El Club Sport Herediano informa que el señor Jeaustin Campos Madriz no continuará como técnico de nuestro equipo masculino. La Junta Directiva, en beneficio del club, tomó la decisión este martes de rescindir el contrato", indica un escueto comunicado en el que no se detallan las razones del despido.

El Herediano, que anunciará en las próximas horas al sustituto de Campos, agradeció al entrenador "todo el trabajo" realizado y le deseó "el mayor de los éxitos".

La destitución del técnico se da a pocos días de que el próximo fin de semana el Herediano comience la serie semifinal del torneo costarricense frente al Alajuelense.

El Comité de Ética de la Federación Costarricense de Fútbol sancionó el lunes con 6 meses fuera de cualquier actividad relacionada al fútbol al entrenador Jeaustin Campos por proferir insultos racistas contra el jugador jamaiquino Javon East cuando estaba bajo su mando en el Saprissa.

La sanción aún no está en firme pues el entrenador puede presentar una apelación.

El caso se remonta a marzo pasado, cuando East denunció haber recibido insultos racistas por parte de Campos, quien para ese entonces era su entrenador en el Saprissa, el club más laureado del fútbol de Costa Rica.

El 28 de marzo el Saprissa decidió destituir a Campos, uno de los entrenadores más exitosos de su historia, y afirmó ese día que no iba a tolerar hechos de ese tipo.

Dos semanas después, el Herediano contrató a Campos, quien desde un inicio se declaró inocente de las acusaciones en su contra e incluso anunció en marzo pasado que demandaría al Saprissa por haberle destituido sin justificación y sin darle derecho a defenderse.

En marzo pasado, Campos dijo que hubo una "discusión futbolera" de la que resultó afectado un jugador y que por ello se disculpó, pero negó que haya sido una situación de racismo.

Los abogados del entrenador han dicho públicamente que apelarán la sanción y aseguran que en este caso ha habido falsos testimonios de las personas presentadas como testigos.